miércoles, abril 24, 2024

La mano del Estado llega a los clubes

Por Iñaki Peña, Bautista Olmos y Luca Solda

Matías Lammens, ministro de Turismo y Deporte, reveló que lanzará el Programa de Reproducción Productiva llamado REPRO para ayudar a los clubes. “Los clubes de barrio y las sociedades de fomento están cumpliendo un rol fundamental durante esta crisis y desde el Gobierno Nacional no los vamos a dejar solos”, expresó en sus redes sociales el expresidente de San Lorenzo acerca de un programa que se complementará con la eximición de las contribuciones patronales y créditos a tasa del 24%.

El REPRO se basa en un crédito blando promovido por el Estado para las empresas que pasan la línea de los 100 trabajadores, que oscila entre los 6 mil y 10 mil pesos por cada empleado. Lammens aclaró que una gran cantidad de clubes, incluso de barrio, se quieren inscribir debido a que “una parte de la economía tiene que ver con la recaudación de la cuota social y una porción está totalmente perdida porque es en efectivo”. Además, agregó que el futbolista del ascenso suele tener otro trabajo, y si es monotributista podrá cobrar el subsidio de 10.000 pesos.

Asimismo, los clubes recibirán un ingreso que vendrá de los 74 millones de pesos que la FIFA le envió a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA). El Presidente Claudio Tapia explicó cómo iba a ser la distribución: $1 millón para los 24 equipos de Superliga y los 30 de Primera Nacional. A cada equipo de la B Metropolitana le corresponderá $500 mil, $200 mil para los de Primera C, los de Primera D recibirán $100 mil y finalmente $190 mil a aquellos que participan en el Federal A.

Tapia comparó la situación económica actual con la crisis del 2001 y concluyó en que no son iguales. “En aquel momento se emitían monedas alternativas, salías de una situación para adelante y te endeudabas. Pero hoy no hay recursos, no hay ingresos”, explicó el “Chiqui”.

Aunque el país esté en un momento difícil, los socios siempre van a hacer lo posible para mantener latente a su club. Así como lo hicieron los hinchas de Racing cuando en 1998, ya declarado en quiebra, colmaron la cancha en lo que hubiese sido su último partido y con su presión social impulsaron el fideicomiso que salvó a la “Academia”, y en 2008 tras un proceso de gerenciamiento de Blanquiceleste S.A. volvieron a tener democracia. Esta semana se convirtió en el primer club denominado “grande” en anotarse al REPRO, pero su caso de superación vuelve a tomar conciencia en esta época de inestabilidad institucional.

Los socios tienen un poderío enorme con respecto al futuro de su club, y eso es lo que está pasando actualmente en Boca. Al xeneize se le cayeron los ingresos por publicidad y por venta de entradas y cada mes se complica más subsistir. “Boca necesita de sus socios más que nunca. Esta situación es inédita y tenemos que hacer un esfuerzo muy grande para mantener a los 800 empleados, nuestros jugadores y entrenadores”, declaró Ricardo Rosica, secretario general del último campeón del fútbol argentino. ”Sabemos que es difícil pagar hoy la cuota social o mantener un abono, más cuando uno no sabe cuándo se va a reanudar la actividad. Pero también estamos seguros que el esfuerzo de los que van a seguir pagando sin poder ir a la cancha va a ser recompensado”, agregó. El pedido llegó luego de que el plantel profesional negara una reducción salarial.

Rosario Central, al igual que Boca, publicó un video en las redes sociales pidiéndole a los socios que sigan pagando la cuota para “sostener la economía y que la institución pueda salir de esta crisis”. El “Canalla” cuenta con 60 mil asociados, pero 42 mil son los que pagan. Además, de este número restante solo un 45% paga por débito automático. De todas formas, desde la directiva confirmaron que aquellos que no puedan pagar, no serán dados de baja.

All Boys vive una situación parecida, en la que el 75% de sus socios abona la cuota a través de la famosa ventanilla. “Generalmente este ingreso es el que nos permite pagarle a los empleados del club que son ajenos al fútbol” comentó Nicolás Cambiasso, presidente del conjunto de Floresta. “Le hemos propuesto a nuestros asociados que se unan al débito automático, para que el agujero financiero no sea tan grande”, agregó Cambiasso. Para concluir, el exarquero del “Albo” sostuvo que sin la ayuda que recibieron de parte de la AFA “sería imposible subsistir”.

Ferro fue el primer equipo en anotarse en el programa REPRO, mientras que todos los clubes de la Superliga, menos Boca y Godoy Cruz, siguieron su camino. La cuota social toma mayor protagonismo ante la caída de los ingresos de la TV y sponsors. Ahora los roles se invirtieron y son los dirigentes quienes recaen en los socios. ¿Podrán los hinchas salvar a sus equipos o deberán pedirle ayuda al Gobierno?

 

Más notas