sábado, junio 22, 2024

La crisis en el turf va camino a profundizarse

Por Sara Lartirigoyen Errecart

El sector hípico camina sobre piso arenoso. “La crisis pasa porque si no estuviera el Fondo de Reparación, la industria hípica desaparecería”, expresó Pablo Gallo un ex cuidador de SPC (Sangre pura de Carreras). De hecho “la intención que tenía María Eugenia Vidal era ir bajando gradualmente ese fondo hasta llegar a cero”, añadió.

Abrir un hipódromo por día cuesta aproximadamente $1.200.000 y si no existiera la ayuda del Estado para San Isidro y La Plata, y los Slots en Palermo, la actividad sería inviable.

Además de la crisis política, económica y social que atraviesa el país y al cual el turf no es ajeno, el año pasado Vidal, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, decidió recortar el fondo de ayuda a la actividad que proviene de las ganancias de los tragamonedas de un 12 a un 9 por ciento. Las tribunas de los hipódromos están vacías, no hay renovación de público y el espacio en los medios de comunicación es escaso.

Lo lógico sería que el turf fuera autosustentable, lo cual se lograría con un ingreso mayor de apuestas, que actualmente rondan un promedio de $15.000.000 de recaudación. En cambio, si ese número se incrementara a 35 o 40 y 70 millones de pesos en los días de Grandes Premios no sería necesario un Fondo de Reparación.

“Lo que necesita la gente para volver a las carreras, no creo que exista, pueden volver algunos sí por supuesto. Creo que depende de que alguien a través de un solo clic vaya al hipódromo, te salte la lista, la carrera y al lado el número y poder jugar. La manera más sencilla, la aplicación. Y es una forma de que el apostador pueda depositar la plata en cualquier lado que vaya al hipódromo. Creo que las carreras van a morir en el celular, por lo tanto, tiene que haber una buena transmisión”, indicó el ex jockey Héctor Libré.

Sin embargo, el titular de la UTTA (Unión de Trabajadores del Turf y Afines) Carlos Felice, no concuerda con las fuentes anteriores: “No creo que si no estuviese el Fondo de Reparación no existiría el turf, sino en ninguna parte del país podría estar la actividad. Lo que hizo el Fondo es crear una conciencia de zánganos que no hacen nada. Hay dirigentes que viven del Fondo que no tienen ninguna creatividad para autosolventarse”.

Además había expresado que si llegaba a resultar un cambio de gobierno tanto a nivel nacional como provincial, el turf podría ser tomado en cuenta como una verdadera industria. Teniendo en cuenta que Alberto Fernández fue electo como el nuevo Presidente y Axel Kicillof como gobernador, quizás haya una esperanza de revertir la desfavorable situación que atraviesa el sector.

Más notas