domingo, julio 14, 2024

Andorra y la anormalidad de ganar

Por Federico Pineda

Según la Real Academia Española, la palabra normal tiene diversos significados, pero una encierra al término como algo “habitual u ordinario”. Su antónimo revela que algo anormal es “infrecuente”. Para la Selección de Andorra ganar un partido es eso. Es poco habitual y, en algún caso, una racha cuasi eterna, en la que deben pasar 7706 días para ser quebrada, tras registrar 56 derrotas consecutivas.

El 11 de octubre del 2019 quedará para el recuerdo de los poco más de 2000 espectadores que asistieron al Estadio Nacional de ese país -que cuenta con una capacidad para 3306 personas- para ver la primera victoria en la historia del equipo local en las Eliminatorias de la Eurocopa ante Moldavia. Cuando Marc Pujol envió ese centro desde la derecha en ese tiro de esquina, nunca supo que estaría a minutos de quebrar una racha que se extendió por más de 21 años. Fue el único tiro de esquina en todo el partido para los andorranos.

A la altura del punto penal, apareció Marc Vales, sin ningún hombre moldavo, para cabecear un remate perfecto. El arquero Alexei Koselev se estiró, pero la pelota ingresó pegada a su palo derecho al minuto 62.44. Con el pitazo final del encuentro a cargo del árbitro Jonathan Lardot, se puso fin a la racha por demás negativa de 56 derrotas en la misma cantidad de partidos por Eliminatorias a la cita que en 2020 se realizará sin una sede fija en conmemoración de los 60 años de la competencia. Copenhague, Budapest, Dublín, Amsterdam, Bucarest, Glasgow, Bilbao, Baku, Munich, Roma, San Petersburgo y Londres serán las ciudades que albergarán a la competencia.

Un torneo que Andorra nunca llegó a disputar y difícilmente lo haga en el futuro cercano. El equipo es dirigido desde 2010 por Koldo Álvarez, séptimo jugador con más presencias con esta camiseta, con 78 partidos. El defensor Ildefons Lima lidera la tabla con 126 presencias -aún contando- y es el máximo goleador en la historia del seleccionado con 11 goles. Así como se lee. Un defensor es el máximo artillero. El mismo que llegó último a subirse al hombro de Vales y festejar el primer gol en siete partidos de Eliminatorias.

El entrenador de este equipo forma parte de la nómina de jugadores que ganaron el primer partido en la historia del seleccionado por 2-0 frente a Bielorrusia el 26 de abril del 2000. Quien supo ser arquero, también estuvo presente en la segunda victoria frente a Albania por 2-0, en otro amistoso disputado el 17 de abril del 2002. Pero lo mejor estaba por venir.

Álvarez fue titular en el primer triunfo en un encuentro oficial en la historia de este seleccionado, que fue en 2004 ante Macedonia por 1-0, a 800 metros de donde quebró otra racha 15 años después. Ese partido por las Eliminatorias para el mundial de Alemania 2006 se disputó en el Estadio Comunal que está a metros del nuevo estadio que se terminó en 2014. Allí hacía las veces de local. Era un reducto para 1300 espectadores, pero en ese encuentro sólo había cerca de 200 hinchas que fueron testigos privilegiados de una página dorada en el fútbol de este país.

Sin embargo, Álvarez también probó las mieles de la frustración absoluta siendo titular en la peor goleada que sufrió la Selección en toda su historia, cuando perdió 8-1 frente a República Checa, al año siguiente por las mismas Eliminatorias. Además de las dos selecciones mencionadas, compartió grupo con Países Bajos, Rumania, Finlandia y Armenia. Finalizó último con 5 puntos producto de dos empates y esa única victoria.

Ya desde el otro lado de la línea de cal, su equipo rompió una racha de 13 años sin triunfos en la victoria ante San Marino por 2-0 en un amistoso el 22 de marzo de 2017. Cortó una racha de 86 partidos sin ganar (80 derrotas y seis empates) frente a un rival que había llegado a 75 encuentros sin conocer la victoria y en el presente sigue acumulando frustraciones tras llegar a los 97 enfrentamientos sin ganar. Ese mismo año fue el único en toda su historia que ganó otro partido en un año calendario, fue el segundo de manera oficial y el más importante por la relevancia del rival. La víctima fue Hungría y el resultado fue por un escueto 1-0 con gol de Marc Rebés en el Estadio Nacional el 9 de junio por las Eliminatorias al Mundial de Rusia que se iba a disputar al año siguiente.

A este gran momento del equipo le siguió un arranque aún mejor cuando el 21 de marzo del 2018 ganaron un amistoso 1-0 a Liechtenstein. Pero esa seguidilla de triunfos era algo inusual para un equipo que se crió desde sus inicios con la derrota en sus narices. Ahora, es el propio Vales que lo deja en claro en una entrevista que dio en la previa al debut por la Liga de Naciones Europea, en lo que fue empate sin goles frente a Letonia. “Lo normal es perder”, dijo en diálogo con MarcadorInt, consciente de la jerarquía de los rivales a los que debía enfrentar y fijó como una prioridad empezar a lograr triunfos fuera de casa. Cuatro de las seis victorias habían sido de local. El encuentro ante San Marino se había disputado en Roma y contra Liechtenstein en España.

En ese torneo, Andorra participó por la Liga D, última en importancia, y conformó el grupo D1 con Georgia, Kazajistán y Letonia. Finalizó en la última ubicación con cuatro puntos producto de cuatro empates y dos derrotas, misma cantidad de unidades que Letonia, pero con peor diferencia de gol (-4 a -7).

Vales jugó cada uno de esos seis partidos desde el arranque en una posición distinta de la que juega en Noruega. El jugador de Sandefjord, equipo de la segunda división de ese país, se desempeña como zaguero central, pero con la camiseta nacional se adelanta unos metros y es una pieza fija del mediocampo que siempre para Álvarez en la cancha. Jugó en la Selección sub-17, sub-19 y sub 21, pero recién en su partido número 64 con la Mayor convirtió su primer gol con esta camiseta.

Tres días después del triunfo, Andorra volvió a ser protagonista de una derrota por 2-0 frente a Islandia -15 puntos-, equipo que pelea una plaza a la próxima Eurocopa con Francia y Turquía -ambos con 19 unidades-. Albania -12 puntos- completa el grupo junto a Moldavia con tres puntos, que esta última en el grupo H. La misma cantidad tiene Andorra, pero con mejor diferencia de gol (-15 a -20). Sin posibilidades de clasificar a la Eurocopa y con un solo gol a favor, jugará contra Albania de visitante y podría ser juez directo de la clasificación a la Euro cuando enfrente a Turquía. Sin nada que perder, este equipo irá en búsqueda de tirar por la borda la lógica en el fútbol e intentará seguir con su anormalidad.

Más notas