domingo, junio 16, 2024

River busca meterse entre los poderosos del vóley

Por Ignacio Lotitto 

El vóley es una disciplina que no pasa desapercibida en River y, año tras año, sigue fomentando a las categorías formativas para que el día de mañana el plantel profesional esté compuesto por deportistas formados en el club, que le permitan ir metiéndose entre las potencias del torneo argentino, Upcn y Bolívar.

Ya no se invierte en los pases y contratos elevados de los experimentados y, por eso, 14 de los 20 jugadores del actual equipo de Primera nacieron entre 1998 y 2000. Además, en el equipo hay solamente dos deportistas con larga trayectoria: Luis Gorosito (categoría 1979) y Renato Adornelas (categoría 1980), que están desde la vuelta a Primera, a mediados del 2016.

Luciano Vicentín es uno de los tantos ejemplos del crecimiento de las inferiores en la institución. Con 19 años recién cumplidos, ya formó parte de las distintas Selecciones juveniles y ahora está como sparring de la Selección mayor y afianzado como titular en La Liga A1. El punta receptor contó cómo fue su arribo a las categorías formativas del elenco de Núñez: “Llegué hace casi dos años. Yo jugaba en Paraná en La Liga A2 y un día vinieron a verme dos técnicos de River, fueron hasta mi casa, hablaron con mis viejos, nos contaron todo el proyecto y me ofrecieron jugar en inferiores y a partir de la segunda temporada en Primera”.

Desde la creación de La Liga en la temporada 1996/1997, el club estuvo presente en 15 de sus 23 ediciones, lo que lo ubica como el tercer equipo con más participaciones detrás de Obras de San Juan (19) y Bolívar (17). Se coronó campeón en el Torneo 1998/1999, venciendo en la final a Club de Amigos por 4 a 2 y, además, fue el ganador del Super 4 en el 2002/2003, tras ganarle a Bolívar 3 a 1 en el partido decisivo en el Luna Park.

La peor racha deportiva fue entre 2007/2008 y 2015/2016. Durante esos ocho años, River estuvo jugando solamente Ligas Metropolitanas y no competía en el máximo nivel, sino que jugaba, de vez en cuando, en La Liga A2. Sin embargo, el 4 de abril de 2016, el Millonario volvió a la Liga A1 tras vencer a Libertad. Ese día marcó un antes y un después en el club. El deporte volvió a llamar la atención de la comisión directiva y comenzaron a destinarle más dinero y más difusión. Fabián Muraco decidió abandonar su cargo de entrenador y contrataron a Fernando Borrero, un director técnico con experiencia de sobra.

Borrero recordó cuál era el objetivo que le habían propuesto cuando le ofrecieron el cargo: “Desde que River está en el ascenso se pensó en reforzar las inferiores con jugadores que tengan proyección de Liga. Desde que asumí seguimos con la misma política y con el pasar del tiempo la vamos reforzando. Muchos de los chicos que llegaron para reforzar las inferiores hoy están en las Selecciones Sub 23 y Sub 21. La idea está clara, que es seguir desarrollando abajo. La mayoría que habíamos empezado a desarrollar, ahora son titulares en la Primera”.

“También hay que saber que no te alcanza solamente con juveniles. Siempre, mínimo, necesitás un refuerzo que te dé el salto de calidad y los potencie a los demás. Obviamente que cuantas menos incorporaciones tengamos que hacer, para River es mucho mejor. Nosotros, en relación a los demás clubes de la Liga, nos sentimos en la categoría media/baja en cuanto a lo económico”, agregó el técnico.

El técnico Fernando Borrero festeja un triunfo con sus dirigidos.

Desde ese entonces, el club de Núñez lleva tres temporadas seguidas en el máximo nivel, y en el reciente torneo, quedó eliminado en cuartos de final contra Bolívar, el actual campeón sudamericano y el más ganador a nivel nacional, con ocho títulos. Pero el objetivo no es luchar por la consagración en el corto plazo, sino que es darles más importancia a las inferiores. Y dicho esto, vienen arrasando año tras año en todos los torneos de juveniles, menores e infantiles. Ser una cuna del vóley, eso es lo que busca River. 

El actual DT notó una mejora masiva de las inferiores en estos tres años que lleva en el club: “Para la primera temporada que dirigí tuvimos que contratar de urgencia a siete jugadores de larga trayectoria, y, por lo tanto, de un sueldo alto. En ese lapso los pibes se fueron afianzando en la Sub 21 y Sub 19, y hoy, más de la mitad del plantel son menores de 21 años. Esos son los frutos que se van viendo por apostar en ellos y en los formadores. Lo mejor de River hoy en día son las inferiores. Igualmente, hay que seguir esperando porque esto es un proyecto a largo plazo y que lleva tiempo”. 

El 23 de abril se cumplieron 20 años de la primera y única consagración de River en La Liga, de la mano del entrenador Marcelo Méndez, actual técnico del seleccionado nacional. Una de las trabas que le impide, por ahora, al club volver a soñar en ganarla otra vez es el nivel europeo que tienen los equipos con mayores fondos económicos, como Bolívar y Upcn de San Juan. 

En la presente temporada, el club de Núñez apenas pudo ganarles cinco sets sobre 26 disputados (tras dos partidos ante Upcn y cinco contra Bolívar). “Son equipos durísimos, pero a mí me sorprendió y me dejó contento saber que fuimos, por lejos, el equipo que más los contraatacó en toda La Liga. Tuvimos 120 contraataques más que los que vienen atrás nuestro”, destacó Borrero. “Para esos encuentros necesitás refuerzos contundentes, que te definan los puntos porque no les podés regalar nada. Es complicado mantenerles el ritmo y más con todos jugadores jóvenes”, se lamentó.

El capitán del equipo riverplatense, Luis Gorosito, expresó cuál es su rol en el día a día con los chicos, a los que les lleva 20 años: “Me siento el líder del plantel. Gracias a Dios para mí no es difícil convivir con personas tan jóvenes, y el día que sienta eso tendré que dar un paso al costado. Mientras tanto, yo disfruto con ellos todo lo que puedo, trato de ir a las salidas que planifican, ya sea cine, bar o boliche. Me siento parte de ellos”.

De frente, Luis Gorosito festeja un punto con sus compañeros.

“Tratamos de aprender de Gorosito, él pasó por millones de experiencias que nosotros todavía ni las tuvimos. Es una locura pensar que a mí me faltaban cuatro años para nacer cuando él ya estaba jugando en la Primera División de Argentina (1996). Todo eso lo tenemos que exprimir al máximo porque no sabemos cuánto tiempo le queda compartiendo cancha con nosotros”, manifestó Luciano Vicentín, nacido en 2000. 

Hay una particularidad en este equipo y es que el entrenador, Fernando Borrero, y el jugador más veterano, Luis Gorosito, compartieron cancha cinco años en Vélez, durante 1999 y 2004, en el final de la carrera deportiva del actual director técnico. “Fernando siempre fue igual, súper profesional y súper serio. Como compañero era igual que ahora, siempre dispuesto a escuchar y debatir. Mi llegada a River se debe a él porque ya me conocía de haber jugado juntos y siempre confió en mí. Sinceramente, no lo veía entrenando a equipos, pero gracias a su seriedad y compromiso, desde que se retiró en 2004 hasta ahora, estuvo dirigiendo todos los años y eso lo logran pocos”, sostuvo Gorosito.

En cuanto al objetivo deportivo que tienen a corto plazo, los dos referentes coinciden en que van en busca de La Liga Metropolitana de División Honor porque sienten que todavía no están para competir por el título de la Liga Nacional en los próximos años. El capitán del equipo aclaró: “Todavía no sé cuantas temporadas más voy a jugar, pero por lo menos hasta que siga yo, no nos imagino ganando el torneo nacional por sobre Upcn y Bolívar”.

Más notas