jueves, mayo 30, 2024

Quad rugby: el deporte a pesar de todo

Por Jano Lamberto

Ocho jugadores en la línea final de una cancha de básquet, pero no es el deporte que van a realizar. Se encuentran arriba de una silla de ruedas adaptada para juego. Uno de ellos tiene una pelota entre sus piernas, pero tampoco es básquet adaptado. Avanzan a la par, el que tiene el balón siempre un paso adelante del resto y el pase debe ser levemente hacia atrás porque así lo dicen las reglas de quad rugby.

Si bien faltan dos meses para el primer desafío de la selección argentina de quad rugby en este 2019, ya se encuentran mentalizados en el objetivo. “Ir a los Parapanamericanos y dar nuestra mejor versión”, así lo dijo el capitán y emblema, Juan Ignacio Foa. Los juegos de Lima 2019 dan, tan solo, una plaza para Tokio 2020 y los jugadores del seleccionado coinciden en que la clasificación es difícil, debido a que, compiten contra potencias del deporte como lo son Canadá y Estados Unidos. Sin embargo, no es algo imposible y dentro del plantel hay mucho optimismo para cumplir un sueño que tienen como grupo, que es participar de unos JJOO.

La antesala a Lima 2019 comenzó en Pilar, con la segunda edición de la Copa Fundación Paradeportes, en la previa al comienzo de la liga argentina. El torneo, que ya forma parte del calendario oficial de la International Wheelchair Rugby Federation, fue ganado por Caranchos que venció en la final a los Dogos de Córdoba por 24-20. La Copa y la liga toman mucha importancia en el deporte, porque los jugadores de la selección no entrenan juntos. Es decir que cada jugador se prepara en el equipo que representa. Aunque, la delegación argentina en conjunto con Colombia y Brasil, llegó a un acuerdo para realizar una copa en Costa Rica, en la que además participará a mediados de julio. “Mi deseo en esta competencia es que el deporte se haga conocido en el país centroamericano y como un adicional que el plantel llegue de la mejor manera a los Parapanamericanos”, dijo Juan Foa, quien trajo el deporte a la Argentina en 2005 junto con el ex jugador Ignacio Rizzi.

El seleccionado argentino concentrará este mes en Córdoba, en el polideportivo municipal del barrio General Paz, instalaciones que utilizan los Dogos. Según Mauro Castro, jugador de Argentina y del conjunto cordobés, es el lugar óptimo, con una buena cancha y hospedaje para que pueda convivir todo el plantel de cara a lo que será la Copa Costa Rica y, posteriormente, los Parapanamericanos de Lima. La preparación, en cuanto a entrenamientos, son tres sesiones por semana en las que se hace hincapié tanto en lo táctico como en lo físico.

“Ir a situaciones de juego reales” es la frase utilizada por Castro, como por ejemplo un ejercicio de pases que, tal vez, es básico, pero, permite mantener la posesión del balón. El cordobés, al igual que los jugadores que viajarán a Lima, tiene como objetivo dar su mejor versión, y a su vez, resalta el hecho de afianzar las relaciones del plantel y de esta manera poder conocerse dentro de la cancha para un mejor funcionamiento. Por otra parte, recalca que el apoyo mutuo y la positividad los va a llevar a buen puerto, aunque, es un desafío complicado conseguir la única plaza que proporcionan los Parapanamericanos de Lima para competir en los JJOO de Tokio 2020.

Foa, además de ser capitán y pionero del Quad Rugby en Argentina, es presidente de la zona americana del deporte y es parte del Comité de Desarrollo de Relación Internacional del Rugby en Silla. Con relación a los recursos que les brindan el Centro Nacional de Alto Rendimiento(CeNARD) y el Ente Nacional de Alto Rendimiento (ENARD), expresó que hubo un tiempo en el que les proporcionaban pelotas, conos, sillas de juego y todo tipo de elementos para entrenar, pero que eso se fue desgastando, nunca llegaron nuevas herramientas y desde 2013 no reciben materiales.

En el caso de que estas sillas fallen o queden viejas, como no existe más apoyo del Estado, se creó una fundación llamada “Rugby Amistad”. La organización contribuye a que los jugadores que no tienen la posibilidad de acceder a la compra de una silla de juego, puedan tomar una como prestada y hacerse cargo de los gastos que lleve, que son menores a los que conlleva adquirir una nueva. Para competir contra los mejores se debe tener buenos recursos. Las sillas que posee la selección de un país potencia como lo es Estados Unidos, no son las mismas que utilizan los jugadores argentinos, esto los limita como competidores, y la justificación es que no les permite su mejor rendimiento.

A pesar de los malos manejos, el emblema del seleccionado sabe que esta falta de recursos no es algo que decidan los entes nacionales, si no que, se trata de un recorte económico que ejecutó el Estado contra el deporte en general. Tal es así que, para la competencia que se disputará en Costa Rica, el ENARD solo se encargará de pagar los pasajes de la delegación, mientras que la estadía que abarca el transporte y la alimentación, entre otros gastos, serán cubiertos por el país anfitrión a cambio de la introducción del deporte en este país. En cuanto a los Juegos de Lima 2019, los gastos serán cubiertos en su totalidad por el ENARD. El plantel de Argentina no está disconforme con lo que les aporta, económicamente, el Ente Nacional, sin embargo, aclaran que no es a lo que aspirarían.

Castro coincide con su capitán, Juan Foa, y agrega que falta difusión y jugadores. Además, explica: “Es complejo un crecimiento nacional si no se trabaja en conjunto con todos los sectores”. Sin embargo, el cordobés, quien practica el deporte hace 4 años, se encuentra sorprendido por la evolución que está teniendo en el país, a pesar de la falta de recursos. Uno de sus sueños se está por cumplir este año, que es participar de un Parapanamericano y vivir durante la competencia en una Villa Olímpica. “Uno nunca decide hasta cuando juega, está sujeto a lo que su cuerpo le exija o demande, no quiere decir que luego del retiro no se pueda decidir qué hacer y qué no”, cuenta el actual jugador del seleccionado, que se visualiza en un futuro ligado al deporte que ama y dice “quiero enseñar todo lo que aprendí”.

El que sí piensa en dejar de jugar a corto plazo es Foa, el que les abrió nuevos horizontes a personas con discapacidad en Argentina, el que no piensa a nivel local y busca que más países sudamericanos incorporen el quad rugby. Foa, quien hace 14 años que practica el deporte, en 2008 comenzó a meterse en el plano internacional con un seleccionado integrado por 15 jugadores y compitiendo con Brasil y Colombia. En 2009 quedaron terceros en los Parapanamericanos y con tan solo un año de creación del seleccionado ya habían ingresado a un Mundial. Este seleccionado necesitaba potenciarse, por eso es que el emblema de Argentina junto su mano derecha Rizzi, abrieron clubes en diferentes lugares , como Tucumán, Córdoba, Santa Fe, dos en Buenos Aires y por último, en Almirante Brown y Pilar se abrirá uno en cada sede en los próximos meses.

Todas las coberturas del deporte, tanto a nivel internacional como nacional, son realizadas por la cuenta de Para Deportes (@paradeportes) en Instagram y en Twitter (@paradeportesOK). Los juegos de Lima 2019 son el evento más importante del año a cubrir. Las actualizaciones de las redes y de la página serán en tiempo real y de manera constante. Uno de los dueños de la página es Maximiliano Nóbili y lo que tienen estipulado es enviar 2 personas a Lima y que otras dos se queden en Argentina redactando y colaborando con las redes. Allí se encontrará todo lo relacionado con la participación del quad rugby en los Parapanamericanos.

A largo plazo, Juan Foa, que es parte del Comité de Desarrollo de Relación Internacional del Rugby en Silla, se plantea: “Quiero dejar un legado, poder ayudar a todo aquel que tuvo un accidente y quedo en condiciones que lo limitan para ejercer un deporte”. Foa quiere que los que poseen alguna discapacidad puedan “independizarse”, mediante clínicas o charlas que los motiven a superar sus miedos y lo más importante que el país tenga los recursos necesarios para brindarles un mejor desarrollo deportivo.

 

Más notas