lunes, julio 22, 2024

“La selección tiene grandes chances de pelear por el título”

Por Enzo Azzolina

A lo largo de sus 103 años de vida, la Copa América marcó la carrera de muchos jugadores y seleccionados. Para bien o para mal. Un torneo en donde los países disputan el prestigio y el honor de ser el dueño del continente. Actualmente, la estadística dice que el Rey de Copas es Uruguay con 15 trofeos en sus vitrinas. Hasta el año 2011 Los Orientales estaban empatados con Argentina en 14 para cada uno, pero en esa edición disputada en suelo Albiceleste, los uruguayos arrasaron de punta a punta. El Equipo se dio el lujo de dialogar en exclusiva con Diego Forlán, gran responsable de la competencia obtenida en 2011.

A la selección la vi muy bien, para mí era candidata antes de arrancar la copa y sin lugar a dudas confirmó lo que no solo yo, sino mucha gente, pensaba que tiene grandes chances de pelear por el título”, pronunció tras el debut con victoria por 4 a 0 ante Ecuador en Belo Horizonte. Ahora el rival de los Charrúas será Japón y el exjugador de la selección no dudó en halagar a sus excompañeros: “Estamos acostumbrados a ver una selección sólida defensivamente. Esperemos seguir manteniendo lo que se hizo ofensivamente frente Ecuador porque fue lindo de ver”.

Forlán estuvo 13 años vestido de celeste con 113 partidos y 36 goles anotados, representando a más de 3 millones de personas en cada encuentro que le tocó disputar. Pero en ese ciclo hubo una pieza fundamental que a día de hoy sigue estando para los jugadores que se calzan la gloriosa casaca nacional, y es, Óscar Washington Tabárez. El Maestro estuvo en 9 años a cargo de él, en esos disputaron los Mundiales 2010 y 2014 Y las Copas Américas de 2007 y 2011. “El Maestro es un entrenador con muchísima experiencia que tenemos el privilegio de poder tenerlo todavía en vigencia y aprender de él tanto adentro como afuera de la cancha. Para los jóvenes y para los jugadores de experiencia termina siendo más favorable”, sentenció al recordar al entrenador de 72 años.

Para todo uruguayo tener la posibilidad de levantar la copa con tu selección es un sueño hecho realidad y algo muy difícil de lograrlo. Ya vestir la camiseta, cantar el himno y ganar un título es algo muy especial” fueron sus palabras al recordar aquella proeza de los Charrúas en suelo argentino.

Y si de Copa América se habla, Diego Forlán es palabra autorizada para esto. No solo por su gran logro de salir campeón en el Estadio Monumental frente a Paraguay por 3 a 0 con dos goles de él, sino que, este certamen lo lleva en la sangre por otro motivo: “Ganarla tiene otro valor en lo personal, mi abuelo ganó dos Copas América, mi padre obtuvo una y yo también logré otra. Somos la única familia en el mundo que tenemos cuatro copas dentro de la familia”, haciendo alusión a los logros por su abuelo materno Juan Carlos Corazzo en 1959 y 1967 ambas como entrenador y su padre Pablo Forlán, en 1967 siendo dirigido por su suegro.

Cachavacha hoy se encuentra en el tramo final de su carrera con 40 años y es imposible que no recuerde de buena manera al club donde se inició por allá cuando asomaba  el nuevo milenio, Independiente de Avellaneda: “De Argentina tengo muchísimos recuerdos. Con Independiente estoy muy agradecido por la oportunidad que me dieron, Bochini entre ellos, compartí casi 2 años en la pensión con chicos del interior. Fueron años espectaculares con grandes entrenadores y con una hinchada que hasta el día de hoy por todas partes del mundo me demuestra su cariño. Agradecido por haber hecho inferiores, reserva y debutar en un club tan grande e importante”.

Diego a lo largo de sus 20 años de carrera pasó por diferentes equipos, entre ellos se destacan Manchester United en lo que fue su primera experiencia en suelo europeo, Villarreal, Atlético de Madrid e Inter de Milán. En todos esos lugares vivió momentos únicos que hoy a la distancia las valora con mayor fuerza: “El fútbol me dejó el privilegio de vivir de esta profesión, haber conocido a muchísima gente y grandes jugadores y haber recorrido el mundo.”, eligió como lo más importante tras su paso por los grandes clubes.

En sus espaldas, el exdelantero cuenta con 12 grandes títulos y ser elegido como el mejor jugador del Mundial 2010 como frutilla del postre. Por lo tanto, no considera que le haya quedado algo pendiente en este sagrado deporte: “Cuando uno soñaba con jugar al fútbol nunca me hubiera imaginado jugar más de 20 años, por todas partes del mundo y a buen nivel. Ganar premios y torneos, es mucho más de lo que imaginaba. No me queda nada, solo soy un agradecido por todo lo que me tocó vivir”.

Ya pensando en el futuro, Forlán todavía se sigue sintiendo un deportista más. Aunque admite que ser entrenador es algo que está en proceso: “La idea es ser técnico, formar dupla con mi hermano, con mi profe Santiago Alfaro y de ahí ver que oferta llega. Me encantaría estar vinculado al fútbol porque es lo que me apasiona”. Por último, es alguien que no le teme al avance de la tecnología en el deporte, es por eso que se declara a favor del uso del VAR: “Yo estoy a favor, cada vez está más presente en nuestras vidas y son cosas que nos pueden ayudar. En el fútbol va a ayudar”.

Más notas