sábado, junio 22, 2024

Claves de una goleada estadounidense

Por Federico Di Fabio y Bautista Romaniuk

El seleccionado femenino estadounidense hizo historia. Apabulló esta tarde al débil equipo de Tailandia por 13 a 0 por la primera fecha del Grupo F del Mundial de Francia. Además de haber conseguido el triunfo más abultado en los registros de las Copas del Mundo, confirmó su candidatura y consolidó aún más su estructura como equipo. Sin embargo, este tipo de hazañas no se consiguen de un día para el otro. A continuación, los 13 puntos más importantes de la mejor selección femenina de la actualidad para entender aún más el por qué de esta victoria inolvidable.

1-  HISTORIA: Es la actual campeona del Mundo y la que más títulos tiene con tres conquistas -1991, 1999 y 2015-. Además posee cuatro medallas de oro olímpicas.  El soccer femenino norteamericano basa su fuerza y constancia en el sistema universitario que está regido bajó el “Title XI”, ley promulgada en 1972 que obligó a las universidades a crear programas deportivos exclusivamente dedicados a las mujeres.

2-  DIRECCIÓN TÉCNICA: La británica/estadounidense Jillian Anne Ellis es un pilar fundamental en este conjunto nacional. Con una extensa carrera dentro del fútbol universitario y juvenil de su país, tomó las riendas del seleccionado mayor oficialmente en 2014 y desde allí obtuvo tres campeonatos consecutivos -el más importante, el último Mundial disputado en Canadá-.  Además fue nombrada la mejor entrenadora del mundo de la FIFA y CONCACAF en el año 2015.

3-  MENTALIDAD GANADORA: Su destreza física y táctica van de la mano con su avasallante mentalidad deportiva. Los goles tempraneros no detuvieron a las norteamericanas que sabían de su potencial y capacidad, para ir en busca de aún más y llevarse en el debut la mayor goleada histórica en el certamen.

4-  RESPETO POR EL RIVAL: El abultado marcador no incidió en el juego de las estadounidenses.  Siempre mantuvo el respeto por el rival y en ningún momento sobró el partido. Sólo fluyó con su filosofía de juego que exige sobresalirse lo máximo posible.

5-  ALEX MORGAN: La estrella del equipo, aquella que sobresale sobre el resto.  Debutó con 22 años en un Mundial -Alemania 2011-  y se convirtió en la más jóven en la historia en lograrlo. En el debut ante Thailandia se lució anotando 5 tantos y de esta manera igualó la marca de Michelle Akers  -también norteaméricana- en la máxima cifra convertida por una misma jugadora en un partido por Copa del Mundo.

6-  POTENCIA OFENSIVA: Con Morgan como figura indiscutida, Estados Unidos también cuenta con delanteras de pura calidad que garantizan jerarquía, buen juego y, sobre todo, goles. Por nombrar solo a algunos ejemplos de este poderío en ataque de las norteamericanas están Carli Lloyd, que lleva 267 partidos y 106 goles, Megan Rapinoe, que posee 147 apariciones con 42 tantos, Christen Press, que tiene 109 encuentros y 47 gritos, Tobin Heath, que alcanzó los 144 partidos con 25 goles y Mallory Pugh, que lleva 46 apariciones y 14 tantos.

7-  JUGADORAS ESTRELLA: Además de contar con la goleadora del encuentro, Estados Unidos tiene entre sus filas una gran cantidad de futbolistas que empezaron el Mundial de la mejor manera. La mentalidad Y el liderazgo de su capitana Megan Rapinoe, la experiencia de Carli Lloyd y el constante desequilibrio de Tobin Heath son algunas de los pilares del seleccionado americano para Francia 2019.

8-  PROYECTO A FUTURO: La número 16, Rose Lavelle, nacida hace 24 años en Cincinatti, es la gran apuesta para este Mundial. Las constantes lesiones que sufrió en los isquiotibiales, no la han podido asentar en el equipo en los últimos años. Sin embargo, esta tarde debutó en una Copa del Mundo nada más ni nada menos que anotando dos de los trece tantos del partido ante Tailandia.

9-  DEBUTS SIN DERROTAS: Con el encuentro de hoy, Estados Unidos completó la asistencia perfecta en los Mundiales de la rama femenina. Pero, además, cuenta con la perlita de no haber perdido en ninguno de sus debuts. 3 a 2 a Suecia en China 1991, 3 a 3 ante China en Suecia 1995, 3 a 0 a Dinamarca en Estados Unidos 1999, 3 a 1 a Suecia en Estados Unidos 2003, 2 a 2 frente a Corea del Norte en China 2007, 2 a 0 a las coreanas en Alemania 2011, 3 a 1 a Australia en Canadá 2015 y el apabullante 13 a 0 a Tailandia de hoy, en Francia 2019.

10-  PURA EXPERIENCIA: El plantel que conformó la última campeona del Mundo es la más longeva de todas las selecciones participantes del Mundial femenino. Tiene un promedio total de 29 años. La arquera Ashlyn Harris con 33 años, las defensoras Becky Sauerbrunn y Ali Krieger con 34 y las delanteras Carli Lloyd y Megan Rapinoe, con 36 y 33, respectivamente, son las exponentes de este rango de edad.

11- DUEÑAS DE LA ESTADÍSTICA: La Selección femenina de Estados Unidos no cansa de superarse a sí misma. Tal es así que es el seleccionado número 1 en el ránking de la FIFA, en Mundiales, con 125 tantos, es el equipo más goleador de la historia (superó hoy a Alemania, que quedó con 112), no perdió ningún partido en su debut en Copas del Mundo, disputó todas las ediciones y siempre llegó, al menos, a semifinales y, por si fuera poco, ante Tailandia, consiguió la victoria más amplia en la historia de esta competencia internacional.

12- INVICTO MUNDIAL: El equipo dirigido por Jill Ellis lleva 11 partidos sin conocer la derrota en este certamen. En esta racha, obtuvo 8 victorias (6 de ellas de manera consecutiva) y sólo 3 igualdades. La última caída fue en Alemania 2011, cuando en la tercera fecha de la Fase de Grupos perdió ante Suecia por 2 a 1.

13- APOYO POPULAR: Las últimas campeonas cuentan con una rueda de auxilio fundamental para que las jugadoras lo único que tengan que hacer es lo que mejor saben: jugar. Este sostén permanente es su hinchada. Esta tarde, el Stade Auguste-Delaune de Reims, en Francia, estaba repleto de estadounidenses que se deleitaron con una brillante e inolvidable actuación del equipo norteamericano. En 2018, la National Women´s Soccer League (Liga Estadounidense de fútbol de mujeres) tuvo un récord de asistencia a los estadios con más de 650.564 espectadores, con un promedio final de 6.024 personas en las tribunas, superando, por ejemplo, a la W-League de mujeres en Australia, que finalizó con una media de 2.139. Así, queda demostrado el creciente apoyo con el que cuenta el fútbol femenino en Estados Unidos.

Más notas