martes, abril 16, 2024

Barbara Bonansea le devolvió la felicidad a las italianas luego de 20 años

Por Maximiliano Das

Durante la Segunda Guerra Mundial, el 10 de mayo de 1940, la ciudad de Valenciennes sufrió un bombardeo por parte del ejército alemán que destruyó el centro. Dos semanas después, los Nazis invadieron la ciudad y no fue hasta 1944 que la desocuparon. Hoy la bomba fue otra y, por supuesto, más alegre: Italia inauguró su participación en la Copa del Mundo, su primera en los últimos veinte años, con victoria por  2 a 1 sobre la potente Australia.

El combinado oceánico era favorito para llevarse el primer juego del grupo, en principio, por su plantel, compuesto en gran mayoría por jugadoras de la liga estadounidense -una de las más prestigiosas, si no la más-.

Una vez comenzado el partido, la superioridad de las australianas fue clara. Su dinámico juego, aceitado por los años que comparten las jugadoras en el seleccionado, fue premiado a los veinte minutos con un penal que pateó y falló la goleadora Sam Kerr, pero tomó el rebote y sólo debió empujar la pelota a la red.

Hasta el entretiempo, el dominio de Las Matildas fue claro y sostenido. No obstante, luego del descanso, el conjunto italiano, sin hacerse cargo de la posesión del balón, tomó mayor protagonismo.

El cambio de actitud se reflejó en el marcador recién a los 11 minutos del complemento, cuando Barbara Bonansea aprovechó un error de Alanna Kennedy en la salida y decretó el empate parcial.

Durante el segundo tiempo, el ataque australiano buscó retomar su fluidez, pero la férrea defensa del equipo europeo, liderada por la capitana Sara Gama, la misma que cometió el penal, impidió gran parte de los avances y, en aquellas ocasiones que no podía detener, era la arquera Laura Giuliani quien se encargaba de ahogar los gritos del combinado oceánico.

No fue hasta el minuto 50 del complemento que, una vez más, Barbara Bonansea, de cabeza, marcó el tanto que motivó la pequeña montaña de jugadoras, titulares y suplentes, en una esquina del campo de juego y le dio la victoria a las italianas, su primera en Mundiales desde 1999, cuando venció a México por 2 a 0.

Más notas