viernes, abril 12, 2024

Catar y Japón llegan a la Copa América en un buen momento deportivo

Por Fernando Bajo

Japón y Catar llegan como invitados a la Copa América. A priori, parecen equipos inferiores a la mayoría de los demás participantes, pero son los dos mejores seleccionados de Asia.

En los últimos años la Selección de Fútbol de Japón consiguió logros deportivos que la posicionaron en el puesto 26 del ranking de la FIFA. Luego de disputar su primer Mundial de Fútbol en Francia 1998 y jugar la Copa América en 1999, en la que quedó eliminada en primera fase, vivió los mejores momentos deportivos de su historia. En Corea Japón 2002, Sudáfrica 2010 y Rusia 2018 llegó a octavos de final de la Copa del Mundo, récord histórico.

Además, conquistó las Copas Asiáticas Japón 1992, Líbano 2000, China 2004 y Catar 2011. En la última edición, Emiratos Árabes Unidos 2019, que se jugó a principio de año, finalizó en segundo lugar luego de llegar como el favorito, tras caer en la final ante Catar por 3 a 1, el otro invitado a la máxima cita subcontinental.

Para la Copa América el equipo que dirige Hajime Moriyasu estará formado en su mayoría por jugadores Sub23. “Buscamos traer una nueva generación de jugadores. Esta es una buena experiencia para ellos”, afirmó el  entrenador con expectativas a los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020.

Entre los citados quien sobresale es Takefusa Kubo, el volante de 17 años a quien apodan el Messi japonés, actualmente se desempeña en el FC Tokio de su país y es la máxima promesa del fútbol Nipón. Además de los juveniles que asistirán a la Copa, los dos más experimentados que integrarán el plantel son el arquero Eiji Kawashima, con 88 encuentros disputados, y Shinji Okazaki, que defendió la camiseta de Los Samuráis Azules en 116 oportunidades.

Por su parte, el país que será sede de la próxima Copa del Mundo alcanzó su máximo logro deportivo este año al coronarse campeón de la Copa Asiática. Antes, solo había llegado a cuartos de final en dos ocasiones, cuando fue anfitrión del torneo en 2011 y en la edición del año 2000 disputada en Líbano.

En 2022 jugará su primer Mundial, al que clasificó por ser el organizador. Sin embargo, en el último tiempo demostró algunas virtudes gracias al proyecto futbolístico que llevó a cabo el país desde 2006. Fue el cuarto equipo más jóven de Emiratos Árabes Unidos 2019 y varios de sus jugadores pasaron por ligas europeas, como Akran Afif que integró el plantel del Sporting de Gijón de España en la temporada 2016/2017, Abdelkarim Hasssan hizo lo propio en el KAS Eupen de Bélgica y Ali Almoez en el Cultural y Deportiva Leonesa, también de España. Estas últimas dos instituciones pertenecen a la fundación catarí Aspire Zone, ligada al fútbol de aquel país.

Sin dudas, la mayor evolución que alcanzó el fútbol de Catar fue lograr que, salvo excepciones, como el lateral Pedro Correira que se formó en Portugal, y Boualem Khoukhi, que lo hizo en Argelia, el resto creció en el país y solo seis jugadores de los 23 participantes de la Copa Asiática nacieron en el exterior, algo que años atrás era difícil de lograr y que tuvo como consecuencia que el máximo goleador histórico del seleccionado, Sebastián Soria, sea uruguayo.

Más notas