sábado, mayo 25, 2024

El fútbol femenino italiano no sería el mismo sin Panico

Por Ignacio Gutiérrez

Italia es uno de los países pioneros y que más luchó por el fútbol femenino. A pesar de que no querían y prohibían que las mujeres practicaran este deporte, las italianas seguían jugando al fútbol, aunque de manera casi privada. En 1970 se creó en Turín la Federación Internacional y Europea de Fútbol Femenino, que organizó dos mundiales no oficiales; en Italia 1970 y en México 1971.

La liga italiana es una de las más antiguas a nivel mundial, su creación fue en 1968, sin embargo, se lo sigue considerando un deporte amateur.

También, al ser un país precursor en el fútbol femenino en el mundo, su selección es una de las primeras que existen. No obstante, eso no es lo más importante, ¿por qué los hombres pueden ser entrenadores de selecciones femeninas y las mujeres no de los seleccionados masculinos? Este paradigma iba a romperse con Patrizia Panico que es el símbolo de la selección italiana del fútbol femenino y se desempeñaba como delantera. La ex jugadora era ayudante de campo de Daniele Zarotto y en 2017 se convirtió en la primera mujer en dirigir a una selección masculina cuando debió reemplazar por dos partidos a Zarotto.

Actualmente es la entrenadora de la selección masculina sub 15 de Italia, y constantemente pide que se valore la competencia profesional -independientemente del sexo- y que le gustaría ver a más mujeres dirigiendo a los futbolistas.

Panico es la goleadora histórica del seleccionado con 110 goles y con 204 partidos es la jugadora con más presencias con la camiseta azzurra, disputó la Eurocopa 2001 y el mundial de Estados Unidos 1999 (donde convirtió dos goles, contra Alemania y México) que fue la última vez, hasta Francia 2019, que clasificaron las italianas.

A nivel clubes logró 11 títulos (Con el Módena, Lazio, ASDCF Verona y ASDC Torres), convirtió 627 goles en 635 partidos jugados en 21 temporadas en la Serie A. Entre 1999 y 2013 fue la capocannoniere (máxima goleadora) de la liga en 12 temporadas y también fue goleadora de la Liga de Campeones en dos ocasiones (2008 y 2013).

La delantera a los ocho años ya tenía un sueño y ese era ser como Diego Armando Maradona, además, contó que de chica se le burlaban porque las mujeres no podían jugar al fútbol.

Su filosofía de juego está basada en ataque, verticalidad y presión. Sus grandes referentes como entrenadores son Carlo Ancelotti, Silvia Neid y Diego Simeone.

Otra mujer que rompió con los estereotipos fue la portuguesa Helena Costa, que en el 2014 se convirtió en la primera entrenadora en dirigir a un equipo masculino (Clermont Foot) de la liga europea. Estuvo a cargo del equipo francés menos de seis meses porque sintió que el club la estaba usando como una cara para atraer publicidad.

El fútbol necesita más casos como el de Helena Costa y Patrizia Panico, y que las mujeres tengan un lugar muchos más importante en el fútbol. ¿Por qué no podríamos ver a una mujer dirigiendo a una selección masculina y a figuras mundiales? ¿Por qué no podría haber una presidenta mujer de la federación del fútbol de un país?

Más notas