sábado, abril 13, 2024

Asisat Oshoala, la rebelde de Nigeria

Por Lucila Ferreyra

Su cultura decía que debía recibirse en alguna universidad, casarse y tener hijos. Esas eran sus responsabilidades, su trabajo, para eso decían que había nacido. Pero ella no quería seguir las normas impuestas en las que el deporte era solo  para hombres, lo único que le importaba era jugar al fútbol.

En el país donde miles de mujeres son secuestradas, violadas y víctimas del tráfico sexual. Una joven quiso seguir su sueño, arriesgarse. Le pidió una sola oportunidad a sus padres y no la desaprovechó.

Es la nigeriana Asisat Oshoala quien fue elegida como la mejor futbolista de su continente en 2014, 2016 y 2017 y participará junto al Seleccionado nigeriano en el Mundial femenino de Francia tras ganar el Campeonato de la Confederación Africana de Fútbol (CAF).

Actualmente juega en el Barcelona. Oshoala llegó al club para reforzar al equipo y conseguir la UEFA Women’s Champions League en donde la nigeriana anotó el único gol de su equipo en la final que terminó 4 a 1 a favor del Olympique de Lyon, que ganó por cuarta vez consecutiva.

El camino para ser lo que es hoy no fue fácil. Su familia la quería obligar a seguir las costumbres de su país y cuando ella decidía ir a jugar al fútbol en el centro educativo que estaba en frente de su escuela, su madre no le daba dinero para comer a modo de castigo. Oshoala se iba a dormir con el estómago vacío pero feliz de hacer lo que amaba.

En 2009, Oshoala vio a un grupo de mujeres pertenecientes al Club Robo, que competían en un torneo estatal, hizo una prueba, el entrenador quedó impresionado y rápidamente se unió al equipo. Así pudo comenzar a participar de campeonatos pero sin el apoyo de su familia.

Dos años después ya formaba parte de la Selección de Nigeria con apenas 15 años. En 2013 pasó por Rivers Angels, uno de los equipos más importantes del país, luego el Liverpool Ladies, Arsenal y el club chino Dalian Quanjian FC. Hasta que fue cedida al club español.

Ahora la futbolista organiza una fundación que lleva su nombre en el que niñas de Lagos, su estado natal, practiquen el deporte, las familias puedan replantearse la idea de que las mujeres no deben realizar deportes y que haya una sociedad nigeriana más libre.

 

Más notas