Thomas Martínez

Desde 1994 vive en Ezeiza José Néstor Pékerman, un hombre que llegó con un proyecto para dirigir la Selección nacional juvenil y nunca más se fue. En el predio de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) todavía está su impronta. Allí se encuentran sus aprendices, quienes quedaron marcados por este entrenador: Pablo Aimar, Lionel Scaloni, Walter Samuel y Diego Placente.

Los campeones del Mundo Sub 20 en Malasia 1997 hoy dirigen la Selección Argentina: Placente está a cargo del Sub 15, Aimar al mando del Sub 17 y Scaloni y Samuel en la mayor.

En un país donde los títulos son lo único que importa, y si estos no llegan nada sirve, Aimar lleva el mensaje de que lo imprescindible en la formación de los juveniles es la educación. Símbolo de esto fue el gesto que tuvieron los jugadores argentinos en el partido contra Brasil, que luego de clasificar al hexagonal final del Sudamericano Sub 17 y dejar afuera al conjunto Carioca, antes de ir a festejar fueron a consolar a los rivales que estaban llorando por la derrota sufrida.

Como Pékerman, El Payasito se preocupa de que todos los chicos que viajan con el seleccionado tengan la posibilidad de jugar y les pide que se diviertan, como contó en una entrevista con Enganche, de Página12: “El fútbol se trata de divertirse, se necesita del amateurismo”.

Tras ganar el Sudamericano Sub 15 del 2017 junto a Placente y los mismos jugadores que dirige hoy, Aimar declaró: “Esto no pasa por el resultado final. Creo que nosotros hemos ayudado a estos chicos a ser un poco mejores de lo que eran hace cuatro meses. Queríamos que fueran educados y respetuosos”.

La bajada del mensaje es clara: la educación es lo más importante, los logros deportivos llegarán solos. Con esta filosofía para manejar un grupo, Pékerman logró alcanzar tres títulos con la Selección Sub 20 (1995, 1997, 2001). Y ahora, los hijos de José buscan dejar el legado en manos de la nueva camada de jugadores argentinos.