miércoles, abril 24, 2024

Barcelona-United, 10 años después

Por Manuel Antuña

Mantenerse diez años en la cumbre del fútbol profesional es un logro que tal vez no se aprecia demasiado en lo inmediato, ya que el público se acostumbra a ver a esos jugadores cada fin de semana. Por esas cosas del azar, cuando se hizo el sorteo de cuartos de final quiso el destino que el Barcelona y el Manchester United vuelvan a enfrentarse internacionalmente justo cuando se cumple una década de aquella final en Roma del 2009, en donde los “Culés” se impusieron por 2 a 0.

La mayoría de los protagonistas de aquella primavera italiana han colgado los botines, otros pasaron a jugar en ligas de menor renombre y apenas unos pocos continúan en esa élite futbolística europea.

De los 36 jugadores de aquel partido (titulares y suplentes de ambos planteles) 17 ya se retiraron y algunos han pasado a ser técnicos o asistentes, como los casos de Thierry Henry, Sylvinho o Paul Scholes, o también se convirtieron en periodistas, como el caso de Rio Ferdinand que trabaja para la cadena británica BT Sport.

Nueve de aquellos finalistas continúan jugando, pero en otras ligas que no conforman las “Cinco principales” (la Primera División de Alemania, España, Francia, Inglaterra o Italia). Carlos Tevez, que actualmente está en Boca, es el más cercano, pero el más llamativo tal vez sea el del brasileño Anderson, quien fue titular para el Manchester United y que ahora juega en el Adana Demirspor, de la segunda división de Turquía. También se pueden mencionar a Xavi e Iniesta, quienes decidieron continuar sus respectivas carreras en Qatar y Japón.

Hay siete jugadores que aún se mantienen, pero en otros equipos. Cristiano Ronaldo y Martín Cáceres, que fueron rivales esa noche, hoy en día son compañeros en la Juventus. El delantero Pedro cambió el azul de Barcelona por el del Chelsea. También hubo algunos que no pudieron ganarse su lugar en los principales planteles europeos y encontraron su lugar en clubes con menor participación en el continente, como Bojan Krik, quien se desempeña en el Alavés, o el lateral derecho brasileño Rafael, quien en la actualidad defiende la casaca del Lyon.

Sólo tres de esos 36 jugadores han permanecido luego de una década, todos en el Barcelona y formados en La Masía: Gerard Piqué, Sergio Busquets y Lionel Messi. Ninguno de los tres superaba los 22 años en aquel entonces, tampoco tenían hijos, y los españoles todavía no eran campeones del mundo. Le ganaron al United en aquella ocasión, repitieron el logro en 2011, y diez años después buscarán “el triplete”.

 

Más notas