martes, junio 25, 2024

Román Torres: de ídolo nacional a prócer mundialista

Matías Elicegui

Tras dos grandes temporadas en el Chepo y en San Francisco de la liga panameña, donde se convirtió en uno de los líderes de la defensa con tan sólo 18 años, Román Torres fue transferido al fútbol colombiano. Su llegada al Cotuluá fue un gran paso en su carrera, ya que se podrá dedicar al cien por ciento a su única pasión: el fútbol.

Los problemas aparecieron cuando el club cafetero comenzó a acumular hasta cuatro meses sin pagarle el sueldo a sus futbolistas. En ese momento, la mayoría de los extranjeros regresaron a sus países por no poder afrontar la vida en Colombia. Sin embargo, Torres tomó la decisión de quedarse allí pese a estar fracturado en su clavícula. Sus buenas actuaciones hicieron que varios clubes se fijaran en él. Finalmente, se trasladó a Bogotá para jugar en La Equidad, último subcampeón del fútbol local.Durante su estadía allí comenzó a ser tenido en cuenta por quien era el entrenador de su seleccionado, Alexandre Guimaraes.

Torres disputó las Eliminatorias del Mundial 2010 y luego, a comienzos del 2012, cuando su pase aún le pertenecía al club bogotano, fue llamado por el Nottingham Forest inglés para realizar unas pruebas. Sin embargo, su fichaje fue descartado luego de dos semanas de entrenamientos. Su gran historia en la Selección de Panamá llegó en simultáneo a su llegada al Seattle Sounders de la Major League Soccer (MLS) en 2015. A partir de esa temporada en los Estados Unidos, se convirtió en el capitán de su país, con el que logró el subcampeonato en la Copa de Oro de la CONCACAF y se consagró campeón de la Copa de la MLS.

Su logro más importante como futbolista internacional se produjo en la última fecha de las Eliminatorias rumbo a Rusia 2018. Ese partido ante Costa Rica lo consagró como ídolo, ya que a dos minutos del final le dio el gol de la victoria a su Selección y la clasificó por primera vez a una Copa del Mundo. Con motivo de celebración ante este hecho histórico, el Presidente panameño Juan Carlos Varela decretó ese día como “feriado nacional” en todo el país.

Más notas