martes, febrero 20, 2024

Cuando jugar para atrás sirve para no olvidar

Por Vera Stefanía

Ciento veinte son los rugbiers desaparecidos que Carola Ochoa descubrió a lo largo de una investigación que ya lleva cuatro años. Se trata de una periodista sanjuanina que decidió utilizar al deporte como una herramienta para mantener vigente el ejercicio de la memoria y tacklear con ella.

Todo comenzó a partir de la historia de los desaparecidos de La Plata Rugby Club. Ochoa tiene como objetivo central contar la historia de rugbiers que fueron secuestrados durante la última dictadura militar a lo largo y ancho de todo el país. “El deporte tiene muchos valores, tiene mucho que ver con el sacrificio. La mayoría de estos chicos dejó el rugby por la militancia. Todos eran apasionados por la vida y no la dieron sino que se las quitaron. A los 120 los siento familia”, confiesa.

Desde abajo, a pulmón, sin el apoyo de ninguno de los grandes medios de comunicación, con su página de Facebook llamada “II Torneo Nacional Homenaje a los Rugbiers Desaparecidos”, la joven sanjuanina va en busca de información, porque son más, muchos más. “La gente se acerca al club o me llaman por teléfono, nos brindan algunos datos. Desde allí comienza la investigación. Es muy evidente que aún persiste el dolor”, cuenta Ochoa. Además, la periodista y sus nueve compañeros planean realizar una versión de las 120 historias para niños en una serie de libritos con el título “Había una vez un valiente rugbier”.

El 11 de noviembre, en el Colegio Nacional Rafael Hernández, se realizará una jornada de talleres en los que los familiares de cada uno de los desaparecidos contarán su historia. Luego, los chicos presentes jugarán un torneo Seven en homenaje a los rugbiers.

Carola Ochoa busca que las 120 vidas estén presentes en cada pibe que pasa la pelota hacia atrás, hace un try o patea un penal a los palos.

 

Más notas