29.2 C
Buenos Aires
lunes 25 - octubre - 2021

Nasazzi, el fundador de la garra charrúa

Bautista Olmos

Fue el gran capitán de los dos títulos olímpicos y del primer Mundial y ganó cuatro de las cinco Copas América. que disputó. Es el jugador con más campeonatos de la historia celeste y uno de los mejores defensores de todos los tiempos. Gloria pura.

El primer Mundial de Messi y de Cristiano Ronaldo

Luciano Laguna

Los dos supercracks del siglo 21 jugaron en Alemania 2006. El argentino se quedó en cuartos de final y nunca fue titular. El portugués resultó una pieza clave en un seleccionado que se clasificó cuarta. Fue el primer trazo mundialista en la extraordinaria carrera de ambos.

El deporte amateur contado por sus protagonistas

El Equipo recogió 25 testimonios de deportistas que pasaron por el amateurismo o permanecen para que cuenten cómo es el lado B del deporte.

Olimpo de Lanús renació de sus cenizas

Agustìn Sigal y Diego Serraioco

Es un clásico de Lanús Oeste y una clara demostración que con trabajo y esfuerzo, todo se logra. Goza de un gran presente luego de un incendio que casi termina con la vida del corazón del barrio. Fútbol, básquet, karate, ajedrez y pilates son las disciplinas que se practican en esta institución de familia.

¿Por qué Johan Cruyff no asistió al Mundial de Argentina 1978?

Thomas Somoza

Durante mucho tiempo se creyó que el holandés que supo marcar una época y un estilo en el fútbol había rechazado su participación en señal de protesta a la dictadura instaurada en el país.

Ibrahim Al-Hussein, abanderado de la vida y el deporte

Ramiro Ohana

Ibrahim Al Hussein huyó del hambre y la guerra que lo aquejaban en su Siria natal. Perdió una pierna por una explosión y pasó miseria hasta llegar a Atenas, donde un médico le pagó una prótesis y lo alentó a persistir. Ahora se prepara para intervenir en los Juegos Paralímpicos de Tokio como nadador del Equipo de Atletas Independientes.

Los mágicos botines alemanes

Agustín López Nicolás

La tecnología fue clave para que Alemania gane su primer Mundial en 1954. Los tapones intercambiables de aluminio les dieron a sus jugadores mayor estabilidad en un campo de juego mojado y barroso. Hungría no pudo hacer pie y terminó perdiendo una final histórica.