El tenista junior Thiago Tirante dialogó con El Equipo sobre su presente, sus actuaciones en Wimbledon y Roland Garros, y sus sueños y objetivos para los próximos años.

Promesa del tenis argentino

Rodrigo Ayrton Aguirre @ayr_aguirre

28 DE MARZO DE 2018

Si bien el objetivo máximo de Thiago Tirante es llegar a la élite del tenis mundial, a los 16 años sabe que el recorrido será arduo, sinuoso y con varias piedras en el camino. Sin embargo, asegura que el esfuerzo siempre termina dando sus frutos y es por eso que divide sus días de entrenamiento entre su La Plata natal, donde vive junto a su familia, y Capital Federal. Pasa horas y horas en la cancha y en el gimnasio. Y en el auto de su tía Vanesa, quien acompaña a su sobrino de un lado al otro para que él siga progresando. Además de ser un sostén vital en la vida de Tirante, Vanesa es su entrenadora.

La familia no es el único apoyo afectivo con el que cuenta el platense, sino que también sus amigos juegan un factor clave en lo anímico. "El colegio es importantísimo en la parte académica, pero principalmente me sirve como distracción del tenis. Pasar tiempo con mis amigos me ayuda a desenchufarme un poco", comenta Tirante con una voz grave que no parece de su edad. Asimismo, cuando tiene tiempo le dedica unas horas a observar algunos partidos de básquet y de fútbol, deportes que practicó de más pequeño.

Gran porte corporal -casi 1,90 metros-, diestro con revés a dos manos, categoría 2001, son algunos rasgos de Tirante que reúne todas las condiciones físicas y técnicas para ser uno de los tenistas del futuro. No obstante, ya empieza a dejar su huella en el circuito profesional. Con edad de Junior, el ganador del prestigioso torneo Orange Bowl en 2015 sumó hace un mes y medio su primer punto ATP en el Future de Villa María, donde participó gracias a una invitación de la organización de ese certamen. Acerca de estos eventos, asevera: "Me gusta jugar más los Futures porque los rivales tienen otro ritmo de bola, son más duros de vencer y, de ese modo, el progreso en mi rendimiento va a ser mayor a pesar de los resultados".

Actual 70 del ranking ITF, el juvenil argentino considera el 2017 como un año para ganar experiencia, mejorar su rendimiento y no pensar sólo en resultados. En consecuencia, celebra sus primeras participaciones en el Abierto de Francia y en Wimbledon. "Me sentí muy bien porque fueron mis primeros torneos de Grand Slam y el hecho de haber ingresado al cuadro principal en Roland Garros fue una enorme satisfacción ya que siendo dos años más chico que la mayoría, pasar la Qualy es todo un logro", comentó Tirante con una sonrisa de lado a lado. Asimismo, señaló: "Ver entrenar a los jugadores Top-10 fue una experiencia increíble, situación que me sirve para tomar detalles con la idea de incorporarlos en mis próximos entrenamientos".

En el césped londinense, Tirante, que tiene como referente al español Rafael Nadal, vivió en carne propia cómo un compatriota acaparó la atención de la prensa mundial. La actuación de Axel Geller, el chico revelación que perdió en la final Junior del tercer Grande de la temporada, alegra al expupilo de Sebastián Benincasa, puesto que sueña con alcanzar ese logro en unos años. Por otro lado, comparte la decisión que tomó el campeón en dobles de esta edición de Wimbledon Junior de ir a estudiar a Stanford: "Valoro sus ganas de ir a estudiar a Estados Unidos. Nadie dice que yendo a una universidad no puedas llegar a lo más alto del tenis. Míralo a Roddick, tan mal no le fue" (el estadounidense estudió en la Universidad de Georgia). Es más, Tirante manifiesta que le gustaría seguir estudiando una vez finalizada la secundaria, porque "la carrera del tenista es muy complicada y uno nunca sabe donde puede terminar".

Siente que el 2018 va a ser su temporada. Ese año donde podrá sacarle jugo a toda la experiencia adquirida durante su corta, pero movida, trayectoria. Y para eso buscará sumergirse más en la categoría Future con el objetivo de alcanzar instancias definitivas en los Grand Slams. Su juego continúa en progreso, pero él manifiesta que el saque y la derecha son los golpes con los que genera un mayor daño en sus adversarios, mientras que aún tiene que trabajar mucho el revés y las subidas a la red.

Todavía es joven, pero piensa como un adulto. Con los pies sobre la tierra. Sus ganas de avanzar son muy grandes. Su aplomo a la hora de hablar es aún mayor. Luego de haberse colgado el año pasado la medalla de bronce en la Copa Davis Sub 16, Tirante sueña con volver a ponerse la celeste y blanca, aunque en la próxima ocasión la del primer equipo. "Jugar para mi país es una de las sensaciones más lindas que tuve. Me encantaría ser sparring. Compartir una serie con el equipo sería un orgullo", asegura.

En un futuro se imagina ganando el US Open, trofeo que consiguió en 2009 el tandilense Juan Martín Del Potro, de quien sostiene: "Tiene un estilo de juego similar al mío, debido a que todo el tiempo intentamos atacar". Un patrón de juego bien determinado, como su templanza cuando declara.

Una carrera que recién arranca, pero que ya invita a soñar en grande.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

TennisAid

Enseñando tenis por el mundo

El argentino Martín Rocca Coco, junto al español Abel Rincón, en 2014 crearon el movimiento solidario “TennisAid”, mediante el cual recolectan material deportivo -especialmente de tenis- y lo distribuyen en países de bajos recursos. Además, en cada viaje se encargan de enseñarle el deporte blanco a los niños y adolescentes.

Federico Delbonis

El sueño de muchos, pero el privilegio de unos pocos

Triunfar en el tenis no sólo depende de las condiciones técnicas de cada jugador, sino también de  las posibilidades económicas para poder afrontar una carrera costosa. El Equipo charló con varios tenistas argentinos para conocer sus historias y saber cómo financian ese sueño que les permita vivir de lo que tanto les gusta. 

WTA

¿Quién manda en el circuito femenino?

Con cinco número 1 en menos en un año, la WTA vive un presente de irregularidad y sorpresas. La aparición de algunas jóvenes promesas y la vuelta de otras estrellas prometen una lucha más intensa para el año que viene.