Alejandro Diorio tiene 52 años, en 2004 comenzó a coleccionar raquetas, indumentaria, pelotas de tenis y DVD de partidos. Gracias a ello pudo conocer y hacerse amigo de Guillermo Vilas.

El coleccionista amigo de Vilas

Tomás Bottero @tomasbott

28 DE MARZO DE 2018

Diorio inició a coleccionar raquetas de casualidad.“Cuando era chico usaba una Head Vilas, y por cosas de la vida tuve que dejar de jugar al tenis. Años más tarde la volví a buscar y no estaba. Estoy seguro de que la perdí en una mudanza. En 2004 por trabajo debí viajar a Mar del Plata, en la ruta vi una casa de antigüedades, paré el auto y entré. Al ingresar había cinco raquetas de madera, ninguna era la que yo quería, pero las compré igual”, relata el coleccionista.

Cuando tenía aproximadamente 50 raquetas -ahora tiene más de 500-, otro coleccionista lo llamó y le dijo que le quería comprar una, rápidamente le contestó que no porque recién estaba empezando. Al consultarle el motivo de su oferta le respondió que la quería Guillermo Vilas. “En el momento que me dijo eso me volví loco, rápidamente le contesté que yo se la iba a regalar, pero con una sola condición: quería conocerlo y dársela en la mano", comentó él, que además de realizar esta actividad es profesor de tenis.

Esa misma noche se contactó con Vilas y organizaron la reunión. A esta asistieron Guillermo, Alejandro y su hijo."Nos atendió muy bien. Después de eso nos hicimos muy amigos. Lo más lindo es que no fue una relación forzada. Vivimos muchas cosas juntos, hasta dormí en el mismo cuarto que él”, sostiene.

Entre su colección tiene una de las primeras raquetas que se utilizó para jugar al tenis en Inglaterra, la misma data del año 1500: “Recuerdo que la compré en una casa de antigüedades. Cuando la vio Guillermo me dijo: 'No sabes lo que tenes ahí'".

-¿Cuál es la raqueta que más te gusta?

-Es una que compré en Cañuelas del año 1890. Se llama Fishtail -cola de pescado-, se creó en Europa. Un hombre me mandó un mail diciendo que tenía esa raqueta y la quería vender. Le pedí que me mande una foto para ver que sea verdad. Fui a Cañuelas y negociamos el precio, él me pedía mucha plata. Pero finalmente la pude comprar porque me la regaló un amigo. Si mal no recuerdo es la más cara de mi colección.

Además, Diorio posee diferentes tipos de pelotas. “Las primeras pelotas de tenis eran de lana, por eso eran blancas. Después se empezó a jugar en césped y las pelotas se teñían de verde, también dicen que empezó a influir que en las transmisiones de TV no se notaba la pelota, y ahí empezaron a probar con el color naranja, hasta que terminaron con la flúo. En algunos eventos se probaron pelotas rosas, verdes. Yo tengo todas porque me fascina la historia”, asegura.

-¿Alguna vez compraste o te ofrecieron para que compres un objeto que era robado?

-Si, hace algunos años estuve a punto de comprar trofeos de Gabriela Sabatini, pero me di cuenta que eran robados, era obvio que ella no se iba a desprender de semejantes objetos.

Para él pilarense ser amigo de Vilas, es como ser amigo de cualquier persona: “Es un tipo común. Capaz que en la tele se ve diferente, pero nada que ver. Nunca estuve cerca de él por conveniencia, lo económico o material no me importa”. Y concluye:“Cada vez que me hizo un regalo se lo agradecí, al igual que él me agradeció cada vez que yo le hice uno”.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

TennisAid

Enseñando tenis por el mundo

El argentino Martín Rocca Coco, junto al español Abel Rincón, en 2014 crearon el movimiento solidario “TennisAid”, mediante el cual recolectan material deportivo -especialmente de tenis- y lo distribuyen en países de bajos recursos. Además, en cada viaje se encargan de enseñarle el deporte blanco a los niños y adolescentes.

Federico Delbonis

El sueño de muchos, pero el privilegio de unos pocos

Triunfar en el tenis no sólo depende de las condiciones técnicas de cada jugador, sino también de  las posibilidades económicas para poder afrontar una carrera costosa. El Equipo charló con varios tenistas argentinos para conocer sus historias y saber cómo financian ese sueño que les permita vivir de lo que tanto les gusta. 

WTA

¿Quién manda en el circuito femenino?

Con cinco número 1 en menos en un año, la WTA vive un presente de irregularidad y sorpresas. La aparición de algunas jóvenes promesas y la vuelta de otras estrellas prometen una lucha más intensa para el año que viene.