Capital Federal • T ° - H %

Como si fuera la primera vez

Federer y Nadal volvieron a cruzarse en una final, más cerca del final de sus carreras que de los viejos enfrentamientos que los convirtió en los rivales preferidos del mundo. 

COMPARTIR
Nicolás Bruno
07 de Febrero de 2017

Era el villano de la película. Una historia de amor entre el maestro y la generación de chicos post-Sampras que jamás se romperá era bombardeada por la furia roja. Un derecho que se hizo zurdo sobre la marcha, un pibe que eligió la raqueta en vez de los botines, comenzaba a ser el anti-héroe. Un papel que no era tal, que él, como director propio de su carrera, no deseaba. Lo sabía, lo enfrentaría con su ídolo.

El deporte, para el fanático de café, sillón o tribuna es sencillo: hay que elegir un lado. Siempre fue, es y así será. Y el reloj suizo era el eje del bien. Federer tenía a todos en el bolsillo, desde el momento que cambió su figura, de aquel engreído adolescente al señor de galera y bastón: el mejor de la historia. Pero desde la rebeldía de su drive, la juventud de sus piernas y el incansable espíritu competitivo que lo caracteriza, Rafael Nadal comenzaba a imponerse. A Roger le quedaba Roland Garros, él ganaba todos. Lo batía en Wimbledon. Lo vencía en el mano a mano. Casi todos los finales o premiaciones eran similares: el fanático de Federer apagando el televisor o simplemente detestando, aunque sea por un instante, la figura del atrevido que osaba desafiar al más grande de todos los tiempos.

Pero la historia no concluyó de esa manera. Tuvo un final feliz, y no porque el héroe haya salvado a sus fanáticos. Tuvo un final feliz, y a pesar de que haya sido duplicado en enfrentamientos por el villano. Nadie sabe si Rafa, dentro de su telento, encontró también la manera de elegir su destino, si fueron las lesiones quienes mostraron su lado más humano, o si simplemente tuvo suerte ante los ojos del público. Pero existe otra teoría, la de cualquier historia de amor, la que más duele. Cuando ambos dejaron de estar, cuando la rutina se convirtió en pasado, cuando el tiempo los cacheteó, fue cuando el público comenzó a extrañar. No a uno, sino a ambos.

Un día, el fanático de Federer sintió nostalgia por ver a su ídolo en una final frente a su némesis. Un día las premiaciones de los Grand Slam dejaron de ser apagadas del mal humor y comenzaron a ser reemplazadas por videos de años anteriores. La melancolía reemplazó al fanatismo. Un día, quien deseaba más que nadie ver al suizo coronarse nuevamente para crecer aún más en la historia del tenis dejó de enfadarse con el español cada vez que acomodaba su ropa interior entre punto y punto. Rafa dejó de ser despreciado por mirar al público desafiante luego de un punto extraterrestre, y comenzó a ser aplaudido, o por lo menos tomado con gracia. Las miradas dejaron de centrarse en su dentadura mordiendo los trofeos de Grand Slam que Roger ya había conseguido tiempo atrás, porque tampoco estaba puestas en él, sino en los tenistas del futuro.

El tiempo puso las cosas en su lugar, y en cada repetición, desde su primer enfrentamiento, desde la primera victoria de Nadal, los fanáticos vieron como sus ojos se ponían brillosos cada vez que se abrazaba con su ídolo. De una vez por todas la gente ignoró lo que estaba acostumbrada a ver, el show inventado, y vivió la esencia de cada batalla épica que entablaron dos de los mejores de todos los tiempos. No había más Federer - Nadal, Nadal - Federer. Y el foco comenzó a ser el homenaje, fotos de sus abrazos, videos de los mensajes que cada uno de ellos le dejaba al otro tras cada enfrentamiento. Ya no había más. Era demasiado tarde...

Pero cuando toda esperanza de segunda oportunidad se había perdido, después de más de media década, una de las pocas excepciones que hay en el deporte volvió a ser el centro del show en Australia. Como siempre, Federer es el héroe que el público ama, el mejor de todos los tiempos. Pero enfrente no tuvo a su archi-enemigo. Si Roger debiera perder con alguien, a los ojos del mundo, cualquiera hubiera elegido a Rafa. Nunca se comprobará si todo tiempo pasado fue mejor, pero al menos ese domingo la historia mimó a sus fanáticos, una vez más, y les recordó cómo era todo hace diez años.

Ese domingo todo volvió a empezar, como si fuera la primera vez. Una historia sin héroes ni villanos, sin buenos ni malos, nunca tiene por qué terminar. Como nunca o pocas veces se ha visto, el uno y el dos de siempre, de todos, se abrazaron nuevamente a los ojos del mundo. El tiempo se detuvo. El pasado sujetó al presente, para volver a ser realidad, y el futuro deseará ser abstracto para que nunca haya un final.

 

Tenis

Como si fuera la primera vez

Federer y Nadal volvieron a cruzarse en una final, más cerca del final de sus carreras que de los viejos enfrentamientos que los convirtió en los rivales preferidos del mundo. 

Diego y Delpo, intimidades de un encuentro inolvidable

Maradona fue el hincha número 1 del equipo argentino, en Zagreb. Paró en el mismo hotel que los jugadores y en la noche del viernes, con la serie 1-1, tuvo un encuentro en bata con un Juan Martín Del Potro en pijamas.

"El sueño se hizo realidad"

Histórico. La Argentina venció por 3-2 a Croacia de visitante y finalmente concretó ese gran sueño que tantas generaciones pasadas habían buscado: consagrarse campeones de la Copa Davis.

El ojo de halcón de Orsanic

La palabra y decisión del capitán del equipo argentino fue esencial para obtener la Copa.

El camino hacia el dorado

La Ensaladera ya es una realidad después de 93 años del debut y cuatro finales perdidas. Diego, a 30 años de su hazaña, alentó desde la tribuna.

(d) noticias

El alero que dio todo

Andrés Nocioni, emblema de la Generación Dorada, hizo oficial que se retirará del básquet al finalizar la temporada. El Equipo hace un repaso por lo que fue su carrera alrededor de la pelota naranja. 

El atletismo brilló en el CENARD

El CENARD alojó un nuevo Gran Prix Sudamericano con las principales estrellas del atletismo el último fin de semana de marzo y los deportistas lograron excelentes marcas en este inicio de temporada. El Equipo dialogó con algunas de las figuras sobre su presente y sus objetivos para este 2017.

Hay que ver el vaso medio lleno

El conjunto dirigido por Sebastián Ginóbili se transformó en el subcampeón de la Liga de las Américas al caer en la final por 88 a 65 ante el reciente bicampeón de la competencia, Guaros de Lara de Venezuela. El Equipo analiza el valor que tiene este segundo puesto para el plantel bahiense.

Expectativas post Generación Dorada

Con la renuncia de Emanuel Ginobili y Andrés Nocioni a la Selección Argentina de Básquet, dos de sus máximos referentes en los últimos 20 años, se puso punto final a la famosa “Generación Dorada”, y quedó solamente de esa camada el ala-pívot y capitán Luis Scola. Hay tiempo de recambio y su entrenador, Sergio Hernández, lo sabe.

NBA

Durant y Westbrook, una vez hermanos

Soñaron con llevar a Oklahoma a lo más alto de la NBA, pero hoy son enemigos. Cómo recibió a Durant la ciudad que lo vio nacer y que hoy solo cuenta con el talento de Westbrook para no caerse del mapa.

Como si fuera la primera vez

Federer y Nadal volvieron a cruzarse en una final, más cerca del final de sus carreras que de los viejos enfrentamientos que los convirtió en los rivales preferidos del mundo. 

NBA

Dos triunfos impensados para los Mavs

Los Dallas Mavericks volvieron a sorprender al mundo del básquet al ganar 104-97 frente a los Cleveland Cavaliers de LeBron James, obteniendo así dos victorias consecutivas ante los mejores equipos de la NBA.

NBA

Y un día ganó Dallas

Luego de 12 derrotas seguidas ante los Spurs de San Antonio, Los Dallas Mavericks lograron romper la mala racha y vencieron 105-101, donde Nicolás Brussino sumó cuatro minutos y medio más a su experiencia en la NBA.

Facebook

Twitter

El arte del gol

El fútbol es arte y Maradona el máximo exponente de una actividad sensible para los argentinos. A 30 años…

Los goles después de “El gol”

Tras el “Gol del Siglo” a Inglaterra, Maradona le convirtió a Bélgica dos tantos maravillosos en…

Dibuje, maestro

Para Augusto Costhanzo, dibujante argentino, Diego fue el responsable de unir sus pasiones, de encontrar la relación…

El mejor compositor de la pelota

El fútbol es música y Diego interpretó la mejor melodía. En diálogo con El Equipo, Valeria…

Desaparecer dos veces

Jorge Julio López fue secuestrado y torturado durante la última dictadura cívico militar, pero volvió…

Los Espartanos: en libertad tras las rejas

En el penal de San Martín, 35 reclusos formaron un equipo de rugby que se enfrenta con clubes poderosos. El deporte…

La Peque de oro

Paula Pareto alcanzó la cima del judo olímpico y demostró, una vez más, por qué pertenece…

La Chapa del campeón

Con Retegui en la conducción, los Leones quedaron en la historia del deporte argentino con el oro en Río y…

La Torre de plata

El tenista argentino Juan Martín Del Potro perdió en la final ante el británico Andy Murray y no pudo…

Son leyenda

Luis Scola, Andrés Nocioni, Carlos Delfino y Emanuel Ginóbili fueron los cuatro sobrevivientes de la Generación…