El futbolista francés, de 19 años, se consagró campeón en su primer Mundial y con habilidades técnicas que prometen colocarlo en el selecto grupo de figuras.

Kylian Mbappé Lottin, la estrella que apunta a la Luna

Julián Rozencwaig

28 DE MARZO DE 2018

Fayza Lamari festejaba. Eran tiempos que lo ameritaban. Ella era argelina y su marido camerunés, pero el aprecio por Francia existía producto de sus vivencias en Bondy, aquel suburbio radicado en París en el que habitaban. Y, aunque los rasgos, el roce físico y la felicidad solo la pudieran sentir dos personas en ese ambiente vanagloriado por el porvenir tras la consagración de la Selección Francesa en el Mundial, había uno más dentro de la panza de Fayza que, sin saberlo, se convertiría en protagonista de una celebración similar 19 años después. La mujer y su cónyuge desconocían que por julio de 2018 el nombre de Kylian Mbappé Lottin, el que habían pensado para el benjamín, estaría en boca de todo el mundo.
No había nacido aún y moraba a once kilómetros del Stade de France, escenario de la final de 1998 en la que los galos obtuvieron su primer campeonato mundial tras vencer a Brasil 3 a 0. Hoy, en el estadio, brilla un cartel publicitario de la industria de artículos deportivos Nike que reza: “El 98´ fue un gran año para el fútbol francés. Nació Kylian”. El jugador de 19 años promete integrar el grupo reducido de astros futbolísticos: no solo jugará la final del Mundial de Rusia, sino que su velocidad (llegó a correr 32,4 kilómetros con pelota contra Argentina y su promedio en la Copa del Mundo es de 17,4), su habilidad técnica y su mirada colectiva del juego aportan motivos para pensar en su futuro. Convirtió tres tantos y luego de su doblete en octavos de final, se ubicó como el segundo jugador en la historia en lograrlo durante la competencia con menos de 20 años, después de Pelé, el futbolista brasilero que lo hizo a sus 17 en Suecia 1958.
Es con el jugador que ganó tres Mundiales (1958, 1962 y 1970) con quien lo comparó Arsene Wenger, exentrenador de Arsenal de Inglaterra, quien pronosticó que será “el nuevo Pelé”, además de equipararlo con el exdelantero francés Thierry Henry, al que “no es exactamente idéntico, pero es cierto que tiene cualidades similares”.
A partir de los 6 años, cuando ya era reconocido por la Federación Francesa de Fútbol como una promesa, su padre Wilfried, actualmente exdirector técnico, le enseñaba algunas habilidades que consideraba importantes para su juego en AS Bondy, equipo que hoy milita en la décima categoría de la liga local y en el que el camerunés fue director deportivo y desempeñó otras funciones a las que renunció al principio del presente año.
Además de las enseñanzas de su progenitor, progresó en Clarefontaine, el centro académico que especializa a jugadores del fútbol francés y se destaca como cuna de talentos por forjar, entre otros, a Olivier Giroud, Blaise Matuidi, Paul Pogba, N´Golo Kanté y Benjamin Mendy, integrantes del plantel de Les Bleus.
El argumento del porqué de sus cualidades técnicas habita en la genética, según Paulino Granero, preparador físico español que ejerce su función en la Selección de Rusia y en CSKA Moscú, quien justificó que su velocidad y su resistencia es fruto de la mezcla de sus padres. Marc Westerloppe, ojeador jefe encargado de reclutar futbolistas para París Saint-Germain, aseguró que incluso su cuerpo no desarrolló totalmente y que lo hará alrededor de los 21 años, edad en la que “ganará más velocidad y explosividad de la que ya posee”.
Mbappé debutó en Mónaco de Francia a los 16 años y 347 días de su nacimiento en los suburbios. Expertos y no tan expertos comenzaron a testimoniar acerca de sus atributos apenas los demostró en la cancha. La explicación la proliferó el protagonista, el dueño de su juego, cuando era un niño y vislumbraba su futuro como lo que sucede a su alrededor en un campo de juego: “Es mejor apuntar a la Luna. De esa manera, si fallas, llegarás a las nubes”.

Fayza Lamari festejaba. Eran tiempos que lo ameritaban. Ella era argelina y su marido camerunés, pero el aprecio por Francia existía producto de sus vivencias en Bondy, aquel suburbio radicado en París en el que habitaban. Y, aunque los rasgos, el roce físico y la felicidad solo la pudieran sentir dos personas en ese ambiente vanagloriado por el porvenir tras la consagración de la Selección Francesa en el Mundial, había uno más dentro de la panza de Fayza que, sin saberlo, se convertiría en protagonista de una celebración similar 19 años después. La mujer y su cónyuge desconocían que por julio de 2018 el nombre de Kylian Mbappé Lottin, el que habían pensado para el benjamín, estaría en boca de todo el mundo.

No había nacido aún y moraba a once kilómetros del Stade de France, escenario de la final de 1998 en la que los galos obtuvieron su primer campeonato mundial tras vencer a Brasil 3 a 0. Hoy, en el estadio, brilla un cartel publicitario de la industria de artículos deportivos Nike que reza: El 98´ fue un gran año para el fútbol francés. Nació Kylian”.

El jugador de 19 años promete integrar el grupo reducido de astros futbolísticos: no solo jugará la final del Mundial de Rusia, sino que su velocidad (llegó a correr 32,4 kilómetros con pelota contra Argentina y su promedio en la Copa del Mundo es de 17,4), su habilidad técnica y su mirada colectiva del juego aportan motivos para pensar en su futuro. Convirtió tres tantos y luego de su doblete en octavos de final, se ubicó como el segundo jugador en la historia en lograrlo durante la competencia con menos de 20 años, después de Pelé, el futbolista brasilero que lo hizo a sus 17 en Suecia 1958.

Es con el jugador que ganó tres Mundiales (1958, 1962 y 1970) con quien lo comparóArsene Wenger, exentrenador de Arsenal de Inglaterra, quien pronosticó que será “el nuevo Pelé”, además de equipararlo con el exdelantero francés Thierry Henry, al que “no es exactamente idéntico, pero es cierto que tiene cualidades similares”.

A partir de los 6 años, cuando ya era reconocido por la Federación Francesa de Fútbol como una promesa, su padre Wilfried, actualmente exdirector técnico, le enseñaba algunas habilidades que consideraba importantes para su juego en AS Bondy, equipo que hoy milita en la décima categoría de la liga local y en el que el camerunés fue director deportivo y desempeñó otras funciones a las que renunció al principio del presente año.

Además de las enseñanzas de su progenitor, progresó en Clarefontaine, el centro académico que especializa a jugadores del fútbol francés y se destaca como cuna de talentos por forjar, entre otros, a Olivier Giroud, Blaise Matuidi, Paul Pogba, N´Golo Kanté y Benjamin Mendy, integrantes del plantel de Les Bleus.

El argumento del porqué de sus cualidades técnicas habita en la genética, según Paulino Granero, preparador físico español que ejerce su función en la Selección de Rusia y en CSKA Moscú, quien justificó que su velocidad y su resistencia es fruto de la mezcla de sus padres. Marc Westerloppe, ojeador jefe encargado de reclutar futbolistas para París Saint-Germain, aseguró que incluso su cuerpo no desarrolló totalmente y que lo hará alrededor de los 21 años, edad en la que “ganará más velocidad y explosividad de la que ya posee”.

Mbappé debutó en Mónaco de Francia a los 16 años y 347 días de su nacimiento en los suburbios. Expertos y no tan expertos comenzaron a testimoniar acerca de sus atributos apenas los demostró en la cancha. La explicación la proliferó el protagonista, el dueño de su juego, cuando era un niño y vislumbraba su futuro como lo que sucede a su alrededor en un campo de juego: “Es mejor apuntar a la Luna. De esa manera, si fallas, llegarás a las nubes”.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Rusia 2018

Breves apuntes de lo que dejó Rusia 2018

Más de un mes, 64 partidos, un campeón y un sinfín de flecos para no dejar de pensar el Mundial.

Rusia 2018

¿Qué estaban haciendo los campeones del mundo hace cuatro años?

Desde la edición de Brasil a Rusia, son pocos los jugadores franceses que se mantuvieron dentro de la plantilla y pudieron levantar la Copa. ¿Dónde estaban en el 2014?

Rusia 2018

Deschamps, el bicampeón

Desde sus inicios en el rugby, el entrenador de la Francia campeona ya indicaba el carácter y la personalidad que mantuvo durante su mandato a partir de julio de 2012.