Una exquisitez de Adnan Januzaj le dio la victoria a Bélgica sobre Inglaterra, dándole el primer puesto del grupo que lo llevará a enfrentarse con Japón en octavos.

Un golazo para derrotar a las especulaciones

Joaquín Grasso

28 DE MARZO DE 2018

El Estadio de Kaliningrado era el sitio electo para hacer rodar la pelota en un duelo que, de antemano, por el arrollador nivel exhibido por ambas selecciones y por las figuras de renombre que ostentan sus planteles, se perfilaba como uno de los más atractivos de la fase de grupos del Mundial. Tras 18 años, Bélgica e Inglaterra volvían a verse las caras en una cita máxima.
Las diversas especulaciones que se barajaban en la previa con respecto a que el derrotado en este choque tendría un camino a la final más asequible que el vencedor se apropiaron del centro de la escena con la disparadora frase de Roberto Martínez, entrenador de los Red Devils, a un día del cotejo. “Mañana la prioridad no es ganar”, aseguró el español. En cambio, Gary Southgate, seleccionador de los Pross, ratificó la postura de sus dirigidos: “Queremos ganar el partido”. Ambos conjuntos llegaron a esta instancia con la misma cantidad de victorias -2-, de goles a favor -8- y en contra -2-, por lo que comprendían que el juego limpio sería fundamental para determinar la primera ubicación de la zona.
Sin las distinguidas presencias desde el arranque de Romelu Lukaku, Kevin De Bruyne, Dries Mertens y Eden Hazard en el equipo belga; y de Harry Kane, Kyle Walker, Delle Alli y Raheem Sterling en el inglés, el primer tiempo careció de la intensidad y calidad de juego que se esperaba. Y así finalizó, bajo una lluvia de silbidos en gesto de desaprobación ante el toqueteo excesivo y sin profundidad, y la actitud poco competitiva de dos de los catalogados aspirantes al título.
La segunda etapa parecía encaminarse al mismo destino que en el inicio: un empate sin goles y la definición de la punta por la cantidad de tarjetas acumuladas. Sin embargo, seis minutos más tarde, un joven escurridizo de remera roja y zurda eléctrica rompió ese estado de intrascendencia. Adnan Januzaj recibió, recostado sobre la banda derecha, un pase de Youri Tielemans. Se adentró en el área rival. Escondió la pelota bajo la suela de su botín izquierdo ante la acechante marca de Danny Rose. Con un suave toque se perfiló para su pierna más hábil. Y remató, fuerte y colocado, con el rumbo fijo al ángulo superior derecho de Jordan Pickford. Una definición para enmarcar que descartó todo tipo de suspicacias.
Desde esa instancia hasta el final, el encuentro tuvo otro matiz. Ambos combinados se soltaron, se dedicaron a jugar y fueron más intensos a la hora de pasar al ataque. En la diestra de Marcus Rashford brotó el empate de los británicos pero la inmensa figura de Thibaut Courtais en el arco descartó cualquier tipo de posibilidades. Ya en tiempo de descuento, Marouane Fellaini tuvo en su empeine la posibilidad de ampliar el marcador pero fue frustrado por la defensa inglesa.
De esta manera, Bélgica, con puntaje perfecto, se quedó con la primera ubicación del Grupo G y se enfrentará en octavos de final ante Japón, mientras que Inglaterra, con seis unidades, se medirá ante Colombia.

El Estadio de Kaliningrado era el sitio electo para hacer rodar la pelota en un duelo que, de antemano, por el arrollador nivel exhibido por ambas selecciones y por las figuras de renombre que ostentan sus planteles, se perfilaba como uno de los más atractivos de la fase de grupos del Mundial. Tras 18 años, Bélgica e Inglaterra volvían a verse las caras en una cita máxima.

Las diversas especulaciones que se barajaban en la previa con respecto a que el derrotado en este choque tendría un camino a la final más asequible que el vencedor se apropiaron del centro de la escena con la disparadora frase de Roberto Martínez, entrenador de los Red Devils, a un día del cotejo. “Mañana la prioridad no es ganar”, aseguró el español. En cambio, Gary Southgate, seleccionador de los Pross, ratificó la postura de sus dirigidos: “Queremos ganar el partido”. Ambos conjuntos llegaron a esta instancia con la misma cantidad de victorias -2-, de goles a favor -8- y en contra -2-, por lo que comprendían que el juego limpio sería fundamental para determinar la primera ubicación de la zona.

Sin las distinguidas presencias desde el arranque de Romelu Lukaku, Kevin De Bruyne, Dries Mertens y Eden Hazard en el equipo belga; y de Harry Kane, Kyle Walker, Delle Alli y Raheem Sterling en el inglés, el primer tiempo careció de la intensidad y calidad de juego que se esperaba. Y así finalizó, bajo una lluvia de silbidos en gesto de desaprobación ante el toqueteo excesivo y sin profundidad, y la actitud poco competitiva de dos de los catalogados aspirantes al título.

La segunda etapa parecía encaminarse al mismo destino que en el inicio: un empate sin goles y la definición de la punta por la cantidad de tarjetas acumuladas. Sin embargo, seis minutos más tarde, un joven escurridizo de remera roja y zurda eléctrica rompió ese estado de intrascendencia. Adnan Januzaj recibió, recostado sobre la banda derecha, un pase de Youri Tielemans. Se adentró en el área rival. Escondió la pelota bajo la suela de su botín izquierdo ante la acechante marca de Danny Rose. Con un suave toque se perfiló para su pierna más hábil. Y remató, fuerte y colocado, con el rumbo fijo al ángulo superior derechodel arco defendido porJordan Pickford. Una definición para enmarcar que descartó todo tipo de suspicacias.

Desde esa instancia hasta el final, el encuentro tuvo otro matiz. Ambos combinados se soltaron, se dedicaron a jugar y fueron más intensos a la hora de pasar al ataque. En la diestra de Marcus Rashford brotó el empate de los británicos pero la inmensa figura de Thibaut Courtais en el arco descartó cualquier tipo de posibilidades. Ya en tiempo de descuento, Marouane Fellaini tuvo en su empeine la posibilidad de ampliar el marcador pero fue frustrado por la defensa inglesa.

De esta manera, Bélgica, con puntaje perfecto, se quedó con la primera ubicación del Grupo G y se enfrentará en octavos de final ante Japón, mientras que Inglaterra, con seis unidades, se medirá ante Colombia. Januzaj, con su golazo, iluminó un partido cubierto de sombras.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Rusia 2018

Breves apuntes de lo que dejó Rusia 2018

Más de un mes, 64 partidos, un campeón y un sinfín de flecos para no dejar de pensar el Mundial.

Rusia 2018

¿Qué estaban haciendo los campeones del mundo hace cuatro años?

Desde la edición de Brasil a Rusia, son pocos los jugadores franceses que se mantuvieron dentro de la plantilla y pudieron levantar la Copa. ¿Dónde estaban en el 2014?

Rusia 2018

Deschamps, el bicampeón

Desde sus inicios en el rugby, el entrenador de la Francia campeona ya indicaba el carácter y la personalidad que mantuvo durante su mandato a partir de julio de 2012.