Los dirigidos por Óscar Ramírez igualaron 2-2 ante los helvéticos (clasificados junto a Brasil) y se despidieron del Mundial con dos goles que retumbaron en Centroamérica

Ante una Suiza clasificada, Costa Rica pudo festejar

Julián Rozencwaig

28 DE MARZO DE 2018

No tan lejos quedaron las ilusiones y las alegrías de aquel plantel costarricense comandado por el colombiano José Luis Pinto allá por junio de 2014 cuando, por cuarta vez en su historia, participaba de un Mundial de fútbol y, como si fuera poco, conseguía llegar a cuartos de final, instancia en la que fue derrotado por Holanda mediante los penales.
Cuatro años después y consumadas las caídas sin goles a favor ante Serbia y Brasil, el minuto 9 del segundo tiempo del encuentro ante Suiza fue alegría para los ticos cuando el defensor Kendall Waston colocó de cabeza la pelota bajo el palo derecho de Yann Sommer para igualar el encuentro.
Los protagonistas -con la hinchada de fondo que viajó 11.000 kilómetros desde su país-celebraron con un grito de gol eufórico, el primero en Rusia para una selección que no logró su pasaje a octavos de final pero que mostró vivir goles como en la Copa del Mundo de Brasil 2014.
En el primer tiempo justificó condiciones para disputar la fase final de la que no será partícipe, en parte, por falta de efectividad e imprecisión, aún en instancias con predominio de la pelota y profundidad en el área rival, dentro de un Mundial impredecible en el que no siempre gana el dominador (es el caso de la eliminada Alemania con el 66% de la tenencia ante México y el 70% contra Corea del Sur, con 14 tiros al arco sobre 4 de los asiáticos).
El partido de los disparos lo ganó el equipo dirigido por Óscar Ramírez: 13 a 7, de los que Suiza obtuvo el 100% de eficacia. De dos que fueron al arco, dos finalizaron en goles. Los europeos tienen con qué pelear en la competencia: verticalidad y agresividad, que parten de Xherdan Shaqiri, Blerim Dzemaili y Breel Embolo.
El resultado final de 2 a 2 en el estadio Nizhni Nóvgorod fue una anécdota. Lo que sí será narrado en Centroamérica y tal vez en otras partes del mundo es la felicidad de los costarricenses en los dos tantos convertidos por su equipo, ya eliminados en la previa del partido.

No tan lejos quedaron las ilusiones y las alegrías de aquel plantel costarricense comandado por el colombiano José Luis Pinto allá por junio de 2014 cuando, por cuarta vez en su historia, participaba de un Mundial de fútbol y, como si fuera poco, conseguía llegar a cuartos de final, instancia en la que fue derrotado por Holanda mediante los penales.

Cuatro años después y consumadas las caídas sin goles a favor ante Serbia y Brasil, el minuto 9 del segundo tiempo del encuentro ante Suiza fue alegría para los ticos cuando el defensor Kendall Waston colocó de cabeza la pelota bajo el palo derecho de Yann Sommer para igualar el encuentro.

Los protagonistas -con la hinchada de fondo que viajó 11.000 kilómetros desde su país-celebraron con un grito de gol eufórico, el primero en Rusia para una selección que no logró su pasaje a octavos de final pero que mostró vivir goles como en la Copa del Mundo de Brasil 2014.En el primer tiempo justificó condiciones para disputar la fase final de la que no será partícipe, en parte, por falta de efectividad e imprecisión, aún en instancias con predominio de la pelota y profundidad en el área rival, dentro de un Mundial impredecible en el que no siempre gana el dominador (es el caso de la eliminada Alemania con el 66% de la tenencia ante México y el 70% contra Corea del Sur, con 14 tiros al arco sobre 4 de los asiáticos).

El partido de los disparos lo ganó el equipo dirigido por Óscar Ramírez: 13 a 7, de los que Suiza obtuvo el 100% de eficacia. De dos que fueron al arco, dos finalizaron en goles.

Los europeos tienen con qué pelear en la competencia: verticalidad y agresividad, que parten de Xherdan Shaqiri, Blerim Dzemaili y Breel Embolo. El resultado final de 2 a 2 en el estadio Nizhni Nóvgorod fue una anécdota.

Lo que sí será narrado en Centroamérica y tal vez en otras partes del mundo es la felicidad de los costarricenses en los dos tantos convertidos por su equipo, ya eliminados en la previa del partido.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Rusia 2018

Breves apuntes de lo que dejó Rusia 2018

Más de un mes, 64 partidos, un campeón y un sinfín de flecos para no dejar de pensar el Mundial.

Rusia 2018

¿Qué estaban haciendo los campeones del mundo hace cuatro años?

Desde la edición de Brasil a Rusia, son pocos los jugadores franceses que se mantuvieron dentro de la plantilla y pudieron levantar la Copa. ¿Dónde estaban en el 2014?

Rusia 2018

Deschamps, el bicampeón

Desde sus inicios en el rugby, el entrenador de la Francia campeona ya indicaba el carácter y la personalidad que mantuvo durante su mandato a partir de julio de 2012.