El arquero es una de las piezas claves de la Selección de Uruguay, pero nació en suelo argentino.

Muslera, el argentino ciento por ciento uruguayo

Facundo Catalini (@FacuCatalini)

28 DE MARZO DE 2018

Lunes 16 de junio de 1986, México. Maradona le da la pelota a Batista. El Checho traba, gana y se la pasa a Burruchaga, por la derecha, desborda y se la da a Valdano que es defendido por los zagueros uruguayos. La pelota pasa pidiendo permiso hacia el medio del área y aparece Pedro Pablo Pasculli, quien mete el 1-0 a favor de la Argentina frente a Uruguay por los octavos de final de la Copa del Mundo. Argentina ganaría ese partido y pasaría a los cuartos de final, para luego ser campeón mundial.
Lunes 16 de junio de 1986, Buenos Aires, Argentina. Nacía el hijo de Norma Micol y de Hugo Muslera. Nacía en suelo albiceleste, Fernando Muslera. Paradójicamente minutos después de aquel gol de Pasculli a Uruguay. ¿Por qué paradójicamente? Porque Fernando Muslera, años más tarde se nacionalizaría uruguayo y sería una de las grandes figuras de los Charrúas defendiendo los tres palos.
Según cuenta su madre, Norma, esto es lo que les dijo a ella y a su marido el partero (sin saber que ambos eran uruguayos): “Con lo que costaron el parto y el partido, me imagino que le pondrán Pedro Pablo”. Algo que no pasó. El nombre viene de Fernando Morena, histórico goleador uruguayo, del cual la madre del arquero era fanática. El nombre de futbolista estaba, lo que nunca coincidió fue la nacionalidad. Ocho meses más tarde, la familia Muslera volvió a Uruguay y a partir de allí, comenzó algo nuevo para Fernando.
Desde chiquito le gustó el fútbol. La posición de centrodelantero en el baby era la suya, pero por falta de arquero en el equipo, Muslera marchó bajo los tres palos. Debutó en primera a sus 18 años en el arco de Montevideo Wanderers, donde estuvo por cuatro años. Un grande de Uruguay puso sus ojos en él y en sus guantes: Nacional. Pero no fue color de rosas su estadía allí. En dos temporadas sólo disputó cinco partidos. Luego de la poca continuidad llegó el momento de Europa. El viejo continente. Italia y Lazio esperaban la llegada del arquero. Muslera fue de menor a mayor (en apariciones). La primera temporada y media fue suplente, pero luego desplazó a Juan Pablo Carrizo y se adueñó del arco hasta la temporada 2010/11. Desde ahí hasta la actualidad es amo y señor de los tres palos y múltiple campeón con el Galatasaray de Turquía.
Con la Selección de Uruguay también tiene su historia. Supo estar presente en las categorías menores Sub17 y también en la Sub20. Y para las Eliminatorias de Sudáfrica 2010, en el partido en que los dirigidos por Oscar Washington Tabárez enfrentaron a Ecuador en Quito, Fernando Muslera se calzó los guantes, la casaca celeste y debutó en la selección mayor. Jugó en Sudáfrica 2010, salió campeón en la Copa América del 2011, viajó a suelo brasilero para defender el arco en 2014 y ahora en las últimas hojas de su pasaporte tiene la estampa de Rusia.
Marcó un récord de imbatibilidad en 2010 con 337 minutos, superando a Ladislao Mazurkiewicz, quien tenía 269. Y además, el pasado miércoles 20 junio, en el partido frente a Arabia Saudita, igualó al mismo arquero con 13 presencias en mundiales (récord que romperá el próximo lunes 25 cuando él y sus compañeros enfrenten a Rusia por la tercer fecha de la fase de grupos). Así es la vida del que pudo ser Pedro Pablo, pero al final fue Fernando. El arquero con DNI argentino, pero ciento por ciento uruguayo.

Lunes 16 de junio de 1986, México. Maradona le da la pelota a Batista. El Checho traba, gana y se la pasa a Burruchaga, por la derecha, desborda y se la da a Valdano que es defendido por los zagueros uruguayos. La pelota pasa pidiendo permiso hacia el medio del área y aparece Pedro Pablo Pasculli, quien mete el 1-0 a favor de la Argentina frente a Uruguay por los octavos de final de la Copa del Mundo. El equipo argentino ganaría ese partido y pasaría a los cuartos de final, para luego ser campeón mundial.

Lunes 16 de junio de 1986, Buenos Aires, Argentina. Nacía el hijo de Norma Micol y de Hugo Muslera. Nacía en suelo albiceleste, Fernando Muslera. Paradójicamente minutos después de aquel gol de Pasculli a Uruguay. ¿Por qué paradójicamente? Porque Fernando Muslera, años más tarde se nacionalizaría uruguayo y sería una de las grandes figuras de los Charrúas defendiendo los tres palos.

Según cuenta su madre, Norma, esto es lo que les dijo a ella y a su marido el partero (sin saber que ambos eran uruguayos): “Con lo que costaron el parto y el partido, me imagino que le pondrán Pedro Pablo”. Algo que no pasó. El nombre viene de Fernando Morena, histórico goleador uruguayo, del cual la madre del arquero era fanática. El nombre de futbolista estaba, lo que nunca coincidió fue la nacionalidad. Ocho meses más tarde, la familia Muslera volvió a Uruguay y a partir de allí, comenzó algo nuevo para Fernando.

Desde chiquito le gustó el fútbol. La posición de centrodelantero en el baby era la suya, pero por falta de arquero en el equipo, Muslera marchó bajo los tres palos. Debutó en primera a sus 18 años en el arco de Montevideo Wanderers, donde estuvo por cuatro años. Un grande de Uruguay puso sus ojos en él y en sus guantes: Nacional. Pero no fue color de rosas su estadía allí. En dos temporadas sólo disputó cinco partidos. Luego de la poca continuidad llegó el momento de Europa. El viejo continente. Italia y Lazio esperaban la llegada del arquero. Muslera fue de menor a mayor (en apariciones). La primera temporada y media fue suplente, pero luego desplazó a Juan Pablo Carrizo y se adueñó del arco hasta la temporada 2010/11. Desde ahí hasta la actualidad es amo yseñor de los tres palos y múltiple campeón con el Galatasaray de Turquía.

Con la Selección de Uruguay también tiene su historia. Supo estar presente en las categorías menores Sub17 y también en la Sub20. Y para las Eliminatorias de Sudáfrica 2010, en el partido en que los dirigidos por Oscar Washington Tabárez enfrentaron a Ecuador en Quito, Fernando Muslera se calzó los guantes, la casaca celeste y debutó en la selección mayor. Jugó en Sudáfrica 2010, salió campeón en la Copa América del 2011, viajó a suelo brasilero para defender el arco en 2014 y ahora en las últimas hojas de su pasaporte tiene la estampa de Rusia.

Marcó un récord de imbatibilidad en 2010 con 337 minutos, superando a Ladislao Mazurkiewicz, quien tenía 269. Y además, el pasado miércoles 20 junio, en el partido frente a Arabia Saudita, igualó al mismo arquero con 13 presencias en mundiales (récord que romperá el próximo lunes 25 cuando él y sus compañeros enfrenten a Rusia por la tercer fecha de la fase de grupos). Así es la vida del que pudo ser Pedro Pablo, pero al final fue Fernando. El arquero con DNI argentino, pero ciento por ciento uruguayo.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Rusia 2018

¿Qué estaban haciendo los campeones del mundo hace cuatro años?

Desde la edición de Brasil a Rusia, son pocos los jugadores franceses que se mantuvieron dentro de la plantilla y pudieron levantar la Copa. ¿Dónde estaban en el 2014?

Rusia 2018

Deschamps, el bicampeón

Desde sus inicios en el rugby, el entrenador de la Francia campeona ya indicaba el carácter y la personalidad que mantuvo durante su mandato a partir de julio de 2012.

Rusia 2018

Mbappé, preparado para heredar el trono mundial

Con 19 años, es el mejor jugador joven de Rusia 2018: el planeta fue a ver a Lionel Messi y a Cristiano Ronaldo pero se encontró con Kylian Mbappé.