En un partido envuelto por la presión que generaron algunos jugadores, el equipo dirigido por Vladimir Petkovic venció a Serbia y quedó al borde de la clasificación.

Suiza y una victoria con diferencias políticas

Lorenzo Falcón

28 DE MARZO DE 2018

Suiza le ganó 2 a 1 a Serbia en lo que fue el partido con mayor condimento político en lo que va de la Copa del Mundo. Las Águilas Blancas, que le habían ganado a Costa Rica en el primer partido del Grupo E, comenzaron mejor y consiguieron ponerse en ventaja a los seis minutos del primer tiempo con gol de Aleksandar Mitrovic. En la segunda parte comenzó la reacción de Suiza de la mano de sus jugadores de origen balcánico, de los países surgidos después de la desintegración de Yugoslavia, que aún hoy tienen problemas con Serbia.
El empate llegó gracias a un disparo de afuera del área de Granit Xhaka. El festejó fue una locura, sus manos formaron un águila en referencia al símbolo nacional albanés, de donde se origina su familia, mojándole la oreja a los serbios. Xhaka, actual jugador del Arsenal inglés, siempre mostró su compromiso con la causa albano-kosovar. De hecho, celebra los aniversarios de la independencia de Kosovo cada 17 de febrero. El 10 suizo también tiene a su hermano, Taulant, defendiendo los colores rojo y negro de la selección de Albania. En la Eurocopa pasada, el sorteo de las fases de grupos los enfrentó. Ahí se pudo ver a su madre con la cara pintada de ambas banderas.
A los 90 minutos, con el partido casi finalizado, llegó otra mala noticia para Serbia. Tras una contra rápida de Suiza la pelota le quedó a Xherdan Shaquiri -jugador del Stoke City de Inglaterra- quien definió suave mano a mano con el arquero para anotar el 2 a 1 final.
Shaquiri, nacido en Kosovo en 1991 (todavía Yugoslavia) y que residió en Albania de pequeño antes de instalarse en Suiza, fue el primero en calentar la previa del encuentro por usar en sus botines la bandera de su país natal, el cual el gobierno serbio no reconoce como independiente. En la cara de Shaquiri se vio la felicidad, en la corrida del festejo el águila albanesa volvió a dibujarse en las manos. Los silbidos que recibió todo el partido parecieron no importarle. Suiza quedó a un paso de la clasificación a los octavos de final.
El grupo se va a cerrar con Serbia, que necesita ganarle a Brasil para clasificarse, mientras que el seleccionado dirigido por Vladimir Petkovic, que también es de origen balcánico, enfrentará a Panamá, que ya está eliminada del torneo.

Suiza le ganó 2 a 1 a Serbia en lo que fue el partido con mayor condimento político en lo que va de la Copa del Mundo. Las Águilas Blancas, que le habían ganado a Costa Rica en el primer partido del Grupo E, comenzaron mejor y consiguieron ponerse en ventaja a los seis minutos del primer tiempo con gol de Aleksandar Mitrovic. En la segunda parte comenzó la reacción de Suiza de la mano de sus jugadores de origen balcánico, de los países surgidos después de la desintegración de Yugoslavia, que aún hoy tienen problemas con Serbia.

El empate llegó gracias a un disparo de afuera del área de Granit Xhaka. En la locura del festejo, sus manos formaron un águila en referencia al símbolo nacional albanés, de donde se origina su familia, mojándole la oreja a los serbios. Xhaka, actual jugador del Arsenal inglés, siempre mostró su compromiso con la causa albano-kosovar. De hecho, celebra los aniversarios de la independencia de Kosovo cada 17 de febrero. El 10 suizo también tiene a su hermano, Taulant, defendiendo los colores rojo y negro de la selección de Albania. En la Eurocopa pasada, el sorteo de las fases de grupos los enfrentó. Ahí se pudo ver a su madre con la cara pintada de ambas banderas. A los 90 minutos, con el partido casi finalizado, llegó otra mala noticia para Serbia. Tras una contra rápida de Suiza la pelota le quedó a Xherdan Shaqiri -jugador del Stoke City de Inglaterra- quien definió suave mano a mano con el arquero para anotar el 2 a 1 final.

Shaquiri, nacido en Kosovo en 1991 (todavía Yugoslavia) y que residió en Albania de pequeño antes de instalarse en Suiza, fue el primero en calentar la previa del encuentro por usar en sus botines la bandera de su país natal, el cual el gobierno serbio no reconoce como independiente. En la cara de Shaquiri se vio la felicidad, en la corrida del festejo el águila albanesa volvió a dibujarse en las manos. Los silbidos que recibió todo el partido parecieron no importarle. Suiza quedó a un paso de la clasificación a los octavos de final.

El grupo se va a cerrar con Serbia, que necesita ganarle a Brasil para clasificarse, mientras que el seleccionado dirigido por Vladimir Petkovic, que también es de origen balcánico, enfrentará a Costa Rica, que ya está eliminada del torneo.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Rusia 2018

Breves apuntes de lo que dejó Rusia 2018

Más de un mes, 64 partidos, un campeón y un sinfín de flecos para no dejar de pensar el Mundial.

Rusia 2018

¿Qué estaban haciendo los campeones del mundo hace cuatro años?

Desde la edición de Brasil a Rusia, son pocos los jugadores franceses que se mantuvieron dentro de la plantilla y pudieron levantar la Copa. ¿Dónde estaban en el 2014?

Rusia 2018

Deschamps, el bicampeón

Desde sus inicios en el rugby, el entrenador de la Francia campeona ya indicaba el carácter y la personalidad que mantuvo durante su mandato a partir de julio de 2012.