En su debut en Rusia 2018, el equipo inglés superó a Túnez y comenzó a desligarse del miedo que lo persigue desde la Copa del Mundo en Brasil.

Inglaterra ganó y alejó a los fantasmas del último Mundial

Franco Fagioli (@FranFagioli)

28 DE MARZO DE 2018

En el Volgogrado Arena, Inglaterra aprovechó la astucia de su goleador Harry Kane y superó 2-1 a Túnez por el Grupo G. La preocupación de sus hinchas, acechados por el miedo de volver a vivir una experencia similar a la del Mundial de Brasil, estuvo presente hasta los últimos minutos.
El fútbol cambió y las diferencias entre las grandes potencias y los equipos que no poseen grandes figuras ya no son tan determinantes. En una Copa del Mundo que atenta contra cualquier prode, las estrategias y los planteos tácticos se adueñaron de la mayoría de los partidos. En este caso, Túnez estuvo a solo tres minutos de lograr un agónico empate.
Cuando parecía que Inglaterra tenía el partido controlado por el gol de Harry Kane, una falta inocente de Kyle Walker y un penal -el octavo en 13 partidos disputados durante este Mundial- marcado por Ferjani Sassi a los 34 minutos le dio el empate a Túnez, que en su quinta participación mundialista buscará quedarse con la hazaña de clasificarse por primera vez en su historia a los octavos de final. A partir de ese momento, los tunecinos se agruparon en defensa y jugaron con la impotencia de su rival, que no reaccionó hasta los últimos minutos. Una nueva aparición de Harry Kane que terminó con otro grito de gol, alivió al equipo y a todos sus fanáticos, que cargan con el peso de haber sufrido los últimos resultados de Inglaterra en los Mundiales.
En los últimos 20 años, la mejor actuación del país europeo llegó hasta los cuartos de final, instancia que alcanzó en Corea y Japón 2002 y en Alemania 2006. El momento más inesperado llegó en 2014 con la eliminación en la fase de grupos. A partir de allí, el entrenador Gareth Southgate llevó a cabo una renovación profunda relacionada con el estilo de juego y con los futbolistas que deben plasmarla en el campo de juego. Con respecto al Mundial de Brasil, para esta ocasión repitió la convocatoria de cinco jugadores, de los cuales solo dos fueron titulares: Gary Cahill, Phil Jones, Jordan Henderson, Daniel Welbeck y Raheem Sterling.
Con un proyecto en la espalda que apunta a Qatar 2022, Inglaterra deberá afrontar los próximos dos partidos ante Bélgica y ante Panamá con el objetivo de avanzar a los octavos de final y de alejar definitivamente a los fantasmas que quedaron de la eliminación en el último Mundial de Brasil.

En el Volgogrado Arena, Inglaterra aprovechó la astucia de su goleador Harry Kane y superó 2-1 a Túnez por el Grupo G. La preocupación de sus hinchas, acechados por el miedo de volver a vivir una experiencia similar a la del Mundial de Brasil, estuvo presente hasta los últimos minutos.

El fútbol cambió y las diferencias entre las grandes potencias y los equipos que no poseen grandes figuras ya no son tan determinantes. En una Copa del Mundo que atenta contra cualquier prode, las estrategias y los planteos tácticos se adueñaron de la mayoría de los partidos. En este caso, Túnez estuvo a solo tres minutos de quedarse con un histórico empate.

Cuando parecía que Inglaterra tenía el partido controlado por el gol de Harry Kane, una falta inocente de Kyle Walker y un penal -el octavo en 13 partidos disputados durante este Mundial- marcado por Ferjani Sassi a los 34 minutos le dio el empate a Túnez, que en su quinta participación mundialista buscará quedarse con la hazaña de clasificarse por primera vez en su historia a los octavos de final. A partir de ese momento, los tunecinos se agruparon en defensa y jugaron con la impotencia de su rival, que no reaccionó hasta los últimos minutos. Una nueva aparición del artillero del Tottenham que terminó con otro grito de gol, alivió al equipo y a todos sus fanáticos, que cargan con el peso de haber sufrido los últimos resultados de Inglaterra en los Mundiales.

En los últimos 20 años, las mejores actuaciones del país europeo se dieron en Corea y Japón 2002 y en Alemania 2006, donde alcanzó los cuartos de final. El momento más inesperado llegó en 2014 con la eliminación en la fase de grupos. A partir de allí, el entrenador Gareth Southgate llevó a cabo una renovación profunda relacionada con el estilo de juego y con los futbolistas que deben plasmarlo en la cancha. Con respecto al Mundial de Brasil, para esta ocasión repitió la convocatoria de cinco jugadores, de los cuales solo dos fueron titulares: Gary Cahill, Phil Jones, Jordan Henderson, Daniel Welbeck y Raheem Sterling.

Con un proyecto en la espalda que apunta a Qatar 2022, Inglaterra deberá afrontar los próximos dos partidos ante Bélgica y ante Panamá con el objetivo de avanzar a los octavos de final y de alejar definitivamente a los fantasmas que quedaron de la eliminación en el último Mundial de Brasil.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Rusia 2018

Breves apuntes de lo que dejó Rusia 2018

Más de un mes, 64 partidos, un campeón y un sinfín de flecos para no dejar de pensar el Mundial.

Rusia 2018

¿Qué estaban haciendo los campeones del mundo hace cuatro años?

Desde la edición de Brasil a Rusia, son pocos los jugadores franceses que se mantuvieron dentro de la plantilla y pudieron levantar la Copa. ¿Dónde estaban en el 2014?

Rusia 2018

Deschamps, el bicampeón

Desde sus inicios en el rugby, el entrenador de la Francia campeona ya indicaba el carácter y la personalidad que mantuvo durante su mandato a partir de julio de 2012.