El Mundial de Argentina 1978 fue la última vez que Brasil debutó con un empate. Por aquel entonces igualó con Suecia 1 a 1 como lo hizo esta tarde ante Suiza, dejando a Serbia en el primer puesto del grupo E, luego de la primera jornada.

Hace 40 años que Brasil no empataba en el primer partido

Rodrigo Brusco @RodriBrusco

28 DE MARZO DE 2018

El Mundial de Argentina 1978 fue la última vez que Brasil debutó con un empate. Por aquel entonces enfrentó a Suecia e igualó 1 a 1 como lo hizo esta tarde ante Suiza dejando abierto el grupo E que colocó en el primer puesto a Serbia luego de la primera jornada.
Parecía que los arranques de las Copas Mundiales eran ideales para la verde amarela, pero el fútbol es dinámica de lo impensado, como decía Dante Panzeri, y nadie es infalible. Cuarenta años después de aquel partido, los brasileños liderados por Neymar no pudieron cantar victoria. Daría la sensación de que esta camada de jugadores estuviera ligada al pasado más amargo de los Canarinhos. Primero, tal como les pasó en 1950, se despidieron sin poder coronar el Mundial disputado en casa en 2014, en el que quedó eliminado tras el Mineirazo que le propició Alemania, y ahora le tocó el sabor amargo de debutar sin un triunfo después de 40 años.
En aquella competición en Argentina, Brasil se presentó en el estadio José María Minella y comenzó perdiendo con gol de Thomas Sjoberg a los 37 minutos pero logró igualar el resultado a segundos del cierre del primer tiempo cuando José Reinaldo de Lima puso el 1 a 1 definitivo en el marcador. A pesar de los reiterados intentos del segundo tiempo, nada modificó el tanteador y los conducidos por Claudio Coutinho se llevaron un punto de Mar del Plata.
Ese apellido se repitió 4 décadas después, en este caso fue el jugador Philippe Coutinho quien abrió el marcador que luego empataría Steven Zuber para decretar la paridad final entre Brasileños y Suizos demostrando que no hay favoritos más allá de lo que digan las acciones de juego y que para ganar, no solo hay que jugar mejor que el rival.
Este viernes, los sudamericanos deberán enfrentar a Costa Rica por la segunda fecha del grupo E con la presión de ganar para luchar mano a mano el liderazgo del grupo en la última jornada cuando disputen su último partido ante Serbia. A priori, los cálculos parecían auspiciosos, pero ahora se especula con un probable cruce entre alemanes y brasileños por octavos de final, un partido que sin dudas reavivará viejos fantasmas que los sudamericanos, prefieren olvidar.
Rusia 2018 ha empezado a dar sorpresas y los "Goliat" están siendo vencidos por los "David", porque el fútbol actual entiende de favoritos, pero no de números puestos. A priori, los grandes candidatos no han podido ganar sus partidos y las dudas acerca del desarrollo deportivo del Mundial comienza a acrecentarse. Tal vez, llegó el tiempo de que los débiles hagan caer los imperios de los más fuertes.

Parecía que los arranques de las Copas Mundiales eran ideales para la verde amarela, pero el fútbol es dinámica de lo impensado, como decía Dante Panzeri, y nadie es infalible. Cuarenta años después de aquel partido, los brasileños liderados por Neymar no pudieron cantar victoria. Daría la sensación de que esta camada de jugadores estuviera ligada al pasado más amargo de los Canarinhos. Primero, tal como les pasó en 1950, se despidieron sin poder coronar el Mundial disputado en casa en 2014, en el que quedó eliminado tras el Mineirazo que le propició Alemania, y ahora le tocó el sabor amargo de debutar sin un triunfo después de 40 años.
En aquella competición en Argentina, Brasil se presentó en el estadio José María Minella y comenzó perdiendo con gol de Thomas Sjoberg a los 37 minutos pero logró igualar el resultado a segundos del cierre del primer tiempo cuando José Reinaldo de Lima puso el 1 a 1 definitivo en el marcador. A pesar de los reiterados intentos del segundo tiempo, nada modificó el tanteador y los conducidos por Claudio Coutinho se llevaron un punto de Mar del Plata.
Ese apellido se repitió 4 décadas después, en este caso fue el jugador Philippe Coutinho quien abrió el marcador que luego empataría Steven Zuber para decretar la paridad final entre Brasileños y Suizos demostrando que no hay favoritos más allá de lo que digan las acciones de juego y que para ganar no solo hay que jugar mejor que el rival.
Este viernes los sudamericanos deberán enfrentar a Costa Rica por la segunda fecha con la presión de ganar para luchar mano a mano el liderazgo del grupo E en la última jornada cuando disputen su último partido ante Serbia. A priori, los cálculos parecían auspiciosos, pero ahora se especula con un probable cruce entre alemanes y brasileños por octavos de final, un partido que sin dudas reavivará viejos fantasmas que los sudamericanos prefieren olvidar.
Rusia 2018 ha empezado a dar sorpresas y los "Goliat" están siendo vencidos por los "David", porque el fútbol actual entiende de favoritos, pero no de números puestos. Los grandes candidatos no han podido ganar sus partidos y las dudas acerca del desarrollo deportivo del Mundial comienza a acrecentarse. Tal vez, llegó el tiempo de que los débiles hagan caer los imperios de los más fuertes.

VIDEO

Brasil de la A a la Z

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Rusia 2018

Breves apuntes de lo que dejó Rusia 2018

Más de un mes, 64 partidos, un campeón y un sinfín de flecos para no dejar de pensar el Mundial.

Rusia 2018

¿Qué estaban haciendo los campeones del mundo hace cuatro años?

Desde la edición de Brasil a Rusia, son pocos los jugadores franceses que se mantuvieron dentro de la plantilla y pudieron levantar la Copa. ¿Dónde estaban en el 2014?

Rusia 2018

Deschamps, el bicampeón

Desde sus inicios en el rugby, el entrenador de la Francia campeona ya indicaba el carácter y la personalidad que mantuvo durante su mandato a partir de julio de 2012.