Ekaterimburgo Arena, el estadio más oriental del Mundial de Rusia, albergó el segundo partido de la competición: los uruguayos vencieron 1 a 0 a Egipto en su debut.

 

Uruguay, con la frente en alto

Nahuel Gala @NahueGala

28 DE MARZO DE 2018

Cuarenta y ocho años pasaron desde la última apertura victoriosa de La Celeste en una Copa del Mundo. En México 1970 había hecho lo propio ante Israel por 2 a 0 y, luego de tres igualdades y tres caídas en las siguientes primeras apariciones, concluyó un partido con triunfo. Los africanos siguen sin ganar en la historia de los Mundiales con dos empates y tres derrotas y los sudamericanos jamás cayeron ante equipos de ese continente contabilizando el 3 a 3 con Senegal en 2002, la goleada 3 a 0 ante Sudáfrica y el empate 1 a 1 con Ghana en 2010.

José María Giménez, el autor del gol, sentenció un encuentro repleto de nerviosismo que, al comienzo del mismo, parecía no pertenecerle a ninguno. El defensor del Atlético Madrid se convirtió en el primer uruguayo en anotar en tierras europeas en una Copa del Mundo y lo hizo a tan solo un minuto del cierre. Tras un gran tiro de esquina de Carlos Sánchez, Giménez se elevó para impactar el balón con su frente bien alta y así darle los primeros 3 puntos a su selección.

Tras 28 años, los egipcios volvieron a disputar un Mundial. Héctor Cúper, entrenador argentino, decidió ser precavido y resguardar a Mohamed Salah, estrella del Liverpool, debido al golpe que sufrió en la final de la UEFA Champions League del pasado 26 de mayo en Kiev, Ucrania. Por su parte, Óscar Tabárez –de los 32 directores técnicos que están en Rusia, es el que hace más tiempo está al mando de su seleccionado con 12 años– optó por la juventud de Rodrigo Bentancur (20), Nahitan Nández (22) y Giorgian de Arrascaeta (24). Inexperiencia en este tipo de competencias, pero garantía de frescura. Bentancur, futbolista de la Juventus de Italia, se convirtió en el jugador uruguayo con más toques de balón (104) y su compatriota Guillermo Varela el que más pases correctos dio (76, con el 96% de efectividad) en un partido de Copa del Mundo desde Inglaterra 1966.

Aunque la propuesta del entrenador uruguayo se asemejaba con la tenencia del balón y la distribución en el ataque con los reconocidos delanteros Luis Suárez y Edinson Cavani, Egipto se armó de ilusión y le arrebató el protagonismo al elenco dos veces campeón del certamen en la primera mitad. Los norteafricanos extendieron su sequía de victorias en Mundiales a 5 partidos. Solamente Honduras (9), Nueva Zelanda, El Salvador y Bolivia (6) lo superan.

A lo largo del encuentro, los faraones fueron desdibujando su actuación y La Celeste, con el ingreso de Cristian Rodríguez y Carlos Sánchez en el complemento, intercambió energía novata por un salto de calidad. Fue complicado por el equipo de Cúper, pero en la segunda mitad supo deshacerse de las falencias que sufrió en el inicio y convirtió en figura al arquero rival, Mohamed El-Shenawy, que se despachó con tres grandes atajadas a lo largo de los 90 minutos.

Los Faraones extrañaron a Salah por su velocidad y explosividad en la ofensiva, pero, a pesar de la derrota, saben que hicieron un gran partido y que le esperan Rusia y Arabia Saudita en las siguientes jornadas de la competición en busca de su primera victoria en la historia de la Copa del Mundo.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Rusia 2018

Breves apuntes de lo que dejó Rusia 2018

Más de un mes, 64 partidos, un campeón y un sinfín de flecos para no dejar de pensar el Mundial.

Rusia 2018

¿Qué estaban haciendo los campeones del mundo hace cuatro años?

Desde la edición de Brasil a Rusia, son pocos los jugadores franceses que se mantuvieron dentro de la plantilla y pudieron levantar la Copa. ¿Dónde estaban en el 2014?

Rusia 2018

Deschamps, el bicampeón

Desde sus inicios en el rugby, el entrenador de la Francia campeona ya indicaba el carácter y la personalidad que mantuvo durante su mandato a partir de julio de 2012.