Solo cinco futbolistas de la delegación argentina que disputará el Mundial tuvieron un paso como sparrings de la Mayor. 

Los jugadores de la Selección que fueron sparrings y hoy estarán en Rusia

Joaquín Grasso

28 DE MARZO DE 2018

Es habitual que periodistas y adeptos al fútbol aludan al término sparring cada vez que la Selección Argentina realiza su etapa de preparación previa a una Copa del Mundo. Apropiado del diccionario boxístico, se refiere a un grupo selecto de juveniles, mayormente de las categorías Sub-19 y Sub-20, que está a disposición del cuerpo técnico de turno para entrenarse y realizar trabajos específicos junto a la Mayor.
Si bien los convocados son chicos de un enorme potencial futbolístico con sueños de representar al país en un futuro cercano, pocos tuvieron la oportunidad de cambiarse al bando de los mundialistas. La lista se reduce a Roberto Sensini, Javier Mascherano, Pablo Zabaleta, Ángel Di María, Federico Fazio, Gabriel Mercado y Nicolás Tagliafico.
La implementación de esta modalidad se efectuó en mayo de 1986. Un joven Roberto Sensini, sin lugar en Newell's, se sumó al grupo del Club Renato Cesarini que secundó a la Selección Argentina en México. Su tarea era cumplir las exigencias del entrenador Carlos Bilardo en cada ensayo. “Nos hacían parar tácticamente como Corea del Sur; y también practicábamos jugadas de pelota parada”, expresó el exzaguero central a La Nación a principios de este año. Su productiva actuación ante Maradona y compañía dio el puntapié inicial a su carrera: una segunda chance en Newell's, gozando de un gran nivel durante tres temporadas, y el llamado para Italia 1990.
De esta manera, Sensini se convirtió en el primer sparring nacional en jugar una Copa del Mundo. Posteriormente estuvo presente en Estados Unidos 1994 y Francia 1998. “Yo pasé de verlo entrenar a Diego en junio del '86 a ser su compañero”, manifestó al diario La Capital, de Rosario, en 2014.
Después de 16 años recién pudo registrarse una situación similar. Para Corea-Japón 2002, el director técnico Marcelo Bielsa designó un Grupo de Apoyo compuesto por futbolistas de la Sub-20. Pablo Zabaleta y Javier Mascherano aún no habían debutado en la Primera de sus clubes pero, con 17 y 18 años respectivamente, se fogueaban marcando de igual a igual en cada práctica a figuras como Pablo Aimar, Gabriel Batistuta y Hernán Crespo. Años más tarde, tuvieron su chance mundialista.
“Después de la eliminación en 2002, Matías Almeyda se acercó y me dijo que el próximo Campeonato del Mundo iba a ser mío”, confió un joven Mascherano a Clarín, en 2004. Y ese presagio se hizo realidad: el volante central, que actualmente es el jugador con más presencias en la Selección Argentina (143), debutó como titular en la victoria 2-1 ante Costa de Marfil en Alemania 2006 y desde aquella oportunidad no faltó a ninguna edición. Fue subcampeón en Brasil 2014 y ganador de dos medallas de oro olímpicas –en Atenas 2004 y Beijing 2008–. “Mi momento en la Selección ha sido un sueño, pero no es tiempo de hacer análisis. Rusia es mi última chance de lograr algo importante con el equipo”, afirmó en conferencia de prensa, el pasado 23 de mayo.
“En los ejercicios, Bielsa siempre me hacía cumplir la función de Zanetti, quien me terminó regalando su camiseta”, recordó Zabaleta en La Nación, en 2014. El lateral derecho, por varias lesiones y decisiones técnicas, debió postergar su estreno, que finalmente sucedió en el triunfo 2-1 frente a Bosnia en Brasil 2014. Logró el segundo puesto en el Mundial pasado y un oro olímpico en Beijing 2008. En total suma 44 participaciones con la Mayor.
Tras la salida de Bielsa del mando nacional, José Pékerman fue designado para ocupar el cargo vacante. Aquel formador, que tantos logros obtuvo con las selecciones menores, tenía el desafío de llevar a la Argentina a lo más alto. De esta manera, para Alemania 2006 se repitió la forma de trabajo con juveniles en los ensayos. En aquel grupo resaltaron Ángel Di María, Federico Fazio y Gabriel Mercado.
Di María ya eludía rivales con facilidad en la Primera de Rosario Central cuando fue elegido como sparring. Con 17 años exhibía en cada práctica todo su talento sin que condicionen su juego las presencias de los futbolistas históricos. “Como recuerdo me llevo que, después del primer entrenamiento cuando ganamos 1 a 0 e hice el gol yo, Pékerman y todos los muchachos me vinieron a felicitar”, le contó a La Nación en 2014. Su debut fue en Sudáfrica 2010, en la victoria 1-0 contra Nigeria; luego compitió en Brasil 2014 y ahora está entre los citados a Rusia 2018. En su palmarés con el seleccionado, cuenta con un segundo puesto en Brasil 2014 y un oro olímpico en Beijing 2008. Suma, en 94 apariciones, 19 goles y 25 asistencias.
Los casos de Fazio y Mercado son similares. Pasados 12 años, esos jóvenes defensores de Ferro y Racing, respectivamente, que derrochaban sus energías procurando sacarle la pelota a un tal Lionel Messi tendrán su momento en Rusia 2018, esta vez en el mismo equipo que el 10. “Por la edad tenía que ser sparring como nosotros, pero estaba del otro lado y no había manera de descifrarlo. No lo podíamos parar", afirmó el jugador de Roma sobre el capitán argentino, en La Nación, en 2015. El marcador central suma 9 cotejos con la celeste y blanca y una medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008; mientras que el lateral derecho cuenta con 11 presencias y un subcampeonato en la Copa América 2016.
El último caso se dará este año en Rusia: Nicolás Tagliafico se convertirá en el séptimo sparring en disputar un Campeonato Mundial. El lateral zurdo, quien apenas suma cuatro partidos con la camiseta albiceleste, fue parte del combinado de apoyo en Sudáfrica 2010. “Tuve la suerte de jugar en todos los conjuntos juveniles, pero esto es algo diferente. Estar en la Copa del Mundo es un orgullo”, aseguró el ex Independiente, en una entrevista con Fox Sports, el 27 de mayo de este año.
En el conjunto auxiliar para Brasil 2014 se destacaron tres jóvenes que depositan todas sus esperanzas en Qatar 2022: Emanuel Mammana, zaguero central, Fabricio Bustos, lateral derecho, y Giovanni Simeone, delantero centro. Por el lado de los defensores, ambos fueron convocados por Jorge Sampaoli en las diversas giras, pero Mammana, por una lesión ligamentaria, y Bustos, por decisión técnica, no figuraron en la lista definitiva. Diferente fue la situación de Simeone, de gran temporada en Fiorentina, quien estuvo en la mira del entrenador, pero nunca fue citado. “Llegar al Mundial y ganarlo sería lo máximo de lo máximo”, señaló el atacante a Infobae, en 2015.
El director técnico de la Sub-20, Sebastián Beccacece, citó a 22 sparrings que acompañarán a la Selección en Rusia 2018. Varios de ellos (Elías Pereyra, Francisco Álvarez, Tomás Chancalay, Brian Galván, Cristian Ojeda, Maximiliano Lovera, Francisco Ortega y Gastón Verón) ya sumaron minutos en la Primera de sus equipos y, tal como el resto de sus compañeros, aspiran emular aquella particularidad que inició Sensini hace 32 años.

Es habitual que periodistas y adeptos al fútbol aludan al término sparring cada vez que la Selección Argentina realiza su etapa de preparación previa a una Copa del Mundo. Apropiado del diccionario boxístico, se refiere a un grupo selecto de juveniles, mayormente de las categorías Sub-19 y Sub-20, que está a disposición del cuerpo técnico de turno para entrenarse y realizar trabajos específicos junto a la Mayor.

Si bien los convocados son chicos de un enorme potencial futbolístico con sueños de representar al país en un futuro cercano, pocos tuvieron la oportunidad de cambiarse al bando de los mundialistas. La lista se reduce a Roberto Sensini, Javier Mascherano, Pablo Zabaleta, Ángel Di María, Federico Fazio, Gabriel Mercado y Nicolás Tagliafico.

La implementación de esta modalidad se efectuó en mayo de 1986. Un joven Roberto Sensini, sin lugar en Newell's, se sumó al grupo del Club Renato Cesarini que secundó a la Selección Argentina en México. Su tarea era cumplir las exigencias del entrenador Carlos Bilardo en cada ensayo. “Nos hacían parar tácticamente como Corea del Sur; y también practicábamos jugadas de pelota parada”, expresó el exzaguero central a La Nación a principios de este año. Su productiva actuación ante Maradona y compañía dio el puntapié inicial a su carrera: una segunda chance en Newell's, gozando de un gran nivel durante tres temporadas, y el llamado para Italia 1990.

De esta manera, Sensini se convirtió en el primer sparring nacional en jugar una Copa del Mundo. Posteriormente estuvo presente en Estados Unidos 1994 y Francia 1998. “Yo pasé de verlo entrenar a Diego en junio del '86 a ser su compañero”, manifestó al diario La Capital, de Rosario, en 2014.
Después de 16 años recién pudo registrarse una situación similar. Para Corea-Japón 2002, el director técnico Marcelo Bielsa designó un Grupo de Apoyo compuesto por futbolistas de la Sub-20. Pablo Zabaleta y Javier Mascherano aún no habían debutado en la Primera de sus clubes pero, con 17 y 18 años respectivamente, se fogueaban marcando de igual a igual en cada práctica a figuras como Pablo Aimar, Gabriel Batistuta y Hernán Crespo. Años más tarde, tuvieron su chance mundialista.

Después de la eliminación en 2002, Matías Almeyda se acercó y me dijo que el próximo Campeonato del Mundo iba a ser mío”, confió un joven Mascherano a Clarín, en 2004. Y ese presagio se hizo realidad: el volante central, que actualmente es el jugador con más presencias en la Selección Argentina (143), debutó como titular en la victoria 2-1 ante Costa de Marfil en Alemania 2006 y desde aquella oportunidad no faltó a ninguna edición. Fue subcampeón en Brasil 2014 y ganador de dos medallas de oro olímpicas –en Atenas 2004 y Beijing 2008–. “Mi momento en la Selección ha sido un sueño, pero no es tiempo de hacer análisis. Rusia es mi última chance de lograr algo importante con el equipo”, afirmó en conferencia de prensa, el pasado 23 de mayo.

En los ejercicios, Bielsa siempre me hacía cumplir la función de Zanetti, quien me terminó regalando su camiseta”, recordó Zabaleta en La Nación, en 2014. El lateral derecho, por varias lesiones y decisiones técnicas, debió postergar su estreno, que finalmente sucedió en el triunfo 2-1 frente a Bosnia en Brasil 2014. Logró el segundo puesto en el Mundial pasado y un oro olímpico en Beijing 2008. En total suma 44 participaciones con la Mayor.
Tras la salida de Bielsa del mando nacional, José Pékerman fue designado para ocupar el cargo vacante. Aquel formador, que tantos logros obtuvo con las selecciones menores, tenía el desafío de llevar a la Argentina a lo más alto. De esta manera, para Alemania 2006 se repitió la forma de trabajo con juveniles en los ensayos. En aquel grupo resaltaron Ángel Di María, Federico Fazio y Gabriel Mercado.

Di María ya eludía rivales con facilidad en la Primera de Rosario Central cuando fue elegido como sparring. Con 17 años exhibía en cada práctica todo su talento sin que condicionen su juego las presencias de los futbolistas históricos. “Como recuerdo me llevo que, después del primer entrenamiento cuando ganamos 1 a 0 e hice el gol yo, Pékerman y todos los muchachos me vinieron a felicitar”, le contó a La Nación en 2014. Su debut fue en Sudáfrica 2010, en la victoria 1-0 contra Nigeria; luego compitió en Brasil 2014 y ahora está entre los citados a Rusia 2018. En su palmarés con el seleccionado, cuenta con un segundo puesto en Brasil 2014 y un oro olímpico en Beijing 2008. Suma, en 94 apariciones, 19 goles y 25 asistencias.

Los casos de Fazio y Mercado son similares. Pasados 12 años, esos jóvenes defensores de Ferro y Racing, respectivamente, que derrochaban sus energías procurando sacarle la pelota a un tal Lionel Messi tendrán su momento en Rusia 2018, esta vez en el mismo equipo que el 10. “Por la edad tenía que ser sparring como nosotros, pero estaba del otro lado y no había manera de descifrarlo. No lo podíamos parar", afirmó el jugador de Roma sobre el capitán argentino, en La Nación, en 2015. El marcador central suma 9 cotejos con la celeste y blanca y una medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008; mientras que el lateral derecho cuenta con 11 presencias y un subcampeonato en la Copa América 2016.

El último caso se dará este año en Rusia: Nicolás Tagliafico se convertirá en el séptimo sparring en disputar un Campeonato Mundial. El lateral zurdo, quien apenas suma cuatro partidos con la camiseta albiceleste, fue parte del combinado de apoyo en Sudáfrica 2010. “Tuve la suerte de jugar en todos los conjuntos juveniles, pero esto es algo diferente. Estar en la Copa del Mundo es un orgullo”, aseguró el ex Independiente, en una entrevista con Fox Sports, el 27 de mayo de este año.

En el conjunto auxiliar para Brasil 2014 se destacaron tres jóvenes que depositan todas sus esperanzas en Qatar 2022: Emanuel Mammana, zaguero central, Fabricio Bustos, lateral derecho, y Giovanni Simeone, delantero centro. Por el lado de los defensores, ambos fueron convocados por Jorge Sampaoli en las diversas giras, pero Mammana, por una lesión ligamentaria, y Bustos, por decisión técnica, no figuraron en la lista definitiva. Diferente fue la situación de Simeone, de gran temporada en Fiorentina, quien estuvo en la mira del entrenador, pero nunca fue citado. “Llegar al Mundial y ganarlo sería lo máximo de lo máximo”, señaló el atacante a Infobae, en 2015.

El director técnico de la Sub-20, Sebastián Beccacece, citó a 22 sparrings que acompañarán a la Selección en Rusia 2018. Varios de ellos (Elías Pereyra, Francisco Álvarez, Tomás Chancalay, Brian Galván, Cristian Ojeda, Maximiliano Lovera, Francisco Ortega y Gastón Verón) ya sumaron minutos en la Primera de sus equipos y, tal como el resto de sus compañeros, aspiran emular aquella particularidad que inició Sensini hace 32 años.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Grupo G

Bélgica dio el primer paso para consagrar a su mejor generación

A pesar del gran plantel, el equipo no pudo dar el golpe en los últimos torneos. En su debut en Rusia goleó por 3-0 a Panamá.

Suecia

Suecia le ganó la partida a Corea

La estrategia del entrenador para despistar a los espías suecos no sirvió de mucho y el conjunto escandinavo ganó por 1-0.

Género

Libertadoras de América

Mientras la pelota rueda por los estadios de Rusia, en Argentina se generó una revolución feminista por el aborto legal, seguro y gratuito que continúa su recorrido en América.