Con pincel en mano, Gilda Filato fusionó un ícono argentino y uno ruso con lo ocurrido con el Caballo de Troya para convertir un gol mundialista cargado de cultura e historia.

Matrioshka Mundialista, la obra de arte que une a argentinos y rusos

Joaquín Arias

28 DE MARZO DE 2018

Ocurre que hay un valioso motivo que amerita que la artista Gilda Filato hable y cuente: Matrioshka Mundialista, una de las tantas estrellas de su constelación de obras, pintada al óleo, de 1,30 metros de largo por 90 centímetros de ancho y que está exhibida en la Casa del Hincha de la Casa de Rusia en Buenos Aires (se inauguró el 10 de abril con la presencia de Claudio Tapia, presidente de la A.F.A). La única condición que la Galería Torres Barthe, (para la cual trabaja) le indicó era “unir a Argentina con Rusia y con la Casa del Hincha”. Y ella no solo combinó a una matrioshka -símbolo ruso de la familia y la maternidad- con hinchas albicelestes, sino que aportó el valor agregado de representar lo sucedido con el caballo de Troya. “No quise trabajar con Kremlins o catedrales; de entrada pensé en la matrioshka como ícono porque tiene que ver con el rol de la mujer también. Después pensé en el hincha y por último en Troya”, confiesa. “Mi hijo me dijo: ´mamá, ¿por qué no le ponés de nombre Matroya?´”, evoca entre risas.

Gilda, que ve los partidos de los Mundiales pero no se considera futbolera, disfruta pocas cosas como basar sus trabajos en “las actitudes y pensamientos de la gente común”. Este cuadro, que le demandó dos meses de realización, “mucho en comparación con otros”, según reconoce, no fue la excepción. “Pensé en la parte cultural y sociológica, en cómo reaccionan las personas. El argentino es muy hincha y muy entusiasta y quise transmitir sus ganas de ir a conquistar el Mundial”, enfatiza, mientras su café con crema en jarrito se cansa de esperarla. “Creo que las publicidades de televisión contribuyen a que el fanatismo de los hinchas argentinos sea tan grande”, agrega.

Que Matrioshka Mundialista presente la peculiaridad de que los aficionados sean minúsculos en comparación con la mamushka tiene explicación. “Cambié la escala para impactar”, justifica quien hace más de 20 años participa en talleres y se considera una autodidacta. Asimismo, asegura que investigó mucho para el diseño de la muñeca rusa y afirma que eligió esa gama de colores para que contrastaran con el celeste y blanco de la hinchada. “Los ojos son celestes por una cuestión artística, no por ser uno de los colores de la camiseta de la selección”, aduce.

Entre tantos condimentos, la obra gozó de uno poco frecuente para la pintora de Haedo: alcance. “Tuvo bastante repercusión, algo que no me imaginé. Lo vieron el embajador de Rusia y el Chiqui Tapia, por ejemplo”, exclama con una sonrisa que le invade el semblante. Y continúa, con la sinceridad a flor de piel: “Me llamó la atención que gente del fútbol se haya fijado en mi obra”.

Gilda Filato no conoce Rusia ni proyecta viajar para la Copa del Mundo. Sin embargo, ya la está jugando desde el oeste de la Provincia de Buenos Aires. La máxima competición deportiva no es una cita futbolística únicamente sino que dispone también de una dimensión cultural mayúscula. Ella lo sabe y lo expresa con óleo, una herramienta de comunicación que le place más que la palabra. Nunca me hubiese puesto a pensar hacer una obra para el Mundial pero si me llegara otra oferta de la Casa del Hincha la aceptaría, ¡seguro!”, admite risueña, optimista.

Producción y realización de la entrevista: Tatiana Milani, Nahuel Gala y Joaquín Arias

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Figuritas

Muslera, el argentino ciento por ciento uruguayo

El arquero es una de las piezas claves de la Selección de Uruguay, pero nació en suelo argentino.

Suiza

Suiza y una victoria con diferencias políticas

En un partido envuelto por la presión que generaron algunos jugadores, el equipo dirigido por Vladimir Petkovic venció a Serbia y quedó al borde de la clasificación.

Homofobia

Tarjeta roja a la homofobia en el fútbol

Pascal Erlachner confesó su homosexualidad y se puso al frente de la lucha  de miles contra la homofobia.