Capital Federal • T ° - H %

Ni el barro los detiene. Los Espartanos reproducen la pasión por el rugby dentro de las cuatro paredes de una cárcel. Una historia de superación personal.

El barro estuvo encantador

El Equipo presenció una curiosa práctica de Los Espartanos, el equipo de rugby que forman los convictos de la Unidad 48 de máxima seguridad de San Martín. Los muchachos disfrutaron chapaleando en una pileta de lodo en el mismo sitio donde dentro de poco estará la primera cancha de césped sintético del mundo construída en un penal.

COMPARTIR
Catalina Sarrabayrouse
16 de Marzo de 2017

Eran las 9.30 del martes y todos estaban ya listos para ir a la cancha a la espera de los entrenadores. Algunos con botines propios y otros con prestados, camisetas de fútbol o de rugby, el uniforme como siempre improvisado. Al llegar al Coliseo algunos nos sorprendimos, mientras ellos naturalizaban el campo de batalla donde jugarían al rugby: un charco gigante de color marrón donde solo un espacio pequeño estaba seco, el resto: barro.

Comenzó la entrada en calor, esquivar conitos naranjas y hacer algunos piques cortos parecía sencillo, pero todos sabían que el gran acontecimiento se venía en breve. Entre pasadas en velocidad y repiqueteos en el lugar llego el momento, se dividieron en 3 equipos. Algunos dudaban si realmente querían nadar en ese lodo, otros se entusiasmaban de solo pensarlo, mientras el entrenador Coco Oderigo dejaba sus pertenecías a un costado y se preparaba para formar parte de uno de los tres bandos.

El capitán refereó el primer cruce. Con su gorrita azul y el silbato colgando del cuello puso orden y recordó las reglas a todos Los Espartanos. Los primeros minutos ninguno tacleaba, el barro salpicaba, pero no molestaba. Poco duraron las camisetas blancas, al primer tacle se escuchó como el cuerpo se sumergía en esa consistencia acuosa. Uno caía y otro recuperaba la pelota que cada vez resbalaba un poco más.

A partir de ese instante ninguno recordó de qué color eran sus pantalones o el escudo de su camiseta, estaban completamente cubiertos en barro. A la hora de agarrarse, las manos patinaban por el cuerpo, se deslizaban al igual que la ovalada que se tornó toda una odisea sujetarla sin dejarla caer. La adrenalina crecía cada vez más, el equipo que estaba afuera ansiaba entrar y ese agujero color marrón ya no asustaba sino más bien encantaba.

Mientras el barro salpicaba a los que miraban desde los costados de la cancha, porque las tribunas no existen aquí, los Espartanos que no tenían previsto jugar se arrepentían y deseaban ocupar un lugar. El Pupi, que previamente había asegurado que le dolía el oído y por eso no podría participar, intentaba conseguir unos botines prestados para poder disfrutar de esta especie de lodo-terapia. El Boli, arengaba desde el lateral mientras intentaba fotografiar cada jugada sin importar que el celular o su ropa se le manchara.

Terminó el primer partido y el siguiente grupo entró a la cancha. El espectáculo continuaba y algunos patinaban sin pelota, mientras sus compañeros reían sin cesar. Incluso algunos salían por unos segundos en búsqueda de agua para sus ojos, porque ya ni la pelota podían ver de tanto barro que tenían. El equipo que estaba fuera cuidaba de los que se encontraban dentro, se las ingeniaban para limpiarles el lodo y así facilitarles el juego. Una vez más Los Espartanos estaban unidos. Algunos se lanzaban de cabeza como si fuera un mar de chocolate listo para ser saboreado, pero todos tacleaban con firmeza.

Cada try implicaba un salpicón a los costados, al apoyar la pelota en ese ingoal acuoso y sucio despedía barro para todos lados mientras los aplausos y los gritos retumbaban por todo el campo.

Por unas horas se olvidaron que tenían que volver a sus celdas para ser encerrados, que estaban dentro de un penal y que lo estarían por varios años más. Durante un rato fueron otros, con otra vida y otra historia, solamente un grupo de compañeros jugando un partidito divirtiéndose como aquel que juega al fútbol un día de lluvia, embarrados y ensuciados, pero felices al fin. En ese momento no pensaron que esa cancha no debería estar en esas condiciones deplorables y se olvidaron que para la sociedad son los olvidados, ¨los nadies¨ como los llamaría Eduardo Galeano. Por un rato fueron libres, tras las rejas.

Terminó el entrenamiento y se reunieron en una ronda grande, algunos ya habían pasado por las duchas con ropa y zapatillas, otros seguían amarronados. Después de cada práctica Coco suele decir unas palabras y esta vez fueron de despedida, pero a la cancha. El capitán les recordó que el esfuerzo continuaría y entusiasmados abandonaron El Coliseo, sabiendo que en dos meses se convertiría en la tercera cancha de césped sintético en toda la Argentina y la primera en el mundo dentro de una cárcel. Se escuchaba el clac clac, pero no de los tapones tocando el suelo sino del barro dentro de las zapatillas.

Así entre risas y comentarios del partido Los Espartanos regresaron a sus pabellones, deseando esa libertad que parece nunca llegar, pero con la cual el rugby les permite fantasear.

 

Rugby

Los Pumitas quieren repetir

El seleccionado argentino Sub 20 de Rugby ya está en la recta final de la preparación para el Mundial de la categoría que se disputará el próximo mes en Georgia. El equipo ya se está entrenando en París y espera poder repetir la medalla de bronce que se obtuvo el año pasado en Inglaterra.

"El rugby argentino es puro corazón y amor al club"

Juan José Acosta es uno de los tantos rugbiers de nuestro país que se desempeña en Francia. En esta entrevista habla de su actualidad deportiva en ese país y vuelca una mirada positiva sobre la figuración internacional de Los Pumas aunque duda de que algún día la profesionalización total llegue al deporte de la ovalada.

De barwoman a campeona olímpica

Alicia Quirk pasó de estar detrás de una barra a ser una de las integrantes del plantel femenino australiano de Rugby Seven, el cual ganó la medalla de oro en Río al vencer en la final a Nueva Zelanda. En una entrevista con El Equipo cuenta cómo vivió ese momento y cómo llegó a realizar esta disciplina. 

Gómez Cora: "A este nivel no podría jugar"

El entrenador de Los Pumas seven dice que la exigencia aumentó en los últimos años y que el equipo avanza a pasos agigantados. Además, cómo lo marcó la experiencia de los Juegos Olímpicos.

Try de perseverancia

El ex rugbier, Juan Manuel Aleman, encontró en el referato la manera de seguir disfrutando del deporte pese a los golpes que le dio la vida.

(+) video

LOS ESPARTANOS

Trailer de otro de los documentales en los que se cuenta la historia del equipo de rugby de la Unidad 48 de Máxima Seguridad de San Martín. Historias que conmueven.

(+) relacionadas

Los Espartanos: en libertad tras las rejas

En el penal de San Martín, 35 reclusos formaron un equipo de rugby que se enfrenta con clubes poderosos. El deporte y la religión sirven para unir y salvar a un grupo de hombres que alguna vez pudieron haberse equivocado.

(d) noticias

Las nuevas viejas aventuras de Maradona

Volverá a ponerse el buzo de entrenador, en un equipo de la segunda división de los Emiratos Árabes Unidos, donde vive hace años.

El alero que dio todo

Andrés Nocioni, emblema de la Generación Dorada, hizo oficial que se retirará del básquet al finalizar la temporada. El Equipo hace un repaso por lo que fue su carrera alrededor de la pelota naranja. 

El atletismo brilló en el CENARD

El CENARD alojó un nuevo Gran Prix Sudamericano con las principales estrellas del atletismo el último fin de semana de marzo y los deportistas lograron excelentes marcas en este inicio de temporada. El Equipo dialogó con algunas de las figuras sobre su presente y sus objetivos para este 2017.

Hay que ver el vaso medio lleno

El conjunto dirigido por Sebastián Ginóbili se transformó en el subcampeón de la Liga de las Américas al caer en la final por 88 a 65 ante el reciente bicampeón de la competencia, Guaros de Lara de Venezuela. El Equipo analiza el valor que tiene este segundo puesto para el plantel bahiense.

Expectativas post Generación Dorada

Con la renuncia de Emanuel Ginobili y Andrés Nocioni a la Selección Argentina de Básquet, dos de sus máximos referentes en los últimos 20 años, se puso punto final a la famosa “Generación Dorada”, y quedó solamente de esa camada el ala-pívot y capitán Luis Scola. Hay tiempo de recambio y su entrenador, Sergio Hernández, lo sabe.

NBA

Durant y Westbrook, una vez hermanos

Soñaron con llevar a Oklahoma a lo más alto de la NBA, pero hoy son enemigos. Cómo recibió a Durant la ciudad que lo vio nacer y que hoy solo cuenta con el talento de Westbrook para no caerse del mapa.

Facebook

Twitter

El arte del gol

El fútbol es arte y Maradona el máximo exponente de una actividad sensible para los argentinos. A 30 años…

Los goles después de “El gol”

Tras el “Gol del Siglo” a Inglaterra, Maradona le convirtió a Bélgica dos tantos maravillosos en…

Dibuje, maestro

Para Augusto Costhanzo, dibujante argentino, Diego fue el responsable de unir sus pasiones, de encontrar la relación…

El mejor compositor de la pelota

El fútbol es música y Diego interpretó la mejor melodía. En diálogo con El Equipo, Valeria…

Desaparecer dos veces

Jorge Julio López fue secuestrado y torturado durante la última dictadura cívico militar, pero volvió…

Los Espartanos: en libertad tras las rejas

En el penal de San Martín, 35 reclusos formaron un equipo de rugby que se enfrenta con clubes poderosos. El deporte…

La Peque de oro

Paula Pareto alcanzó la cima del judo olímpico y demostró, una vez más, por qué pertenece…

La Chapa del campeón

Con Retegui en la conducción, los Leones quedaron en la historia del deporte argentino con el oro en Río y…

La Torre de plata

El tenista argentino Juan Martín Del Potro perdió en la final ante el británico Andy Murray y no pudo…

Son leyenda

Luis Scola, Andrés Nocioni, Carlos Delfino y Emanuel Ginóbili fueron los cuatro sobrevivientes de la Generación…