Capital Federal • T ° - H %

Fontanarrosa y el Gigante de Arroyito, todo un símbolo.

Las historias detrás de los cuentos

Fontanarrosa permanece vivo en cada una de las historias que, cuidadosamente, volcó sobre el papel a través de sus palabras. José Colorado Vázquez, Reynaldo Chelo Molina, Rubén Pitu Fernández, Carlos Chiquito Martorell y Ricardo Centurión cuentan cómo era la preparación de las obras del escritor.

COMPARTIR
Rodrigo Brusco
13 de Julio de 2017

Cuando Fontanarrosa llegaba a El Cairo no sólo se encontraba con sus amigos, sino también con un sinfín de posibilidades para escribir sus cuentos. En La Mesa de los Galanes ocurrían cosas comunes, graciosas, como las que pueden sucederle a cualquiera en una reunión con los suyos. Pero el Negro era capaz de identificar en sucesos cotidianos las tramas de sus historias.

“Cuando el Negro empezaba a escribir un cuento, le llevaba un tiempo, no lo hacía completo en una noche”, dice Reynaldo Molina. Y agregua: “Algunos quedaban por la mitad y comenzaba con otro por distintas situaciones, por las cosas que iba viviendo en el bar, en la cancha, en muchos de sus viajes al exterior o a Buenos Aires. Se nutría de momentos para terminar o empezar esas historias. Quizás algunas de ellas eran una mezcla de tres sucesos que le sucedieron en diversos lugares. Cuando volvía nos contaba, la resumía y ponía en boca nuestra todo lo que había vivido”.

A José “El Colorado” Vázquez se lo ve un tipo tranquilo, reflexivo y simpático. En primera instancia, uno duda en que se parezca en algo al Colorado fanático y cabulero que planea el secuestro del viejo Casale en el cuento 19 de Diciembre de 1971 junto a sus secuaces, capaz de hacer cualquier cosa por ver ganar a Central. Identificado como uno de los personajes principales, Vázquez dice que es un “eterno agradecido” a Fontanarrosa porque en la década del 80 atravesaba un momento económico muy malo: “El Negro llegó un día y me regaló y dedicó especialmente esa historia, en la que yo era uno de los personajes más importantes”. Ese relato se enmarca en la semifinal del torneo de aquel año en la que se disputó el clásico rosarino en el estadio de River Plate con la figura saliente de Aldo Pedro Poy y su palomita que les dio el triunfo y el pase a la final del torneo con el viejo Casale, muerto es su butaca. Pero como dice Fontanarrosa en su cuento: “¡Así se tenía que morir, que hasta lo envidio, hermano, te juro, lo envidio! ¡Porque si uno pudiera elegir la manera de morir, yo elijo ésa, hermano! Yo elijo ésa”.

Desde la muerte de un viejo cardíaco por haber ido a la cancha por última vez hasta un hincha que, ganado por el nerviosismo, no quiere saber nada acerca del clásico que se está disputando, todo podía suceder en sus historias. El cuento La observación de los pájaros tiene una realidad diferente a la que se relata. El momento que dio paso al hilo conductor lejos está de un partido entre Canallas y Leprosos. Todo lo contrario, Rubén Fernández dice: “En 1988, Newell’s jugaba la final de la Copa Libertadores por primera vez, dirigidos por José Yudica. Para aquel momento, el Negro estaba de viaje por Colombia y no tenía manera de saber cómo iba el partido, estaba en un hotel que no tenía nada y antes las comunicaciones no eran como ahora, no había Internet, nada, de modo que se fue a dormir. A su regreso, nos contó que a la mañana siguiente, bien temprano, caminaba por los senderos externos del lugar donde se hospedaba y, de la nada, apareció un guacamayo que frente a él desplegó sus alas de color azul y amarillo. Supo en ese instante que no sólo fue un acto de la naturaleza, sino una señal Canalla de que el clásico rival había sido derrotado por Nacional de Montevideo”. Vázquez considera a este cuento como la “perfecta descripción” de cualquier persona que no quiere saber lo que pasa con su rival.

Al Negro, jugar con esos paralelismos entre la realidad y la ficción lo divertía. Y qué mejor que sus amigos como personajes de sus cuentos para hacerlos aún más coloridos. Ricardo Centurión, también fue parte de esas historias aunque se define como un “mal lector” de su amigo, a pesar de que cada vez que publicaba un libro le regalaba un ejemplar a cada uno de los galanes. Según Centurión, sólo el talento de Fontanarrosa podía transformar “las boludeces que sucedían en cuentos”, tal como el que dio origen a la historia La Mesa de los Galanes cuya trama está basada en la desesperación de uno de los personajes, el Francés, por encontrar al fotógrafo que lo retrató en pleno affaire con la mujer de un sindicalista. “Cuando empiezan a aparecer las revistas de televisión por cable, salían a sacar fotos para ponerlas junto a la programación”, continúa Centurión. “En una de esas, nos fotografían y el Negro dice 'si, nos enfocaron a nosotros, pero también salieron los que están ahí adelante. Con esto vamos todos en cana'. Al tiempo, cuando leímos el cuento, ¿de quién era la culpa del quilombo que tenía el francés? Del fotógrafo. Esto que cuento fue un instante, terminó ahí para nosotros. Después nos enterábamos qué había sido de ese momento”.

Relacionadas

El Comandante Canalla

El clásico rosarino llevó a una disputa por la apropiación de Ernesto “Che” Guevara, quien a 50 años de su muerte su entorno sigue afirmando que su corazón es canalla.

La prolongada relación con el ajedrez

En la vida del Che Guevara como deportista, el ajedrez fue una de sus grandes pasiones: lo practicó, desde los 10 años, hasta en los reposos de batalla en sus últimos días en Bolivia.

Solo Galeano le dijo traidor y vivió para contarlo

El Che Guevara soportó que el escritor uruguayo lo increpe en la cara por una foto en el Granma. La complicidad rioplatense y futbolera generó una amistad.

La revolución de la palabra

En la vida del Che Guevara se unieron sus pasiones: el deporte y la escritura.

“La camiseta del Che no se mancha”

La misma imagen del rostro del Che Guevara tomada en 1960 por el fotógrafo cubano Alberto Korda en la Plaza de la Revolución, en La Habana, es la que identifica a Ernesto Guevara en el mundo entero. Y el mundo entero abarca también el deporte.

“Hasta los hinchas de Newell's lo respetaban”

Héctor Cardozo fue compañero de Fontanarrosa en Clarín. Durante una charla con El Equipo, el periodista lo mantiene vivo en su memoria cuando recuerda sus pasos fugaces por la redacción, el momento en cual le diagnosticaron la enfermedad, sus enseñanzas y últimos dibujos.

(+) relacionadas

El amor más canalla de todos

Una de las pasiones más entrañables del Negro era el club Rosario Central. Rubén Pitu Fernández y Reynaldo Chelo Molina cuentan cómo el escritor era capaz de dejar cualquier cosa de lado por estar junto a Central el día que había partido.

El Cairo, que lo parió

La oficina personal de Fontanarrosa estaba siempre ubicada dentro de un bar. Reynaldo Chelo Molina y Rubén Pitu Fernández, sentados en la mesa diseñada por Rodolfo Perazzi en el epicentro de Rosario, cuentan la admiración por su amigo y la transformación en personajes de literatura que experimentaron a través de él.

“Hasta los hinchas de Newell's lo respetaban”

Héctor Cardozo fue compañero de Fontanarrosa en Clarín. Durante una charla con El Equipo, el periodista lo mantiene vivo en su memoria cuando recuerda sus pasos fugaces por la redacción, el momento en cual le diagnosticaron la enfermedad, sus enseñanzas y últimos dibujos.

El Negro + 10

Roberto el Negro Fontanarrosa, junto a “La mesa de los galanes”, comenzaron a jugar al fútbol en la cancha del Canal 3 de Rosario. Desde El Cairo, Ricardo Chiquito Martorell y Rubén Pitufo Fernández recuerdan aquellos partidos.

No puede faltar la cábala

El Negro Fontanarrosa respetaba sus rituales cuando debía sentarse frente al televisor de su casa o de algún amigo, para ver los partidos de visitante de Rosario Central. El Colorado Vázquez junto a Rubén Fernández recuerdan los amuletos más significativos en la vida del dibujante.

Poy: "El Negro entendía a la perfección el fútbol"

Aldo Pedro Poy, ex delantero de Rosario Central, relata como protagonista de “19 de diciembre de 1971”, en el bar Central Oroño, la repercusión del cuento en los lectores. Cuenta que aún le preguntan si verdaderamente sucedió y recuerda la amistad con Fontanarrosa.

Asistencia perfecta

El Gigante de Arroyito fue uno de los templos más sagrados para el humorista. José Colorado Vázquez, Rubén Pitufo Fernández y Ricardo Chiquito Martorell recuerdan como era el Negro a la hora de contemplar a Central jugar de local.

Dady Brieva: "Me pareció un tipo espectacular, inteligente"

Dady Brieva participa de la flamante película “Fontanarrosa, lo que se dice de un ídolo”, interpretando uno de los seis cuentos que la integran, “No sé si he sido claro”.  

(d) noticias

Buenos Aires, "Ciudad del Skate"

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aprobó un proyecto de los diputados del PRO, Daniel Del Sol y Roberto Quattromano, para que Buenos Aires sea reconocida como "Ciudad del Skate", un deporte urbano que crece día a día y es practicado por miles de jóvenes.

¿Cómo se vive hoy de la música?

El Equipo habló con Javier Viñas, uno de los guitarristas nacionales con más proyección de la actualidad, sobre las novedosas maneras para sobreponerse a la crisis que sufre el sector musical.    

La Ley de Medios, al rescate de la pelota

Ya iniciada la televisación del fútbol por cableoperadores, aún queda un vacío legal: a pesar de las modificaciones por decreto, la norma aún contempla que el Poder Ejecutivo debe garantizar el acceso universal a los contenidos de interés relevante.

NBA

El traspaso de la temporada

Boston y Cleveland llegaron a un acuerdo para rotar sus bases, en una negociación de egos, discusiones y planes a futuro.

Argentina va por otro título en futsal

El campeón del mundo le ganó 6-0 a Bolivia en el CENARD, dando inicio a la Liga Sudamericana que organiza Conmebol, que se disputa del 16 al 20 de agosto. Los partidos son transmitidos en directo por la cuenta de Facebook de la Liga Sudamericana.

Las mil y una del Pato

Silva se quedó con la histórica carrera de los mil kilómetros de Buenos Aires, con la que el TC celebró sus 80 años de vida. La organización montó un espectáculo y la carrera estuvo a la altura de las circunstancias.

Rusia, otra vez en la mira

Las sospechas que desataron polémica en el atletismo ruso, ahora se desplazan al seleccionado de fútbol.

Facebook

Twitter

El arte del gol

El fútbol es arte y Maradona el máximo exponente de una actividad sensible para los argentinos. A 30 años…

Los goles después de “El gol”

Tras el “Gol del Siglo” a Inglaterra, Maradona le convirtió a Bélgica dos tantos maravillosos en…

Dibuje, maestro

Para Augusto Costhanzo, dibujante argentino, Diego fue el responsable de unir sus pasiones, de encontrar la relación…

El mejor compositor de la pelota

El fútbol es música y Diego interpretó la mejor melodía. En diálogo con El Equipo, Valeria…

Desaparecer dos veces

Jorge Julio López fue secuestrado y torturado durante la última dictadura cívico militar, pero volvió…

Los Espartanos: en libertad tras las rejas

En el penal de San Martín, 35 reclusos formaron un equipo de rugby que se enfrenta con clubes poderosos. El deporte…

La Peque de oro

Paula Pareto alcanzó la cima del judo olímpico y demostró, una vez más, por qué pertenece…

La Chapa del campeón

Con Retegui en la conducción, los Leones quedaron en la historia del deporte argentino con el oro en Río y…

La Torre de plata

El tenista argentino Juan Martín Del Potro perdió en la final ante el británico Andy Murray y no pudo…

Son leyenda

Luis Scola, Andrés Nocioni, Carlos Delfino y Emanuel Ginóbili fueron los cuatro sobrevivientes de la Generación…