Capital Federal • T ° - H %

La mano derecha en el escudo y en el corazón que latía gracias a la pasión que tenía por el club que lo recuerda con el grito: "Soy canaya".

El amor más canalla de todos

Una de las pasiones más entrañables del Negro era el club Rosario Central. Rubén Pitu Fernández y Reynaldo Chelo Molina cuentan cómo el escritor era capaz de dejar cualquier cosa de lado por estar junto a Central el día que había partido.

COMPARTIR
Rodrigo Brusco
13 de Julio de 2017

“Rosario Central es como mi madre, en cambio la Selección es como una tía”, respondía Fontanarrosa cada vez que le preguntaban lo que sentía por ambos equipos. Fiel a ese fanatismo, el Negro era capaz de decirle “no” a grandes propuestas con tal de no perderse un partido del Canalla. Él fue al Gigante de Arroyito por primera vez a los 10 años y con su padre (Roberto Fontanarrosa Voelklein), el 1 de agosto de 1954, cuando Central derrotó 9 a 2 al Club Atlético Tigre, por la última fecha del campeonato de aquel año. Su fanatismo no paró desde ese momento, por eso el último dibujo que hizo fue un hincha con un brazo estirado y un gorro que dice: “Soy canaya”.

“El 28 de abril de 1999 venía a Rosario Pérez Reverte a realizar la presentación de su último libro, en aquel momento era el escritor de habla hispana que más libros vendía en el mundo, y quería que lo anunciara el Negro”, cuenta Rubén el Pitufo Fernández. “Le habían pedido con tres meses de anticipación su participación. Pero unos días antes de ese encuentro, reprogramaron la fecha en AFA y pusieron a Central contra Argentinos Juniors para el mismo día. A principios de esa semana, llegué a El Cairo y lo vi con cara de preocupado. Le pregunté qué le pasaba y me dijo: '¿Vos podés creer, la puta que los parió, que el miércoles tengo que presentar a Pérez Reverte?'. A lo que yo le dije que no era gran cosa, que por una vez que no fuera a la cancha no iba a ser tan grave”. Fernández creía que así lo calmaría, pero no. El Negro estaba tramando un plan del que Fernández sería su cómplice.

“Me acuerdo que me dijo: 'No, Pitufo, hagamos una cosa. Yo lo presento y ahí te asomás vos por el túnel chico del Parque España'. Así fue, estaban sentados los tres para hablar de literatura, el Negro, Reynaldo Sietecase y Pérez Reverte. Cuando me vio ahí parado hizo el anuncio de que lamentablemente se tenía que retirar porque había llegado el Pitufo y se tenía que ir con él a la cancha. Además, imaginate que con mi altura era fácil reconocerme después de que me nombrara por mi apodo. Pérez Reverte se levantó, lo aplaudió como quien entiende la situación. Lo aplaudía todo el mundo, era increíble, les estaba diciendo que se iba porque tenía que ir a ver a Central y la gente aclamaba. Después el partido fue una mierda, terminó 0 a 0, pero tenía esas cosas que solo a él le salían bien", recuerda el Pitufo.

Una canallada a la política

No sólo le ha dado la espalda a la literatura por su pasión “Canaya”, sino también a la política. A principios de la década del ’90, Héctor Caballero, primer intendente socialista de Rosario, le ofreció ser Secretario de Cultura de la ciudad. El Negro estaba entusiasmado con la propuesta, hasta que evaluó la situación y le dijo a Caballero: “Mirá, yo te aclaro una cosa: si es el Día de la Bandera y juegan Central contra River, yo me voy al Gigante. Si está la inauguración de la Fiesta Nacional de la Colectividad y jugamos de local, me van a encontrar en la platea. Esas son mis condiciones”, recuerda sus palabras Rogelio Molina. Con esas palabras rechazó la propuesta.

“Así como le dijo que no a estas cosas que mencionamos en la mesa, para él no había nada que se interpusiera con la posibilidad de ir a ver a Central”, dice Fernández. “El Negro fue uno de los pocos tipos identificados con los colores de Central que también se ganó el respeto de los hinchas de Newell’s. Porque Fontanarrosa era así, un genio reconocido por todos”.

Relacionadas

A luchar, mi amor

Cuatro mujeres transexuales, cuatro sueños, cuatro historias para ponerse en los botines del otro y pelear contra los prejuicios y la discriminación para poder jugar. 

Cómo se cambia de género

La endocrinóloga Cecilia Calvar explica cómo es el tratamiento hormonal al que se someten las personas transexuales.

¿Saca ventaja una mujer transexual en un deporte femenino?

Consultado por El Equipo, un grupo de médicos advierte que no existen riesgos físicos para las mujeres que compiten con mujeres transexuales.

Agustina Pérez: una pionera de un cambio en el deporte

La basquetbolista salteña se convirtió, en 2015, en la primera mujer transexual apta para participar en torneos provinciales.

Deportistas transgénero por el mundo

La tenista Reneé Richards y la golfista Lana Lawless, entre otras, abrieron el camino para la diversidad de género en el deporte de élite.

Qué dicen las leyes del deporte

El Comité Olímpico Internacional manifestó su postura ante la seguidilla de reclamos. ¿Una persona transexual puede jugar con el género con el que se identifica? ¿Qué dicen las principales federaciones? ¿Avalan lo establecido por el COI o tienen su propio reglamento?

(+) relacionadas

El Cairo, que lo parió

La oficina personal de Fontanarrosa estaba siempre ubicada dentro de un bar. Reynaldo Chelo Molina y Rubén Pitu Fernández, sentados en la mesa diseñada por Rodolfo Perazzi en el epicentro de Rosario, cuentan la admiración por su amigo y la transformación en personajes de literatura que experimentaron a través de él.

“Hasta los hinchas de Newell's lo respetaban”

Héctor Cardozo fue compañero de Fontanarrosa en Clarín. Durante una charla con El Equipo, el periodista lo mantiene vivo en su memoria cuando recuerda sus pasos fugaces por la redacción, el momento en cual le diagnosticaron la enfermedad, sus enseñanzas y últimos dibujos.

El Negro + 10

Roberto el Negro Fontanarrosa, junto a “La mesa de los galanes”, comenzaron a jugar al fútbol en la cancha del Canal 3 de Rosario. Desde El Cairo, Ricardo Chiquito Martorell y Rubén Pitufo Fernández recuerdan aquellos partidos.

No puede faltar la cábala

El Negro Fontanarrosa respetaba sus rituales cuando debía sentarse frente al televisor de su casa o de algún amigo, para ver los partidos de visitante de Rosario Central. El Colorado Vázquez junto a Rubén Fernández recuerdan los amuletos más significativos en la vida del dibujante.

Poy: "El Negro entendía a la perfección el fútbol"

Aldo Pedro Poy, ex delantero de Rosario Central, relata como protagonista de “19 de diciembre de 1971”, en el bar Central Oroño, la repercusión del cuento en los lectores. Cuenta que aún le preguntan si verdaderamente sucedió y recuerda la amistad con Fontanarrosa.

Asistencia perfecta

El Gigante de Arroyito fue uno de los templos más sagrados para el humorista. José Colorado Vázquez, Rubén Pitufo Fernández y Ricardo Chiquito Martorell recuerdan como era el Negro a la hora de contemplar a Central jugar de local.

Las historias detrás de los cuentos

Fontanarrosa permanece vivo en cada una de las historias que, cuidadosamente, volcó sobre el papel a través de sus palabras. José Colorado Vázquez, Reynaldo Chelo Molina, Rubén Pitu Fernández, Carlos Chiquito Martorell y Ricardo Centurión cuentan cómo era la preparación de las obras del escritor.

Dady Brieva: "Me pareció un tipo espectacular, inteligente"

Dady Brieva participa de la flamante película “Fontanarrosa, lo que se dice de un ídolo”, interpretando uno de los seis cuentos que la integran, “No sé si he sido claro”.  

(d) noticias

La calle no es un lugar para vivir

Cada vez son más las personas que no tienen un lugar donde vivir en Capital Federal, pero siempre hay alguien que busca darles una mano. El Hospital Santojanni brinda un espacio para que alrededor de 30 personas puedan pasar la noche. El Equipo habló con integrantes de ese grupo que día a día pelea por mejorar su situación. 

Buenos Aires, "Ciudad del Skate"

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aprobó un proyecto de los diputados del PRO, Daniel Del Sol y Roberto Quattromano, para que Buenos Aires sea reconocida como "Ciudad del Skate", un deporte urbano que crece día a día y es practicado por miles de jóvenes.

¿Cómo se vive hoy de la música?

El Equipo habló con Javier Viñas, uno de los guitarristas nacionales con más proyección de la actualidad, sobre las novedosas maneras para sobreponerse a la crisis que sufre el sector musical.    

La Ley de Medios, al rescate de la pelota

Ya iniciada la televisación del fútbol por cableoperadores, aún queda un vacío legal: a pesar de las modificaciones por decreto, la norma aún contempla que el Poder Ejecutivo debe garantizar el acceso universal a los contenidos de interés relevante.

Las mil y una del Pato

Silva se quedó con la histórica carrera de los mil kilómetros de Buenos Aires, con la que el TC celebró sus 80 años de vida. La organización montó un espectáculo y la carrera estuvo a la altura de las circunstancias.

Facebook

Twitter

El arte del gol

El fútbol es arte y Maradona el máximo exponente de una actividad sensible para los argentinos. A 30 años…

Los goles después de “El gol”

Tras el “Gol del Siglo” a Inglaterra, Maradona le convirtió a Bélgica dos tantos maravillosos en…

Dibuje, maestro

Para Augusto Costhanzo, dibujante argentino, Diego fue el responsable de unir sus pasiones, de encontrar la relación…

El mejor compositor de la pelota

El fútbol es música y Diego interpretó la mejor melodía. En diálogo con El Equipo, Valeria…

Desaparecer dos veces

Jorge Julio López fue secuestrado y torturado durante la última dictadura cívico militar, pero volvió…

Los Espartanos: en libertad tras las rejas

En el penal de San Martín, 35 reclusos formaron un equipo de rugby que se enfrenta con clubes poderosos. El deporte…

La Peque de oro

Paula Pareto alcanzó la cima del judo olímpico y demostró, una vez más, por qué pertenece…

La Chapa del campeón

Con Retegui en la conducción, los Leones quedaron en la historia del deporte argentino con el oro en Río y…

La Torre de plata

El tenista argentino Juan Martín Del Potro perdió en la final ante el británico Andy Murray y no pudo…

Son leyenda

Luis Scola, Andrés Nocioni, Carlos Delfino y Emanuel Ginóbili fueron los cuatro sobrevivientes de la Generación…