Marta Antúnez, quien fue responsable del Área Mujer de la Secretaría de Deporte de la Nación que funcionó entre diciembre de 2003 y diciembre de 2008, charló con El Equipo sobre el desarrollo de éste organismo. “El mayor objetivo cumplido fue su existencia”, enfatizó. 

"Los dirigentes se niegan a ver el fondo real de las cuestiones de desigualdad”

Magalí Robles @maguirobles2

28 DE MARZO DE 2018

La meta era conformar un trípode entre el área de la Secretaría, el Consejo Nacional de la Mujer y la Comisión Mujer y Deporte del Comité Olímpico Argentino. Una de las tareas fue dar mayor visibilidad a las mujeres en los ámbitos deportivos y, a su vez, derribar el machismo que cunde en el deporte femenino: “Solamente el 30 por ciento de las selecciones estaban conformadas por mujeres y ese mismo porcentaje de dinero de las becas estatales iba para ellas”.

“La cifra descendía a menos del 10 por ciento en entrenadoras y éstas sólo estaban en los deportes considerados ‘femeninos’: gimnasia artística y rítmica”, explicó Antúnez.Incluso la mayor cantidad de dinero iba a jugadoras de hockey porque tenían mejores resultados. Y eso no cambió. Es que si se tiene en cuenta el listado de las becas otorgadas a atletas por la Secretaría de Deporte en 2017, del total de los becarios, las mujeres no llegan al 40 por ciento. La Confederación Argentina de Gimnasia es la que tiene mayor cantidad de becarias mujeres -28 contra 14-. Y ahí se queda.

Con el Área de la Mujer pudo lograrse equiparación de becas en algunas federaciones más reticentes, incluso pese al hecho de que las mujeres, en esos deportes, tenían mejores resultados que los varones. Sin embargo Antúnez, quien también fundó y es presidenta del Consejo Nacional del Deporte y las Mujeres, manifestó que “incluso el presidente de una federación deportiva, en reunión con el director de Deportes Federados de la Secretaría de Deporte, llegó a sostener que las mujeres llegaron a buenos resultados sin becas, y que por ende no las necesitaban; en cambio los varones, aunque hubieran bajado su rendimiento, seguirían con sus respectivas becas”. Fue entre 2004 a 2006, cuando se ampliaron las becas a mujeres.

-¿Qué se pudo lograr en los efímeros cinco años en que funcionó el Área de la Mujer?

-Logró conformarse un consejo en el cual confluían mujeres y varones de diferentes deportes y con diferentes roles dentro del mismo: entrenamiento, dirigencia, deportistas, profesores, políticas de diferentes ministerios y estamentos. Otro de los logros fue realizar dos investigaciones sobre roles de género en los Juegos Evita con el Consejo Nacional de la Mujer. Los resultados fueron contundentes: las chicas y chicos no tenían estereotipos deportivos y esperaban poder realizar deportes que en general no se les ofrecían. La conclusión fue que los estereotipos son de los adultos y son reafirmados por las organizaciones, sean estatales o privadas.

El Área se presentó en la Conferencia Mundial de Mujer y Deporte, como modelo de políticas públicas en favor de las mujeres en el deporte. “El trabajo en red con los demás estamentos estatales nos permitió realizar acciones conjuntas, no sólo en lo deportivo: a modo de ejemplo, pudimos participar en la Ley de Violencia para que las Instituciones Deportivas queden en el articulado”, contó Antúnez.

Si bien también se logró dar alojamiento en el CeNARD a futbolistas del interior, según Antúnez “fue una batalla el hecho de que se entendiera que el fútbol será profesional pero las mujeres no lo son. Sin embargo, la relación con la Comisión de Fútbol Femenino de la AFA fue muy buena y ayudó en este sentido”.

Desde la Secretaría de Deportes de la Nación justifican la falta de becas en el fútbol femenino porque es considerado un deporte profesional. Sin embargo, la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) no lo considera un buen negocio. Se tiran paredes entre ambos sin llegar a convertir un gol. Ni el Estado ni la AFA se hacen cargo de los gastos.

-Aún durante los años del funcionamiento del Área Mujer, la Secretaría privilegió lo masculino...

-Privilegió lo masculino: no sólo en cuanto a apoyos económicos o políticos, sino en cuanto a decisiones basadas en micromachismos -micro porque da la definición, pero eran flagrantes-. Más allá de las diferencias de resultados y de becas, la falta de estadísticas desagregadas por sexo sobre participación en categorías de formación hace que no se tengan en cuenta acciones positivas con perspectiva de género. Si tenemos deportes en los que los varones son profesionales, esto no significa que no deban darse políticas de desarrollo de ese deporte específicamente para las mujeres, sino todo lo contrario.

También recordó: “La lucha por hacer entender que las futbolistas no cobraban ni beca estatal ni eran profesionales fue tremenda. En el básquet ocurrió lo mismo. Nunca se trabajó para fomentar un deporte no sexista: 'El deporte es de varones, las cuestiones de mujeres que se traten en el Consejo Nacional de la Mujer', decían”. El de la Confederación Argentina de Básquetbol es, acaso, el mejor ejemplo actual para visibilizar la cuestión de que lo mismo sigue ocurriendo: son solamente cuatro las mujeres becadas por la Secretaría en 2017.

El área dejó de funcionar con todas las demás áreas de los demás ministerios y la desjerarquización del Consejo Nacional de la Mujer que pasó del Ministerio de Desarrollo Social al Consejo Coordinador de Políticas Sociales. “Podrían hacerse varios análisis a la distancia -detalla Antúnez-; creo personalmente que medió un machismo explícito en la política en general: si hay una mujer presidente, con eso basta. Por otra parte, en lo específicamente deportivo, los dirigentes -sean estatales o federativos- se niegan a ver el fondo real de las cuestiones de desigualdad”.

Desde marzo de 2009 Antúnez es Observadora de la Red Iberoamericana de Mujer y Deporte y, sobre las discriminaciones de género, manifestó que sobrepasan cualquier frontera: “En algunos países es mayor, en otros menor, en algunos se marcan diferencias según deportes, hay acciones más fuertes en algunos, hay diferencias de enfoque en la aplicación de políticas. La red hace que mantengamos un canal fluido de comunicación de acciones en cada uno de los lugares y poder armar estrategias de trabajo en forma conjunta”.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mujeres

Primer encuentro de mujeres en Deportea

Fue organizado por el Espacio Común de Estudiantes de la escuela con el fin de generar un momento de reflexión respecto a la comunicación con perspectiva de género en la actualidad. Las invitadas fueron Luciana Peker, Liliana Hendel, Verónica Brunati, Malva Mariani, Marirro Varela, Danila Saiegh y Bárbara Crespo.

8M

Feministas en el mundo

Con hiyab, pero sin fútbol. De cómo el género femenino en Arabia Saudita de no tener voto universal, pasa a presenciar partidos de fútbol que antes tenían prohibidos. De cómo la lucha de las mujeres abre caminos y cómo el deporte es herramienta para cambiar la realidad.

8M

Goles en contra de la brecha salarial

Selecciones femeninas de fútbol luchan por equiparar sus sueldos anuales con el de los hombres mientras que las jugadoras de Noruega lograron marcar el camino de la igualdad y consiguieron una mejora salarial.