“El secreto de mi vida fue realizar cosas que no ha hecho nunca otra mujer”, dijo Paloma Efrón. Cantante, pianista, actriz, bailarina, productora de radio y televisión, animadora y periodista. Fue la primera en introducir los livings en la escenografía de sus programas y popularizó los almuerzos televisivos. El Equipo la recuerda a 40 años de su fallecimiento.

Lo que ocultaron las grandes gafas oscuras

Brenda Soledad Melgar (@MelgarBrenPD)

28 DE MARZO DE 2018

Paloma Efrón nació en Entre Ríos el 6 de diciembre de 1912, en la colonia Roshpina de Basavilbaso, y falleció en Buenos Aires hace 40 años, el 3 de septiembre de 1977. Fue la menor de cinco hermanos David, Sima, Tobías, Rafael. Su padre, Jedidio, era director de escuela y máximo responsable de la Asociación Internacional de Colonias Judías. Él le recitó la frase “un ser humano puede caer de rodillas ante un sólo valor de su semejante: la inteligencia”, cuando ella era pequeña, y Paloma la usó el resto de su vida.

Por el cabello oscuro en su familia la llamaban Negrita. Cuando era una adolescente ganó un concurso de canto organizado por Jabón Federal en el que participaron más de 200 personas y el público la apodó Baby Black y Blackie. Pero ella eligió el último para distinguirse por el resto de su vida.

Trabajó de bibliotecaria en el Instituto Bibliográfico Norteamericano, luego pasó a Radio Municipal y más tarde a Radio Belgrano. En aquel entonces, Jaime Yankelevich le ofreció un sueldo diez veces mayor al que cobraba para que se dedicase al tango, pero ella ya había elegido el jazz. Se negó y Yankelivich le contestó que siguiera cantando esa “porquería” y que no iba a llegar a nada.

Estudió antropología en la Universidad de Columbia y cantó con Marian Anderson en sus años de residencia en Estados Unidos, también se contactó con Duke Ellington, Louis Armstrong y Count Basie, grandes del jazz, y además con Albert Einstein y Eleanor Roosevelt. Conoció a figuras como Marilyn Monroe, Arthur Miller, Doris Day, Marlon Brando y Salvador Dalí.

En 1943 se casó con Carlos Carloncho Olivari, reconocido periodista y escritor teatral. Diez años después se separaron y luego de la ruptura, en un lapso corto de tiempo, fallecieron su padre, su ex marido y su madre.

Tras salir de la depresión que le causó la pérdida de sus seres queridos decidió dedicarse de lleno a la producción y explicó: “Para sobrevivir, sólo había una posibilidad: ocupar mi cabeza y mi cuerpo con trabajo las 24 horas del día”.

Su primer programa televisivo fue La historia del jazz y luego siguió con Cita con las estrellas que se mantuvo en la pantalla con gran éxito por siete años. Continuó con Prensa Visual, El show de las estrellas, Volver a vivir, Derecho a réplica, Festival, La mujer y Tarde, bien tarde. También intervino en cine, en Cristina y Luces de Buenos Aires, y en las obras de teatro, Si Eva se hubiese vestido y El otro yo de Marcela. En la radio se destacó con La mujer y La tarde con Blackie y además cantó jazz en el Teatro Colón.

Luego de confesar que desde la muerte de Olivari no volvió a interesarse por un hombre, transformó su melena negra en pelo corto y rubio, cambió los zapatos de taco por las alpargatas y decidió ocultar su pasado detrás de unas gafas grandes y oscuras y adoptó tres vicios: el tabaco, el café y romper clips de metal con los dedos. Blackie se encargó de mostrarse como un ser tenaz, suficiente, calculador, extrovertido y asexuado aunque algunos la calificaron como malhumorada y lesbiana.

A Blackie se la recuerda por sus grandes anteojos negros, su pequeña figura y la aterciopelada voz de tonos graves. Fue una de las entrevistadoras ejemplares y pioneras del periodismo y el magazine en televisión que alcanzó su máxima popularidad con programas periodísticos y de entretenimiento en radio y TV. Además tuvo un altísimo valor profesional y un modelo de seriedad para encarar la información. Alguna vez se dijo de ella: "No fue la única en su tiempo, un mundo de hombres, pero tal vez ninguna alcanzó tanto brillo hasta ganarse el cariño de la gente. Tuvo un lugar de privilegio en una época dorada y fundacional de la televisión argentina".

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Violencia de género

"Pedimos trabajar en paz"

Periodistas Unidas es una organización de mujeres que lucha para erradicar el acoso en el ambiente del fútbol y reclamar igualdad de oportunidades y condiciones de trabajo.

Encuentro Nacional de Mujeres

33 Encuentro Nacional de Mujeres: octubre revolución

Para empoderarse bien hay que venir al sur. El Equipo te cuenta desde Trelew cómo se vivió una jornada multitudinaria.

Mujeres

Primer encuentro de mujeres en Deportea

Fue organizado por el Espacio Común de Estudiantes de la escuela con el fin de generar un momento de reflexión respecto a la comunicación con perspectiva de género en la actualidad. Las invitadas fueron Luciana Peker, Liliana Hendel, Verónica Brunati, Malva Mariani, Marirro Varela, Danila Saiegh y Bárbara Crespo.