Dos racimos de globos volaron el pasado domingo en el Estadio Malvinas Argentinas, en la previa del partido de San Miguel frente a Midland, para homenajear a los fallecidos en el accidente que ocurrió el 25 de junio, en el que un colectivo volcó a quilómetros de San Rafael. Walter Berardi, uno de los técnicos del club y padre de Tatiana, quien podría haber viajado en ese micro, dialogó con El Equipo y contó cómo vivió aquel momento.

San Miguel recordó a las víctimas de la tragedia de Mendoza

Matías Chiacchio

28 DE MARZO DE 2018

El humo de las bengalas verdes y blancas recorrió, lentamente, todo el estadio Malvinas Argentinas cuando San Miguel, vestido con la camiseta alternativa, subió las escaleras del túnel y salió a la cancha para disputar su partido frente al Club Ferrocarril Midland, por la fecha 38 del campeonato de Primera C. Al mismo tiempo que la humareda se disipó en la tarde de sol que ayudó a no sentir el frío, una lluvia de aplausos desde todos los sectores, que tapó al minuto de silencio que pedían desde el bafle en uno de los extremos de la platea, se hizo presente, ya que ambos capitanes (Iván Ramírez por parte del local y César Acosta por el conjunto de la localidad de Libertad) soltaron dos racimos de globos blancos con helio, para que en el cielo los reciban las 15 víctimas de la tragedia ocurrida en la ciudad mendocina de San Rafael, el 25 de junio, cuando el micro que trasladaba a los integrantes del Instituto de danzas Soul Dance Studio volcara en Cuesta de los Terneros, una zona de curvas de la ruta 144.

Walter “Tati” Berardi, uno de los técnicos de San Miguel, con una chomba rosa desde el banco de suplentes junto a su compañero Fabián Zermatten, observó cómo los globos tomaron altura y se encontraron con el alma de aquellas nenas y madres, compañeras de su hija Tatiana, de 15 años. Ella iba a ese instituto e integró la lista para viajar, pero un día antes decidió no ir “porque estaba dudando mucho con la coreografía”, a pesar de que una de sus amigas le había insistido para que no la dejara sola. Por eso su mamá, Antonella, tampoco fue.

“Fue una emoción muy grande ver el reconocimiento que hizo el club porque conocía a todos los chicos que viajaron. Además, estuve con los papás cuando recibieron a sus nenes fallecidos y velando a sus hijos. Me imaginé en esa situación con mi nena y mi señora. Fue una desgracia muy dolorosa”, expresó Berardi, quien agradeció a Dios por la decisión que tomó su hija. Ella baila desde los cuatro años y, en 2015, comenzó a asistir al Instituto ubicado en Grand Bourg.

Aquel domingo que sucedió la tragedia, San Miguel volvía al club en el micro desde Cañuelas, luego de superar al local por 1 a 0. En medio de festejos y alegrías porque se mantenían entre los primeros nueve puestos de la tabla (zona de reducidos), a Walter Berardi lo llamó su esposa para contarle la peor noticia. “En ese momento se me cayó el teléfono. Pensé que Tati había ido y a los 15 segundos me acordé que no. Durante ese instante me imaginé a mi hija y mi señora en el micro. Se me nubló la mente, pero me puse a llorar por toda la situación, además porque falleció la nena de mi amigo”, contó con un nudo en la garganta.

El delantero de San Miguel, Lucas Scarnato, junto a sus compañeros en el círculo central del estadio, antes de comenzar el partido, aplaudía lo que estaba ocurriendo. Días después de aquel hecho, comentó: “Fue una forma de homenajear y demostrar nuestro interés por el momento que están pasando esas familias. Tenemos que transmitir y hacer entender a la sociedad que el fútbol no es uno de los temas más importantes en el país, sino que antes está la seguridad y la salud de las personas, como fue en este caso”, y agregó: “Un partido de fútbol no tiene que tener más trascendencia que el lamentable hecho que dejó a padres sin sus hijos”.

Dos semanas después del accidente, Berardi observó que su hija Tatiana tiene cambios emocionales. “Hay veces que está bien y otras se va para su habitación. Está peleando e intentando salir de todo esto”, concluyó.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Mujeres

Primer encuentro de mujeres en Deportea

Fue organizado por el Espacio Común de Estudiantes de la escuela con el fin de generar un momento de reflexión respecto a la comunicación con perspectiva de género en la actualidad. Las invitadas fueron Luciana Peker, Liliana Hendel, Verónica Brunati, Malva Mariani, Marirro Varela, Danila Saiegh y Bárbara Crespo.

8M

Feministas en el mundo

Con hiyab, pero sin fútbol. De cómo el género femenino en Arabia Saudita de no tener voto universal, pasa a presenciar partidos de fútbol que antes tenían prohibidos. De cómo la lucha de las mujeres abre caminos y cómo el deporte es herramienta para cambiar la realidad.

8M

Goles en contra de la brecha salarial

Selecciones femeninas de fútbol luchan por equiparar sus sueldos anuales con el de los hombres mientras que las jugadoras de Noruega lograron marcar el camino de la igualdad y consiguieron una mejora salarial.