Capital Federal • T ° - H %

García Blanco en la pantalla de ATC haciendo Tribuna Caliente.

Una voz acallada por el corralito

A Horacio García Blanco le negaron la plata que el corralito le había robado, eso no permitió que le realizaran una operación y hoy se cumplen 15 años de su fallecimiento. El Equipo habló con Ernesto Cherquis Bialo para recordar al Gordo.

COMPARTIR
Nicolás De Mónaco
29 de Mayo de 2017

En Deportea, las aulas llevan un número, el cual no tiene importancia alguna, y un nombre, cuyo significado tiene un valor incalculable para aquellos que buscan seguir el camino de quienes se ven allí representados. El elegido para, de cierta forma, guiar a los alumnos que entren al Estudio de Radio 2 en el arduo y largo camino del periodismo es Horacio García Blanco. Ernesto Cherquis Bialo en una charla con El Equipo, declaró: “El Gordo fue, probablemente, de los mejores comentaristas de boxeo de la historia".

El 15 de julio de 1937 nació en Barracas el Gordo, como era apodado cariñosamente por colegas y amigos. Ya de joven se interesó por el boxeo, deporte que practicó en el club Barracas Central y, gracias a apariciones espontáneas y entusiastas desde la tribuna del programa de televisión emitido por Canal 13 y conducido por Carlos Fontanarrosa llamado Polémica en el fútbol, entró en el mundo periodístico y, quizás sin saberlo, comenzó una carrera que terminó teniendo un prestigio inconmensurable. En la actualidad hay una enorme cantidad de escuelas de periodismo, pero allá por las décadas del '50 y del '60 eran tan sólo una idea que comenzaba a asomar la cabeza e iba tomando forma.

El Círculo de Periodistas Deportivos fue uno de los primeros cursos, como se lo conoció inicialmente, en aparecer, pero García Blanco no pasó por aquel primer intento de “escolarizar” el periodismo, sino que se forjó como periodista por cuenta propia y a partir de sus vivencias personales. “El curso de García Blanco fue la calle. Barracas, Avellaneda, Independiente –club del que era hincha-, el tango, el flamenco, el jazz, la nocturnidad, los restaurantes, Buenos Aires y una gran pasión por el fútbol. Todo eso lo formó”, describió Cherquis Bialo.

La no formación académica del Gordo lo llevó a ser reconocido, a sobresalir del resto de periodistas, a tener un estilo diferente. En una época en la que la profesión se basaba en seguir un determinado paradigma e intentar superarlo, García Blanco construyó su propia forma de hacer periodismo, que rompió con los esquemas un tanto conservadores que hasta el momento envolvían, incluso, a periodistas de mucho renombre. Este carácter radical fue bien visto y hasta festejado por sus colegas porque demostró ser eficaz, simple y, junto con una voz ronca, eficiente a la hora de llegarle a la gente, que no sólo disfrutaba de sus comentarios, sino que también quedaba sorprendida por la forma en la que entregaba el mensaje a quien tenía del otro lado.

Otro aspecto con el que rompió fue la osadía a la hora de criticar a un deportista o hablar de un partido o una pelea. En aquellos tiempos, algunos periodistas no se la jugaban ni por uno, ni por otro, sino que mencionaban cosas positivas y negativas de ambos y terminaban diciendo nada contundente. García Blanco, junto a otros periodistas de su generación, iba en contra de ese manual, rompía las barreras y daba opiniones de riesgo sin importarle como lo tomara la persona a quien le estuviera hablando.

Fuera del ámbito del periodismo, el Gordo fue empleado de una fábrica de ascensores de origen español llamada Otis. También, tuvo un emprendimiento junto a su amigo y futbolista, Raúl Madero, quien fue parte del cuerpo médico que salió campeón con la Selección Argentina de fútbol del Mundial de 1986 en México.

Participó de la redacción de Supermundo Deportivo, donde comentó boxeo junto a Cherquis Bialo, con quien, además, en 1969 compartió micrófono en las transmisiones boxísticas de Radio Rivadavia cuando Osvaldo Caffarelli reemplazó a Bernandino Veiga, y en los comienzos del programa Tribuna Caliente, cuando lo conducía Julio Ricardo y era transmitido por Canal 7. García Blanco llegó a ser el director de la revista Goles durante la época de auge de El Gráfico, la cual tuvo una ventaja industrial. La revista entera era impresa a color, mientras que Goles apenas lo logró con su tapa y contratapa, ya que el interior era color sepia. Durante algunos años, Cherquis Bialo asumió como director de El Gráfico y esto los paró en veredas opuestas. “Hicimos de eso una cuestión de compromiso personal. No fuimos buenos compañeros y colegas, competíamos mucho. Hoy lo veo de manera diferente. No me perdería de tener un amigo como el Gordo”, relató arrepentido el periodista de Infobae.

Todo lo que lograba con un micrófono frente a una cámara de televisión o desde un estudio de radio, ese impacto que conseguía impresionar a la gente que lo escuchaba, no lo pudo plasmar en el papel. Cherquis Bialo explicó que el periodismo gráfico no fue uno de sus fuertes y que sus escritos no superaban el límite de lo ordinario, lo cual estaba bien, pero no resaltaba como el resto de sus cualidades. Es difícil encontrar un periodista remotamente parecido a García Blanco actualmente, pero Cherquis Bialo lo logró: “Horacio Pagani es lo más parecido al Gordo”, sentenció el ex vocero de AFA. Sin embargo, explicó que la diferencia recaía en el personaje. Por un lado, Pagani llegó al medio como un periodista serio y, con el tiempo, se dio cuenta de que el personaje que lentamente se fue gestando en la televisión, más especificamente en TyC Sports, era necesario para mantenerse en programas que día a día le dan más importancia al show y a las apariencias que a la información y calidad periodística. Por el otro, el Gordo entró al periodismo siendo el personaje. La gente le tomó cariño y respeto a partir de la espontaneidad y de la honestidad con la que se manejaba en el medio. García Blanco fue siempre él mismo y es por eso que la gente hacía silencio en enormes escenarios, como por ejemplo el Luna Park, para escucharlo.

Detrás del periodista, del escritor y del comentarista, había un padre, un amigo y un gran anfitrión a la hora de las juntadas entre amigos y colegas, características que más de una vez convergían en un mismo sujeto. “Era una persona normal, amiguero, un gran gourmet, serio, pero tenía un humor muy ácido”, de acuerdo con Rocío García Blanco, hija del fallecido periodista. Uno de sus pasatiempos favoritos era ir al hipódromo con sus amigos, pero no apostaba, sino que era amante del turf, las carreras de caballos. Le encantaba ir allí y pasar un día entero sin gastar un centavo, pero disfrutando con sus compañeros de vida viendo correr a los equinos. El periodista fue el dueño de un caballo llamado Pelotari, que fue campeón de varios premios, entre ellos el Nacional. El día en que fue designado como el comentarista primero de José María Muñoz se negó a ir al partido para poder ver a su caballo correr y, desde la cancha, el Gordo Muñoz se contactó con él y, tras preguntarle quién había ganado, García Blanco, en vivo por Radio Rivadavia, dijo: “Ganó el mío”.

Las interminables giras de las que participaba para cubrir mundiales o peleas de boxeo por todo el mundo le permitieron ir a cientos de lugares, por lo que no era necesario vacacionar para conocer otras culturas, pero a mediados de la década del '80 un amigo lo invitó a veranear a Pinamar y fue allí, en esa playa argentina, donde encontró su lugar en el mundo. Poco tiempo después compró un terreno y luego construyó una casa, pero sólo pudo disfrutarla por dos años.

En esos viajes, vivió innumerables situaciones en las que cualquiera quisiera haber estado. Fue testigo de la pelea en la que Mike Tyson le sacó un pedazo de oreja a Evander Holyfield y, guiado por su humor ácido, le compró un chocolate con la forma de la oreja mordida a su hija como regalo. La noche en la que el boxeador Carlos Monzón golpeó a Susana Giménez, García Blanco dormía a tan sólo dos puertas de distancia y, en medio de la madrugada, le tocaron la puerta y apareció la conductora de televisión en ropa interior desesperada pidiendo ayuda. Antes de que Carlos Menem llegase a la presidencia, el Gordo era amigo de él y durante su mandato no dejó de serlo. “Todos los miércoles se iba a la quinta de Olivos a jugar al truco y a comer pizza. Salía y me decía 'Cualquier cosa llamá a Olivos'”, relataba Rocío riéndose.

Su carrera profesional se vio repartida entre dos pasiones: el boxeo y el fútbol. Pero había uno de ellos que amaba más que al otro. Si bien uno era un deporte en equipo, sentía mucho egoísmo en los planteles, pero el pugilismo le daba una sensación de pureza que pocos deportes emanaban. Desde su punto de vista, eran dos caballeros golpeándose hasta que sonaba una campana y se detenían, se saludaban, se felicitaban y la rivalidad terminaba ahí. No olía a corrupción en la organización del boxeo, ni nacional ni internacionalmente hablando. “Le molestaba mucho la individualidad en un deporte de equipo. La soberbia en un deportista lo sacaba de quicio”, explicó la hija. Además, resaltó que, si estuviese vivo y viese a la AFA en la actualidad, se volvería a morir.

Su muerte, además de dolores y de memorias, abrió polémicas. En muchísimos medios se dijo que García Blanco murió de cáncer, que se formó a partir de una insuficiencia renal que no fue tratada. Pero no fue así. “Mi papá no tuvo cáncer”, declaró Rocío. En principio, tuvo colesterol alto porque no se cuidaba a la hora de comer. Era una gran anfitrión, un gran gourmet y disfrutaba mucho del comer, pero siempre en cantidades desmedidas. En segunda instancia fue operado por divertículos e hizo oídos sordos a la recomendación del médico y no se cuidó. Esa falta de responsabilidad a la hora de alimentarse lo llevó a una insuficiencia renal y luego a una diálisis. Una vez que supo que debía ser operado, se inscribió en una larga lista de espera para que le realizasen el trasplante de riñón en Barcelona, España. Para cubrir los costos del viaje y del procedimiento médico, necesitaba retirar el dinero que tenía ahorrado en el Banco Privado de Inversión. Todo esto ocurrió durante la época de la crisis económica que azotó al país en el 2001 y que desembocó en el fenómeno llamado “corralito”, que le impedía a la gente retirar el dinero que tenía guardado en los bancos. Para poder hacerse con la plata depositada, presentó un pedido ante la jueza María Cristina Carrión de Lorenzo, quien sólo le concedió el 10% del total del dinero el 17 de mayo de 2002, monto que el periodista no aceptó porque era inútil ya que no alcanzaba para la operación. Para la jueza, el trasplante y la enfermedad que tenía García Blanco no fueron causas suficientes para poder retirar el dinero ya que no era, en su opinión, una cuestión de vida o muerte.

La operación no fue realizada y, el 30 de mayo de 2002, Horacio García Blanco falleció a los 65 años en Buenos Aires. La Magistratura le inició juicio político a la jueza por “mala praxis”, pero en 2003 aquel juicio quedó en la nada misma. Respecto al 10% que le habían permitido retirar, la hija declaró: “Tuve que pelear para que me dieran ese dinero. Me lo dieron el 30 de diciembre de 2002. Felicito la actitud del banco”. Además, confesó seguir de cerca el caso de la jueza, pero después de un tiempo decidió continuar con su vida y le perdió el rastro a la causa. Así fue como, sumido en una confusión mediática y judicial, el periodista se liberó de este mundo y pasó a ser parte del recuerdo de quienes lo amaron y de quienes buscan seguir sus pasos en el extenso camino del periodismo. Dejó una marca, fue un distinto, como se dice actualmente cuando alguien se destaca. “La mayor virtud de Horacio fue, para mí, crear su propio estilo. No tuvo un paradigma predeterminado. Él fue paradigma”, concluyó Cherquis Bialo.

Noticias

La calle no es un lugar para vivir

Cada vez son más las personas que no tienen un lugar donde vivir en Capital Federal, pero siempre hay alguien que busca darles una mano. El Hospital Santojanni brinda un espacio para que alrededor de 30 personas puedan pasar la noche. El Equipo habló con integrantes de ese grupo que día a día pelea por mejorar su situación. 

Un ataque a la autonomía del deporte argentino

El proyecto de reforma tributaria presentado por el Poder Ejecutivo propone limitar a la voluntad del gobierno de turno el financiamiento del ENARD, al suprimir el acceso directo y automático del Ente al impuesto del 1% sobre la telefonía móvil, que a partir de ahora administraría el Estado. Fuerte oposición de los deportistas.

DYN no se quiere ir

La agencia privada de noticias más importante del país fue disuelta por decisión de sus cuatro socios propietarios, entre los que se encuentra el grupo Clarín y el diario La Nación. Sus 100 trabajadores dan pelea para que ello no ocurra o por lo menos para poder reinsentarse en el medio y seguir trabajando como periodistas.

Buenos Aires, "Ciudad del Skate"

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aprobó un proyecto de los diputados del PRO, Daniel Del Sol y Roberto Quattromano, para que Buenos Aires sea reconocida como "Ciudad del Skate", un deporte urbano que crece día a día y es practicado por miles de jóvenes.

¿Cómo se vive hoy de la música?

El Equipo habló con Javier Viñas, uno de los guitarristas nacionales con más proyección de la actualidad, sobre las novedosas maneras para sobreponerse a la crisis que sufre el sector musical.    

La vida de a caballo

La equinoterapia es un método que a partir del uso terapéutico de los caballos, colabora en la rehabilitación de personas con distintas discapacidades. Elena Cataldi, presidente de la Fundación Equinoterapia de Azul, repasa las características de un tratamiento destinado a los niños pero que también es utilizado por los adultos.  

(+) video

Tribuna caliente

Uno de los trabajos que García Blanco compartió con Cherquis Bialo, en la década del 90.

(d) noticias

La calle no es un lugar para vivir

Cada vez son más las personas que no tienen un lugar donde vivir en Capital Federal, pero siempre hay alguien que busca darles una mano. El Hospital Santojanni brinda un espacio para que alrededor de 30 personas puedan pasar la noche. El Equipo habló con integrantes de ese grupo que día a día pelea por mejorar su situación. 

Buenos Aires, "Ciudad del Skate"

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aprobó un proyecto de los diputados del PRO, Daniel Del Sol y Roberto Quattromano, para que Buenos Aires sea reconocida como "Ciudad del Skate", un deporte urbano que crece día a día y es practicado por miles de jóvenes.

¿Cómo se vive hoy de la música?

El Equipo habló con Javier Viñas, uno de los guitarristas nacionales con más proyección de la actualidad, sobre las novedosas maneras para sobreponerse a la crisis que sufre el sector musical.    

La Ley de Medios, al rescate de la pelota

Ya iniciada la televisación del fútbol por cableoperadores, aún queda un vacío legal: a pesar de las modificaciones por decreto, la norma aún contempla que el Poder Ejecutivo debe garantizar el acceso universal a los contenidos de interés relevante.

Las mil y una del Pato

Silva se quedó con la histórica carrera de los mil kilómetros de Buenos Aires, con la que el TC celebró sus 80 años de vida. La organización montó un espectáculo y la carrera estuvo a la altura de las circunstancias.

Facebook

Twitter

El arte del gol

El fútbol es arte y Maradona el máximo exponente de una actividad sensible para los argentinos. A 30 años…

Los goles después de “El gol”

Tras el “Gol del Siglo” a Inglaterra, Maradona le convirtió a Bélgica dos tantos maravillosos en…

Dibuje, maestro

Para Augusto Costhanzo, dibujante argentino, Diego fue el responsable de unir sus pasiones, de encontrar la relación…

El mejor compositor de la pelota

El fútbol es música y Diego interpretó la mejor melodía. En diálogo con El Equipo, Valeria…

Desaparecer dos veces

Jorge Julio López fue secuestrado y torturado durante la última dictadura cívico militar, pero volvió…

Los Espartanos: en libertad tras las rejas

En el penal de San Martín, 35 reclusos formaron un equipo de rugby que se enfrenta con clubes poderosos. El deporte…

La Peque de oro

Paula Pareto alcanzó la cima del judo olímpico y demostró, una vez más, por qué pertenece…

La Chapa del campeón

Con Retegui en la conducción, los Leones quedaron en la historia del deporte argentino con el oro en Río y…

La Torre de plata

El tenista argentino Juan Martín Del Potro perdió en la final ante el británico Andy Murray y no pudo…

Son leyenda

Luis Scola, Andrés Nocioni, Carlos Delfino y Emanuel Ginóbili fueron los cuatro sobrevivientes de la Generación…