Capital Federal • T ° - H %

La Plaza y el recuerdo de los desaparecidos

Luis es protagonista de una de las tantas historias que, entre medio de la muchedumbre, se pierden en el olvido.

COMPARTIR
Germán Trucchi
12 de Mayo de 2017

Luis tiene 79 años. Está parado en la esquina de Bolívar e Hipólito Yrigoyen. Tiene la mirada tenue. Como si en ese preciso momento estuviese viendo algo que va más allá de lo que está ocurriendo. Pero luego cierra los ojos. Y vuelve ahí. A esa esquina, al frente de esa plaza, en donde tantas veces luchó por el pueblo. Saca las manos de los bolsillos de su campera color gris y agarra un pañuelo blanco que una joven le entrega. Hace un nudo y cubre su cuello con el pedazo de tela. Sonríe, pero con tristeza. Melancolía, quizás. Son las cuatro de la tarde de un día que ya es histórico. Frente a él, la Plaza de Mayo, lugar elegido para marchas y manifestaciones, que, poco a poco, va colmándose de gente. De gente que protesta. De gente que repudia. De gente que quiere justicia. Algo que en Argentina, no abunda. El fallo de la Corte Suprema de Justicia, que le otorgó el beneficio del 2x1 a genocidas que mataron, torturaron y desaparecieron a más de 30.000 personas, hirvió la ciudad. La Plaza. Y el país. Y Luis está ahí, firme. “Para el pueblo lo que es del pueblo”, susurra cuando el grabador todavía sigue apagado.

La barba y el bigote blanco, canoso -típico de la edad- se unen para dejar al descubierto sus labios, que comienzan a moverse en la sintonía con la que las palabras salen de su boca. Afirma estar buscando el renacer de la justicia argentina: “No hay palabras para una persona que tiene esta edad y que vivió la historia en carne propia. Es inadmisible reivindicar a los postulados de la revolución del 76”.

Luis vuelve en el tiempo. Regresa al año 1976 cuando, por estar en desacuerdo con los principios básicos de la dictadura, se quedó sin trabajo. “Yo era dirigente gremial y me echaron. El gremio no me defendió y mis compañeros tampoco”, sentencia. Menciona que la revolución lo persiguió. “Lo sufrí en piel y hueso”, dice.

La conversación prosigue a 15 metros de, unos de los tantos, puestos de choripanes y hamburguesas que rodean la Plaza de Mayo. Para el inicio del acto que tendrá lugar en el escenario principal aún restan poco más de dos horas. De fondo suena un hit de Patricio Rey y Los Redonditos de Ricota, banda que se creó en el año 76. Luis, envuelto en un viaje al pasado –entre la música y el fallo que se discute, continúa su relato. Y se mete en el fútbol:

“En el año 78 se festejaron los goles de Mario Alberto Kempes pero nadie sabía lo que estaba pasando a 20 cuadras de distancia. Había una ignorancia total, estaban todos en ayunas, pero salieron a celebrar el Mundial”, expresa. Y le apunta a los medios de comunicación: “Los medios, con algunos empresarios que aún siguen vigentes, cubrían un manto junto con la iglesia muy pesado, muy oscuro y tenebroso. No le permitía al necio conocer lo que pasaba”, retrata, para dar a entender por qué razón el argentino colmó las calles para cantar victoria. Cuando en realidad, Argentina estaba perdiendo, y por goleada.

El reloj marca las cuatro y dieciséis de la tarde. Los stands de distintas agrupaciones que se reúnen en Plaza de Mayo ya están repartiendo folletos y papelitos. Los carteles y las banderas comienzan a elevarse para llegar a lo más alto del cielo. Y, cuando la charla va llegando a su fin, suena, de fondo, una canción de La Renga: Hablando de la libertad. Como si todo fuera un circo armado a merced de la conversación. Pero no lo es.

Luis se encorva y, con sus manos, hace una casita en el grabador para que el sonido que viene del escenario principal no tape la nitidez de su voz. Su metro setenta y cuatro parece mucho menos. Su mirada ya no es tenue. Su sonrisa no es de alegría. Luis está triste. Y no hace esfuerzo por ocultarlo.

La charla es íntima. Los recuerdos salen a la luz y se disipan en el aire porteño. Y Luis sufre, en silencio. Pero cuando escucha una pregunta se quiebra. Con las primeras lágrimas que empiezan a recorrer las mejillas dice: “Yo perdí amigos… yo perdí amigos… en la dictadura…”. Hace una pausa. Tiene los ojos rojos pero trata de no ceder ante la situación de tristeza y continúa: “Entraron rompiendo la puerta de los milicos a patadas y se los llevaron. No los vi más”. Los labios tiemblan. Abre y cierra sus ojos, como si quisiera meter adentro el llanto.

El grabador se apaga y Luis se pierde entre la multitud que está en los alrededores de Plaza de Mayo. En una hora y media, con su pañuelo blanco en el cuello y sus 79 años, Luis marchará pidiendo justicia. Por los desaparecidos. Por los torturados. Por sus amigos.

Y por él.

 

Noticias

¿Por qué todavía no hay señales de Santiago Maldonado?

La causa está caratulada como "desaparición forzada", sin embargo todavía no se investigó a Gendarmería.

La pregunta de los ojos de Santiago

El viernes unas 250 mil personas preguntaron "¿Dónde está Santiago Maldonado?" El acto finalizó en forma pacífica y después llegaron los sospechosos disturbios.

Santiago Maldonado: una caricia en forma de pelota

Pensar al deporte, la política, y Santiago Maldonado como calles paralelas que no se cruzan, es perderse una parte de la historia. Por eso, El Equipo se metió en algunos de los tantos casos en el que el fútbol pidió por la aparición con vida de Maldonado.

Lo que ocultaron las grandes gafas oscuras

“El secreto de mi vida fue realizar cosas que no ha hecho nunca otra mujer”, dijo Paloma Efrón. Cantante, pianista, actriz, bailarina, productora de radio y televisión, animadora y periodista. Fue la primera en introducir los livings en la escenografía de sus programas y popularizó los almuerzos televisivos. El Equipo la recuerda a 40 años de su fallecimiento.

¿Dónde está?

Santiago Maldonado no aparece desde el 1 de agosto cuando la Gendarmería reprimió a miembros de la comunidad mapuche en Chubut. La Organización de Naciones Unidas, a través del Comité contra la Desaparición Forzada, exigió al Gobierno “la acción urgente para localizarlo".  

Se van los gases pero siguen las lágrimas

El conflicto, que arrancó hace casi un mes y que dejó a más de 530 personas sin trabajo por el cierre de la fábrica Pepsico, tuvo un nuevo capítulo esta madrugada cuando Gendarmería e Infantería reprimieron para desalojar la planta que estaba tomada por los empleados que buscan recuperar su fuente laboral.

(d) noticias

NBA

El traspaso de la temporada

Boston y Cleveland llegaron a un acuerdo para rotar sus bases, en una negociación de egos, discusiones y planes a futuro.

Argentina va por otro título en futsal

El campeón del mundo le ganó 6-0 a Bolivia en el CENARD, dando inicio a la Liga Sudamericana que organiza Conmebol, que se disputa del 16 al 20 de agosto. Los partidos son transmitidos en directo por la cuenta de Facebook de la Liga Sudamericana.

Las mil y una del Pato

Silva se quedó con la histórica carrera de los mil kilómetros de Buenos Aires, con la que el TC celebró sus 80 años de vida. La organización montó un espectáculo y la carrera estuvo a la altura de las circunstancias.

La patria naranja, a los pies de Leo Gutiérrez

Miembro de la Generación Dorada, el jugador más ganador de la Liga Nacional se despidió a lo grande en Mar del Plata, donde continuará como entrenador de Peñarol. Los mejores dijeron presente.

San Miguel recordó a las víctimas de la tragedia de Mendoza

Dos racimos de globos volaron el pasado domingo en el Estadio Malvinas Argentinas, en la previa del partido de San Miguel frente a Midland, para homenajear a los fallecidos en el accidente que ocurrió el 25 de junio, en el que un colectivo volcó a quilómetros de San Rafael. Walter Berardi, uno de los técnicos del club y padre de Tatiana, quien podría haber viajado en ese micro, dialogó con El Equipo y contó cómo vivió aquel momento.

AFA

El fin de la polémica

Este lunes, la AFA derogó el artículo 225 que le permitía a los clubes utilizar jugadores suspendidos en lugar de otros citados a los distintos seleccionados nacionales. Los casos de Peruzzi, Moreira y Alario fueron las gotas que rebalsaron un vaso que hacía tiempo que estaba lleno.

Una cantera interminable

Es sabido que Alemania viene construyendo, desde hace más de una década, un gran proyecto futbolístico que dio sus frutos en el Mundial Brasil 2014. Y actualmente los sigue dando: campeones de la Copa Confederaciones y de la Eurocopa Sub 21. 

Rusia, otra vez en la mira

Las sospechas que desataron polémica en el atletismo ruso, ahora se desplazan al seleccionado de fútbol.

Proponen que Buenos Aires sea declarada como "Ciudad del Skate"

Se trata de una iniciativa llevada a cabo por los diputados de PRO, Daniel Del Sol y Roberto Quattromano, que presentaron el proyecto en la Legislatura porteña. Es un deporte urbano que crece día a día y es practicado por miles de jóvenes.

Facebook

Twitter

El arte del gol

El fútbol es arte y Maradona el máximo exponente de una actividad sensible para los argentinos. A 30 años…

Los goles después de “El gol”

Tras el “Gol del Siglo” a Inglaterra, Maradona le convirtió a Bélgica dos tantos maravillosos en…

Dibuje, maestro

Para Augusto Costhanzo, dibujante argentino, Diego fue el responsable de unir sus pasiones, de encontrar la relación…

El mejor compositor de la pelota

El fútbol es música y Diego interpretó la mejor melodía. En diálogo con El Equipo, Valeria…

Desaparecer dos veces

Jorge Julio López fue secuestrado y torturado durante la última dictadura cívico militar, pero volvió…

Los Espartanos: en libertad tras las rejas

En el penal de San Martín, 35 reclusos formaron un equipo de rugby que se enfrenta con clubes poderosos. El deporte…

La Peque de oro

Paula Pareto alcanzó la cima del judo olímpico y demostró, una vez más, por qué pertenece…

La Chapa del campeón

Con Retegui en la conducción, los Leones quedaron en la historia del deporte argentino con el oro en Río y…

La Torre de plata

El tenista argentino Juan Martín Del Potro perdió en la final ante el británico Andy Murray y no pudo…

Son leyenda

Luis Scola, Andrés Nocioni, Carlos Delfino y Emanuel Ginóbili fueron los cuatro sobrevivientes de la Generación…