Arranca la serie más esperada, esa que nadie se quiere perder: por tercer año consecutivo, Cleveland y Golden State definirán las finales de la NBA en otro duelo apasionante entre LeBron y Curry.

El verdadero juego de tronos

Nicolás Bruno

28 DE MARZO DE 2018

Ni el final de la nueva temporada de Prison Break, que para el caso resultó ser bastante exitosa más por los fanáticos que consiguió la serie en años anteriores que por su propia calidad, ni el estreno de la quinta temporada de House Of Cards pueden con esta serie.

Aunque haya muchas similitudes, el día cúlmine no llegará el 17 de julio, cuando HBO estrene la séptima de Game Of Thrones, una de las ficciones. Será el 1 de junio, y también tendrá una convocatoria récord por enfrentamientos del pasado, reyes que quieren defender su trono, elevar su legado a lo más alto y protagonistas de otro mundo.

De los creadores de los mejores Miami - San Antonio y Boston - Lakers, vuelve la serie dirigida por la NBA que atrapó a todo el mundo, una vez más con sus personajes principales. Cada uno eligirá quién es quién, pero las Finales verán nuevamente la batalla entre el bien y el mal, el héroe y el villano, los reyes de ambas Conferencias: Golden State Warriors - Cleveland Cavaliers, temporada 3.

Ni el poder avasallante de Frank Underwood en la Casa Blanca, tierra de los Wizards, es comparable con la vigencia de LeBron James en búsqueda de un anillo. Hace siete temporadas que el Rey da presente en el plato fuerte de la liga de básquet más importante del mundo, con balance neutro por sus tres victorias y tres derrotas. Pero esta es diferente, y él lo sabe, lo siente.

Cuando eligió dejar Cleveland para armar un súper-equipo en Miami, lo que provocó muchos detractores, cayó en su primera final frente a Dallas, pero luego tuvo revancha contra el Oklahoma City de Kevin Durant y Russell Westbrook. Un año más tarde venció a los Spurs de Gregg Popovich, contra quien luego probó nuevamente el sabor de la derrota. Decidió volver a su casa, para ser campeón. Pero...

Ni el fascinante talento de Michael Scofield para escaparse en la primera temporada de Fox River, una cárcel de Chicago, tierra de los Bulls, podría opacar las manos de Stephen Curry desde hace un par de años. Sin parar de romper récords antológicos, y como base de un equipo que cada día brilla más, hoy incorporó a Kevin Durant. El malo de la liga, el que todos odian, el T-Bag de la NBA, es imprescindible para hacerle frente en la posición de alero al jugador franquicia de los Cavs.

Todo comenzó hace dos años, cuando en la Bahía del Pacífico, en San Francisco, los mejores guerreros se preparaban para hacer historia. Su capitán, un mago que llegaba para ganar el trofeo a jugador más valioso y dejar a todo el mundo del básquet boquiabierto, consiguió destronar a LeBron. Cuando todos pensaban que Steph no podría superarse, concluyó al año siguiente una temporada de ensueño, y por segunda vez fue MVP, esta vez, el primero unánime en la historia de la liga. Se volvieron a ver las caras, y Golden State se puso 3-1. Pero...

El Rey guió a Kyrie Irving y sus soldados a una mítica remontada y ganó en Oakland su tercer anillo. Sin embargo, esta vez hay “bueno”. Luego de la revancha, habrá una definición. Por primera vez en la historia de la liga, los mismos equipos disputarán la final por tercera vez consecutiva. Están regalando un pedazo grande de la historia del deporte, y no podemos mirar al costado, o más bien, otra serie.

Prepará los pochoclos para las 22 de este jueves, 1 de junio, pero dejá Netflix, Underwood puede esperar un poco más, no va a ir a ningún lado. Scofield tal vez sí, quién sabe en qué parte del mundo terminará, pero apagá Fox también. Sabés que falta más de un mes para Game Of Thrones. LeBron lo sabe, Curry lo sabe, y nos ambientarán con una batalla épica más. Golden State Warriors - Cleveland Cavaliers, tercera temporada, capítulo 1:“Juego de Tronos”.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

playoffs

En las semis de conferencia se vio lo mejor de Manu

San Antonio Spurs se metió en la final del Oeste con un Ginóbili determinante pero Golden State no parece tener freno, especialmente después de la lesión de Leonard.

playoffs

Cleveland y Golden State, con la escoba en la mano

Los últimos dos campeones avanzan con autoridad a las finales de conferencia, mientras que las otras series están muy parejas.