Entre el Mundial de México 1986 y el de Brasil 2014, lejos de comparaciones absurdas, ocurrieron varias coincidencias entre Alejandro Sabella y Carlos Bilardo.

Coincidencias entre Bilardo y Sabella

Federico Ramírez

28 DE MARZO DE 2018

Ambos entrenadores surgidos de la escuela de Estudiantes de La Plata decidieron cambiar esquemas y jugadores sobre la marcha, ya con el Mundial encima y con algunos partidos disputados. En la cita mundialista en el país azteca, las variantes ayudaron y sirvieron para finalmente alzar con orgullo y felicidad la ansiada Copa, en tanto que las modificaciones realizadas por Sabella también serán recordadas solamente si el trofeo se tiñe albiceleste.

Una paradoja, en la previa, ambos DT eran cuestionados por la prensa y la afición nacional y su juego un tanto defensivo ahuyentaba a los elogios.

Pero llegó el momento, comenzó el torneo más importante de todos y los ex Estudiantes razonaron que era lo mejor meter mano al equipo a pesar de las victorias que los avalaba.

1986, Argentina debuta frente a Corea del Sur con un 4-4-2 y entre los cuatro primeros se destacan sopresivamente Néstor Clausen y Oscar Garré. En el mediocampo es titular Pasculli. A pesar de los cambios, los demás jugadores salen de memoria.

2014, Los dirigidos por Pachorracomienzan con un esquema que habían ensayado pero poco convincente: 5-3-2, en la defensa incluyó a Hugo Campagnaro como tercer central y en la mitad de la cancha como volante con llegada a Maximiliano Rodríguez.

Los debut fueron efectivos y se logró el primer objetivo pero no se conformaron y fueron por más, debían darle su estilo e impresionar al público haciendo valer el peso con los jugadores que disponían.

Segundo encuentro, volvieron las variantes. El Doctor plantó ante Italia a casi los mismos once, salvo que relegó a Clausen e ingresó José Cuciuffo, quien a partir de ese partido se ganó el puesto hasta la final, y Claudio Borghi por Pasculli. Por su parte, El actual técnico decidió volver al conocido esquema con los cuatro fantásticos (4-3-3) por ello sacó a Campagnaro de la defensa para sumar otro volante, Fernando Gago quién ante Bosnia en la segunda mitad se destacó, y colocó otro delantero para que Lionel Messi no le reprochara que estaba solo con Sergio Aguero.

Volvieron a ganar, pero tocaron el equipo, quizás por cábala siendo ellos de ese palo.

Último enfrentamiento en la fase de grupos, los dos con el grupo ganado, no se hallaron modificaciones, mantuvieron el equipo y dejaron que su mente descansara tan sólo por un rato.

Primer cruce mata-mata-como se lo denomina en Brasil-, en 1986 al conjunto de Bilardo le toca en octavos enfrentar a Uruguay y el técnico vuelve a meter mano, en este caso Borghi por Pasculli, cambios cantados para tener más el balón y no ser tan incesantes de mitad de cancha hacia delante. 2014, rival Suiza; ante la lesión de Aguero, Sabella pone a Ezequiel Lavezzi que se gana el puesto debido a la gravedad de la lesión de su compañero.

Cuartos, en 1986 el rival es Inglaterra y es la verdadera hora de las modificaciones. El doctór decide que Julio Olarticoechea ingrese por Garré y que Héctor Enrique lo haga por Borghi y le gane la pulseada también a Pasculli. Argentina necesitaba cortar el juego contrario y quien más sino el ex jugador de River para realizar esa función. 2014, Bélgica es a quien enfrentan los dirigidos por Pachorra y también es la hora de los cambios, porque ante el bajo rendimiento de Federico Fernández el DT lo reemplaza con Martín Demichelis y a su vez ante la ausencia de Marcos Rojo (suspendido) ocupa su lugar José Basanta. En la mitad de la cancha para recuperar y en una especie de déjà vu Lucas Biglia se viste de Negro Enrique y ayuda a Mascherano como lo hizo el ex millonario con Sergio Batista ante los ingleses.

Los contemporáneos al último título siempre remarcarán dentro de los apellidos campeones al Vasco Olarticoechea y a Enrique sin siquiera saber que en algún partido ni estaban dentro de las posibilidades de jugar la final pero con Bilardo todo es posible. Por ello, fue preferible cambiar para alzar la Copa en el 86' y no mantener a jugadores con bajo rendimiento para después volver con caras largas y tristes.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Gerardo Martino

"Debió haber ganado Argentina"

El entrenador de Argentina, Gerardo Martino, se lamentó por la derrota ante Chile, defendió cada uno de los cambios que realizó durante el encuentro y aseguró que sus dirigidos merecieron haber salido campeones.

Análisis

¿Por qué perdió Argentina?

El seleccionado nacional tuvo tres ocasiones claras de abrir el marcador, no pudo hacerlo, y el equipo alemán, que se afianzó con el correr de los minutos, no perdonó y se llevó la copa con gol de Götze en el segundo tiempo del alargue.

Argentina vs Alemania

La convivencia de dos mundos adversos

En el obelisco se juntaron las dos caras: por un lado los festejos, la euforia y la alegría; por otro la violencia, los saqueos y la represión policial. Lo mejor y lo peor de la derrota ante Alemania convivieron en un mismo lugar.