Capital Federal • T ° - H %

Los estadios de Río de Janeiro donde se disputaron los recientes Juegos Olímpicos fueron una de las cajas de resonancia de la crisis política brasileña.

Los Juegos de Río en primera persona

El testimonio de una colombiana que viajó a ver las competencias olímpicas y se encontró con un país en medio de una crisis política que sin embargo pareció no repercutir en las calles de la ciudad carioca. No se vio tanto descontento por la destitución de Dilma Rousseff y el operativo de seguridad impidió todo tipo de desorden y de protesta.

COMPARTIR
Aleja Estrada @alejaestrada4
13 de Septiembre de 2016

Pocos días antes de viajar a Rio para vivir los Juegos Olímpicos por primera vez en mi vida, me topé con un artículo de Vanessa Bárbara, columnista del diario brasileño O Estado de São Paulo. Acá cito el párrafo que me hizo leer sus casi seis mil caracteres:

"Varios indigentes me dijeron que los policías los obligan a quitarse de las banquetas y los arrastran a refugios inmundos para empezar a “limpiar” las calles antes de que lleguen los turistas. Lo hacen como a las tres de la madrugada con ayuda de perros policía, gas pimienta y,a veces, hasta caballos".

Me generó incertidumbre, me hizo buscar más información y se me hizo de noche leyendo tragedias. Me sugestionó tanto que cuando fue el momento de descansar, mi mente siguió laburando y se apoderó de mi subconsciente y me hizo "vivir" el momento de mi llegada. Así, por un instante, me encontré frente al Maracanazinho donde vería jugar a Argentina contra Polonia, frente a decenas de brasileros furiosos con pancartas en mano, los puños apretados, el ceño fruncido y el alma enojada. Desperté, fue un sueño, pero tan vívido...

Luego pasó lo de siempre: lo olvidé. Entre los preparativos acelerados, el intento de organizar por lo menos los lugares donde me alojaría, el intento del cambio de Real por Dólar, Real por Peso argentino, Peso argentino por Dólar y luego por Real, o mejor ¿Peso argentino por Peso uruguayo, luego por Dólar y al final Reales?. Real por nada, porque de ningún modo era rentable.

Seguridad número uno: sería caro, muy caro; seguridad número dos: había una fuerte crisis económica y social en el país al que como yo viajarían personas de todos los lugares del planeta.

La potencia sudamericana se encuentra en recesión, pero de esto venimos escuchando desde el 2014, entonces, ¿por qué se habla sin parar de crisis desde inicios de este año? Los escándalos políticos se presentaron en el tiempo más conveniente, como si los estuviesen reservando para el "prime time", para el momento en el que todo el globo estaría con la vista en la ciudad de los cariocas por motivo de la magna celebración tan esperada cada 4 años.

Contexto

El 12 de mayo de este año, quien fue el vicepresidente de la Nación ,Michel Temer, asumió como primer mandatario una vez que más de dos tercios de los diputados votaron a favor del impeachment a Dilma Rousseff, sucedido por la decisión de 55 senadores de suspender a la presidenta del Partido de los Trabajadores por 180 días, mientras se esperaba un juicio político -ese que ya forma parte del periódico de ayer porque ya determinó luego de casi 9 meses de procesos judiciales la responsabilidad de Rousseff de malversar cuentas públicas.

El sector de la gente que aun creía en la presidenta viralizó miles de imágenes de protestas, todas con un"FORA TEMER" como slogan y saltaron en la web videos con cientos de personas a quienes se les desgarraba la voz gritando "VIVA DEMOCRACIA", esa que estaba siendo burlada con la destitución de una presidenta elegida y re-elegida legítimamente, argumentando que no existió una acusación bien fundada y que si bien parecía que Dilma había utilizado fondos públicos para exhibir un equilibrio de la potencia sudamericana, no podría acusársele de enriquecimiento ilícito.

Para los que protestaron significaba lo mismo que para la mujer que conoció la prisión en 1970, donde fue torturada hasta la caída de aquel gobierno de facto para luego convertirse en la mano de derecha de Lula da Silva, quien años más tarde la impulsó como su sucesora.

Pero llegué a Brasil y desde mi primer día en Río de Janeiro solo ví caras celebrando, a los voluntarios bailando mientras decían "Sejan ben vindos, estamos muito felizes em ter você, Desfruta dos Jogos Olímpicos", con esa tonadita que canta al hablar. Escuchar al final de cada pregunta por información "disfrute de su estadía y de los juegos" no dejaba de sorprenderme y contagiarme, como cuando con la más amplia sonrisa y mirada a los ojos, casi tarareaban la canción de Bruna Karla al decir "Que bom que você chegou". Cúlpenme por dejarme alienar, era dificilísimo abstraerse ante la amabilidad de la gente, ver a Río tan colorido y vivo, realzado por la belleza imponente de los escenarios, o quizás era el simple hecho de estar ahí.

El primer fin de semana fue caótico porque ni siquiera los voluntarios o funcionarios del transporte público entendían muy bien cómo funcionaban los trasbordos en los BRT (esos buses integrados que en ocasiones tardaron hasta una hora para llegar) o la nueva línea de tren subterráneo que se había construido específicamente para los Juegos. Aquella en la que además del pasaje que se pagaba se tenía que enseñar al personal de seguridad el ticket de ingreso al estadio al cual se dirigía para ver algún deporte, así el escenario estuviese a una hora de viaje. Quien no lo tenía, por lo menos durante los Juegos, no iba a poder utilizar ese servicio.

Es tan alienante, tan envolvente, una maniobra espectacular de hegemonía de los que detentan el poder, de los que manipulan la opinión, esos que lo saben, como lo supieron siempre quienes utilizaron este tipo de eventos deportivos para generar calma, para apaciguar a las muchedumbres, para aparentar "Ordem e Progresso".

Fue hasta el último día, cuando mientras me dirigía al aeropuerto, sostuve una conversación con dos brasileros, un universitario y el conductor del Uber que nos transportaba, que comenzó con un halago de mi parte : Que linda que está la ciudad. Este cumplido quedó enterrado ante su respuesta: "si, quedó lindo el maquillaje". Comenzamos a hablar de lo que por lo menos ellos dos consideran un "Golpe parlamentario" a una presidenta que "no hizo nada", de una "jugada del sector privado" para desplazar a una "ficha que no les sirve en el tablero".

Escucharlos hablar me hizo rememorar día a día de esos 10 que estuve en Río y ¿saben qué? solo ví dos carteles minúsculos, de esos que hay que acercarse para poder leerlos con el #fueraTemer. No ví tanto descontento como se leía, no escuché los gritos, no ví puños levantados ni ceños fruncidos en la gente, mientras a gritos desgarraban la palabra Democracia en sus gargantas. Lo siento pero no sentí a un país descontento. Vagamente me enteraba en el transcurrir de los días de algunas protestas en el centro y en lo único que escuche a más de tres voces unidas en la negativa del impeachment fue en un tímido abucheo en la ceremonia de inauguración cuando Temer tomó la palabra que originalmente le pertenecía a Dilma. Solo hasta ese momento aquel artículo de Vanessa Barbara se me hizo evidente: no recordé haber visto a un solo indigente en la calle de una ciudad que esta rodeada de favelas. ¿Cómo lo hicieron? ¿En qué rincón de la ciudad los ocultaron?

Solo hubo un día en que logré un mínimo momento de abstracción, pero fue por lo llamativo de una situación: En plena rambla de Copacabana, esa que en agosto escuchó todos los idiomas y acentos existentes, que vio colores, caras, banderas, símbolos, rubios, blancos, negros, mulatos, niños, ancianos, hombres, mujeres, miles de pies pisando su empedrado bordeando la playa de arena blanca, cocos con sorbetes y sombrillitas de colores, cervezas a medio tomar, caipiriñas en tantas manos que chocaron para brindar, sonrisas, gritos de gol, palmas que chocaron con tanta euforia, formas de caminar, vagas, festivas, apuradas por llegar, tickets en mano, carteles de cartón con inscripciones a mano que decían vender, comprar, necesitar entradas y otros coloridos con la inscripción "ben-vindos" que tapizaron la ciudad. en medio de esa situación y de esa misma rambla estuvieron estacionados centenares de militares armados con su amenazante pose, su cara de malos, su cuello erguido denotando superioridad y rudeza y sus peligrosos dedos índices acariciando el fatídico gatillo de sus armas de guerra.

Cuando me acerqué a uno de ellos, alertada por el camión que transportaba por lo menos 20 soldados en la parte trasera, le pregunté por qué motivo, en plena vía peatonal por la que caminaban niños con sus juguetes playeros, estaban ellos armados y en actitud de estar esperando el momento de atacar. Mi pregunta le generó tres segundos de silencio, una mirada desafiante y una respuesta que entre dientes dijo "es por su seguridad". ¿Estamos en un peligro tal que amerite semejante desplegue militar? Le pregunté y me respondió "es por su seguridad", ¿estamos en medio de un golpe? Repliqué, el soldado no respondió.

El folclore de la gente riendo a carcajadas y cantando en todos los idiomas, jugando al voley playa y bebiendo tragos tropicales los hizo pasar desapercibidos, pero ahí estaban. Fue un fenómeno de masas al que acudimos millones como actores, a los extras no lo vimos, a los indigentes, a los pobres que no pudieron acceder a ningún juego porque la entrada mas barata salía 40 reales. Los escondieron, las fisuras de la ciudad las pintaron con colores, los ciudadanos locales pagaron, pagan y seguirán pagando la inflación hasta ahora irrefrenable. Los Olímpicos acabaron, las transmisiones cesaron, a Dilma la destituyeron y vuelven a imponerse ese mismo silencio e indiferencia que rondan en los invisibilizados Juegos Paralímpicos, pero eso es otro tema del que nuestras influenciables pasiones no se interesan en tratar.

 

Juegos Olimpicos

"Río nos abrió una puerta a poder competir en el mejor nivel"

Luego de la histórica participación olímpica, Eduardo Peruchena, el técnico de La Garra, habló con El Equipo e hizo un balance del torneo

Un viaje de más de seis décadas desde Londres hasta Río

Argentina logró algo único en Río de Janeiro. Seguramente muchos serán los que sigan recordando en estos días las cuatro medallas ganadas y otros momentos memorables, pero la cuenta regresiva hacia Tokio 2020 ya empezó.

La mejor actuación de Argentina en 68 años

La gran mayoría de los deportistas argentinos generó un lazo fuerte con los seguidores por su deportividad, más allá de los resultados, que muchas veces también fueron emocionantes. Con tres oros y una plata, Argentina terminó 27ª.

Phelps deja una marca imborrable

Con 28 medallas olímpicas, el nadador estadounidense se retiró después de los Juegos Olímpicos de Río, en lo que volvió a brillar.

Como en Londres 2012, un africano se apoderó de la maratón en Río de Janeiro

En el último día de los Juegos Olímpicos se realizó por las calles de Río de Janeiro la competencia de 42 kilómetros con la presencia de 155 atletas de todo el mundo. Eliud Kripchoge fue el ganador y para nuestro país compitieron Mariano Mastromarino, Luis Molina y Federico Bruno.

(+) video

LA CRISIS BRASILEÑA

Video informe de la agencia AFP sobre la destitución de Dilma Rousseff y la asunción de Michel Temer como presidente de Brasil tras un golpe parlamentario.

(d) noticias

NBA

El traspaso de la temporada

Boston y Cleveland llegaron a un acuerdo para rotar sus bases, en una negociación de egos, discusiones y planes a futuro.

Argentina va por otro título en futsal

El campeón del mundo le ganó 6-0 a Bolivia en el CENARD, dando inicio a la Liga Sudamericana que organiza Conmebol, que se disputa del 16 al 20 de agosto. Los partidos son transmitidos en directo por la cuenta de Facebook de la Liga Sudamericana.

Las mil y una del Pato

Silva se quedó con la histórica carrera de los mil kilómetros de Buenos Aires, con la que el TC celebró sus 80 años de vida. La organización montó un espectáculo y la carrera estuvo a la altura de las circunstancias.

La patria naranja, a los pies de Leo Gutiérrez

Miembro de la Generación Dorada, el jugador más ganador de la Liga Nacional se despidió a lo grande en Mar del Plata, donde continuará como entrenador de Peñarol. Los mejores dijeron presente.

San Miguel recordó a las víctimas de la tragedia de Mendoza

Dos racimos de globos volaron el pasado domingo en el Estadio Malvinas Argentinas, en la previa del partido de San Miguel frente a Midland, para homenajear a los fallecidos en el accidente que ocurrió el 25 de junio, en el que un colectivo volcó a quilómetros de San Rafael. Walter Berardi, uno de los técnicos del club y padre de Tatiana, quien podría haber viajado en ese micro, dialogó con El Equipo y contó cómo vivió aquel momento.

AFA

El fin de la polémica

Este lunes, la AFA derogó el artículo 225 que le permitía a los clubes utilizar jugadores suspendidos en lugar de otros citados a los distintos seleccionados nacionales. Los casos de Peruzzi, Moreira y Alario fueron las gotas que rebalsaron un vaso que hacía tiempo que estaba lleno.

Una cantera interminable

Es sabido que Alemania viene construyendo, desde hace más de una década, un gran proyecto futbolístico que dio sus frutos en el Mundial Brasil 2014. Y actualmente los sigue dando: campeones de la Copa Confederaciones y de la Eurocopa Sub 21. 

Rusia, otra vez en la mira

Las sospechas que desataron polémica en el atletismo ruso, ahora se desplazan al seleccionado de fútbol.

Proponen que Buenos Aires sea declarada como "Ciudad del Skate"

Se trata de una iniciativa llevada a cabo por los diputados de PRO, Daniel Del Sol y Roberto Quattromano, que presentaron el proyecto en la Legislatura porteña. Es un deporte urbano que crece día a día y es practicado por miles de jóvenes.

Facebook

Twitter

El arte del gol

El fútbol es arte y Maradona el máximo exponente de una actividad sensible para los argentinos. A 30 años…

Los goles después de “El gol”

Tras el “Gol del Siglo” a Inglaterra, Maradona le convirtió a Bélgica dos tantos maravillosos en…

Dibuje, maestro

Para Augusto Costhanzo, dibujante argentino, Diego fue el responsable de unir sus pasiones, de encontrar la relación…

El mejor compositor de la pelota

El fútbol es música y Diego interpretó la mejor melodía. En diálogo con El Equipo, Valeria…

Desaparecer dos veces

Jorge Julio López fue secuestrado y torturado durante la última dictadura cívico militar, pero volvió…

Los Espartanos: en libertad tras las rejas

En el penal de San Martín, 35 reclusos formaron un equipo de rugby que se enfrenta con clubes poderosos. El deporte…

La Peque de oro

Paula Pareto alcanzó la cima del judo olímpico y demostró, una vez más, por qué pertenece…

La Chapa del campeón

Con Retegui en la conducción, los Leones quedaron en la historia del deporte argentino con el oro en Río y…

La Torre de plata

El tenista argentino Juan Martín Del Potro perdió en la final ante el británico Andy Murray y no pudo…

Son leyenda

Luis Scola, Andrés Nocioni, Carlos Delfino y Emanuel Ginóbili fueron los cuatro sobrevivientes de la Generación…