La final de salto con garrocha culminaba con Renaud Lavillenie, último campeón olímpico, en el primer lugar listo para recibir la medalla dorada, pero Thiago Braz da Silva retó al francés a superar una marca de 6.03 metros y así desplazarlo al segundo lugar.

La final de salto con garrocha culminaba con Renaud Lavillenie, último campeón olímpico, en el primer lugar listo para recibir la medalla dorada, pero Thiago Braz da Silva retó al francés a superar una marca de 6.03 metros y así desplazarlo al segundo lugar.

El brasileño que hizo historia en los Juegos Olímpicos

Julián Rios

28 DE MARZO DE 2018

Nacido el 16 de diciembre de 1993 en Marília, Brasil, abandonado por su madre y criado por sus abuelos, comenzó a acercase al deporte debido a su tío, el atleta Fabiano Braz. Empezó atletismo a los 14 años, entrenándose y compitiendo por el Clube dos Bancários de Marília. Participó por primera vez en un certamen internacional en 2009, en donde ganó la medalla de bronce del Campeonato Sudamericano Juvenil, además de ser campeón brasileño juvenil durante ese año. En 2012 fue campeón mundial junior de atletismo en salto con garrocha rompiendo el récord brasileño juvenil saltando 5.55 metros.
Profesionalmente, Thiago fue entrenado por Vitaly Petrov, extécnico de Serguéi Bubka y Yelena Isinbáyeva, dos de los mejores garrochistas del mundo. Con 20 años ganó el Campeonato Sudamericano de Atletismo con un salto de 5.83 metros, récord brasileño y sudamericano de salto con pértiga en exteriores, y la presea dorada en el Meeting de Leverkusen.
Durante este año logró un nuevo récord brasileño y sudamericano de 5.93 metros en interiores en el ISTAF Indoor de Berlín y, durante estos Juegos Olímpicos, logró vencer al francés Rinaud Lavillenie luego retarlo a saltar 6.03 metros, 11 centímetros más que su propia marca, y así dar una gran sorpresa para quedarse con la medalla de oro y convertirse en el nuevo héroe de Brasil.

Thiago Braz da Silva, nacido el 16 de diciembre de 1993 en Marília, Brasil, abandonado por su madre y criado por sus abuelos, comenzó a acercase al deporte debido a su tío, el atleta Fabiano Braz. Empezó atletismo a los 14 años, entrenándose y compitiendo por el Clube dos Bancários de Marília. Participó por primera vez en un certamen internacional en 2009, en donde ganó la medalla de bronce del Campeonato Sudamericano Juvenil, además de ser campeón brasileño juvenil durante ese año. En 2012 fue campeón mundial junior de atletismo en salto con garrocha rompiendo el récord brasileño juvenil saltando 5.55 metros.

Profesionalmente, Thiago fue entrenado por Vitaly Petrov, extécnico de Serguéi Bubka y Yelena Isinbáyeva, dos de los mejores garrochistas del mundo. Con 20 años ganó el Campeonato Sudamericano de Atletismo con un salto de 5.83 metros, récord brasileño y sudamericano de salto con pértiga en exteriores, y la presea dorada en el Meeting de Leverkusen.

Durante este año logró un nuevo récord brasileño y sudamericano de 5.93 metros en interiores en el ISTAF Indoor de Berlín y, durante estos Juegos Olímpicos, logró vencer al francés Rinaud Lavillenie luego retarlo a saltar 6.03 metros, 11 centímetros más que su propia marca, y así dar una gran sorpresa para quedarse con la medalla de oro y convertirse en el nuevo héroe de Brasil.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Rio 2016

Los Juegos de Río en primera persona

El testimonio de una colombiana que viajó a ver las competencias olímpicas y se encontró con un país en medio de una crisis política que sin embargo pareció no repercutir en las calles de la ciudad carioca. No se vio tanto descontento por la destitución de Dilma Rousseff y el operativo de seguridad impidió todo tipo de desorden y de protesta.

Handball

"Río nos abrió una puerta a poder competir en el mejor nivel"

Luego de la histórica participación olímpica, Eduardo Peruchena, el técnico de La Garra, habló con El Equipo e hizo un balance del torneo

Rio 2016

Un viaje de más de seis décadas desde Londres hasta Río

Argentina logró algo único en Río de Janeiro. Seguramente muchos serán los que sigan recordando en estos días las cuatro medallas ganadas y otros momentos memorables, pero la cuenta regresiva hacia Tokio 2020 ya empezó.