Paula Pareto ganó sus dos primeras peleas y se clasificó a la semifinales de Judo, instancia en la que enfrentará a la japonesa Ami Kondo.

La Peque en semifinal

Daniel Lubel

28 DE MARZO DE 2018

En la agenda del primer día oficial de competencia en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016 ya aparecía como uno de los eventos más tentadores el judo femenino. ¿Por qué? Porque hoy empezaba a disputarse la categoría de hasta 48 kilos, en la que se encuentra la argentina Paula Pareto, quien logró el bronce en Beijing 2008, salió quinta en Londres 2012 (consiguió el diploma olímpico) y venía de ser campeona mundial en 2015.
La primera lucha fue frente a Dolgova, que había vencido una hora antes a la norcoreana Kim Sol Mi. Era un compromiso duro, ya que la rusa, de solo 20 años, es la última campeona juvenil y había ganado la medalla de bronce en los Juegos Europeos de Bakú 2015 y en el Campeonato Europeo de Judo, en el mismo año. Los de Río eran sus primeros Juegos Olímpicos.
La “Peque” se impuso sin problemas. Aunque Dolgova salió con más decisión y empezó atacando, fue rápidamente penalizada y esto le dio confianza a Pareto, que con dos Yukos (se consiguen si la oponente cae de medio lado sobre el tatami y otorgan un punto) se puso 2-0. Cuando la victoria parecía segura y la rusa iba por el milagro, la argentina logró un ippon (significa que su rival cayó de espaldas, la luchadora la derribó con control, fuerza y velocidad y otorga el triunfo, aunque simbólicamente valen 100 puntos) y pasó a cuartos de final. La experiencia de Pareto tuvo un papel muy importante.
En la siguiente ronda debió enfrentar a Csernoviczki, que había vencido en octavos por 3-0 a la ucraniana Maryna Cherniak. La húngara, que había ganado la medalla de bronce en Londres 2012, era una vieja conocida de Pareto: había perdido contra ella en Beijing 2008 y en el Mundial de Judo 2015.
Esta lucha fue más reñida y tumultuosa que la anterior. Csernoviczki sufrió una lesión muscular en el tobillo al principio y mostraba signos de dolor. Esto podía jugarle a favor o en contra a Pareto, que debía aprovecharlo con inteligencia (luego de terminada la pelea, la argentina admitió que este hecho la desconcentró un poco). La húngara fue penalizada dos veces, lo que significó que si ninguna sacaba ventaja o empataban, la “Peque” pasaría de fase por tener menos penalizaciones.
Cuando faltaba menos de un minuto para el cierre, Pareto logró un Waza-Ari (quiere decir que la rival no llegó a caer completamente de espaldas o faltaron algunos elementos técnicos para que sea un ippon, y otorga diez puntos). La historia estaba casi liquidada, ya que Csernoviczki, que estaba cansada, necesitaba hacer un ippon antes del cierre, algo que parecía muy difícil y que no pudo hacer.
La judoca argentina, que tiene 30 años y el año pasado se recibió de médica, enfrentará en semifinales a la japonesa Ami Khondo, una de las más difíciles, que fue campeona mundial en 2014 y bronce mundial en 2015. Tiene 21 años y estos son sus primeros Juegos Olímpicos. La pelea será a las 16:05 en el tatami 2 del Pabellón Olímpico Arena Carioca 1 de Río de Janeiro.
Khondo viene de vencer en octavos a la mexicana Edna Carrillo por 1-0 y en cuartos a la judoca de Kazajistán Otgontsetseg Galbadrakh con un ippon sobre el final, cuando perdía 1-0 y se quedaba afuera. Si Pareto gana, pasará a la final y se asegurará una medalla. Si pierde, jugará el repechaje por la medalla de bronce. La otra semifinal será Dayaris Mestre (Cuba) frente a Jeong Bo-Kyeong (Corea del Sur), a las 15:58.

En la agenda del primer día oficial de competencia en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016 ya aparecía como uno de los eventos más tentadores el judo femenino. ¿Por qué? Porque hoy empezaba a disputarse la categoría de hasta 48 kilos, en la que se encuentra la argentina Paula Pareto, quien logró el bronce en Beijing 2008, salió quinta en Londres 2012 (consiguió el diploma olímpico) y venía de ser campeona mundial en 2015.

La primera lucha fue frente a Dolgova, que había vencido una hora antes a la norcoreana Kim Sol Mi. Era un compromiso duro, ya que la rusa, de solo 20 años, es la última campeona juvenil y había ganado la medalla de bronce en los Juegos Europeos de Bakú 2015 y en el Campeonato Europeo de Judo, en el mismo año. Los de Río eran sus primeros Juegos Olímpicos.

La Peque se impuso sin problemas. Aunque Dolgova salió con más decisión y empezó atacando, fue rápidamente penalizada y esto le dio confianza a Pareto, que con dos Yukos (se consiguen si la oponente cae de medio lado sobre el tatami y otorgan un punto) se puso 2-0. Cuando la victoria parecía segura y la rusa iba por el milagro, la argentina logró un ippon (significa que su rival cayó de espaldas, la luchadora la derribó con control, fuerza y velocidad y otorga el triunfo, aunque simbólicamente valen 100 puntos) y pasó a cuartos de final. La experiencia de Pareto tuvo un papel muy importante.

En la siguiente ronda debió enfrentar a Csernoviczki, que había vencido en octavos por 3-0 a la ucraniana Maryna Cherniak. La húngara, que había ganado la medalla de bronce en Londres 2012, era una vieja conocida de Pareto: había perdido contra ella en Beijing 2008 y en el Mundial de Judo 2015.

Esta lucha fue más reñida y tumultuosa que la anterior. Csernoviczki sufrió una lesión muscular en el tobillo al principio y mostraba signos de dolor. Esto podía jugarle a favor o en contra a Pareto, que debía aprovecharlo con inteligencia (luego de terminada la pelea, la argentina admitió que este hecho la desconcentró un poco). La húngara fue penalizada dos veces, lo que significó que si ninguna sacaba ventaja o empataban, la Peque pasaría de fase por tener menos penalizaciones.

Cuando faltaba menos de un minuto para el cierre, Pareto logró un Waza-Ari (quiere decir que la rival no llegó a caer completamente de espaldas o faltaron algunos elementos técnicos para que sea un ippon, y otorga diez puntos). La historia estaba casi liquidada, ya que Csernoviczki, que estaba cansada, necesitaba hacer un ippon antes del cierre, algo que parecía muy difícil y que no pudo hacer.
La judoca argentina, que tiene 30 años y el año pasado se recibió de médica, enfrentará en semifinales a la japonesa Ami Kondo, una de las más difíciles, que fue campeona mundial en 2014 y bronce mundial en 2015. Tiene 21 años y estos son sus primeros Juegos Olímpicos. La pelea será a las 16:05 en el tatami 2 del Pabellón Olímpico Arena Carioca 1 de Río de Janeiro.

Kondo viene de vencer en octavos a la mexicana Edna Carrillo por 1-0 y en cuartos a la judoca de Kazajistán Otgontsetseg Galbadrakh con un ippon sobre el final, cuando perdía 1-0 y se quedaba afuera. Si Pareto gana, pasará a la final y se asegurará una medalla. Si pierde, jugará el repechaje por la medalla de bronce. La otra semifinal será Dayaris Mestre (Cuba) frente a Jeong Bo-Kyeong (Corea del Sur), a las 15:58.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Buenos Aires 2018

Resumen de la doceava jornada

En el último día de competición la delegación argentina consiguió dos medallas de bronce en boxeo femenino y masculino.

Buenos Aires 2018

“Dale que tienen miedo”

En la previa de los Juegos Olímpicos de la Juventud no se sabía cuánto público argentino concurriría a ver los distintos deportes y cómo alentaría.

Buenos Aires 2018

Boxeador de oro y promesa argentina

Brian Arregui tiene 18 años y se consagró campeón olímpico. A los 9 sufrió el golpe más duro de su vida, con la pérdida de su padre. Conoció a su mujer por el deporte y tuvieron una hija.