Argentina tendrá dos representantes en remo: Lucía Palermo y Brian Rosso. Luego de la demora de la llegada de sus botes, los argentinos buscarán hacer un buen papel en los Juegos. 

A remarla más que nunca

Santiago Marino @Santimarino

28 DE MARZO DE 2018

Lucía Palermo y Brian Rosso serán los dos representantes que tendrá el remo argentino en los Juegos Olímpicos de Río. Las posibilidades de conseguir medallas o de llegar a una Final A son escasas, teniendo en cuenta el modo en el cual consiguieron clasificarse al certamen y la demora en la llegada de los botes, que los privaron de entrenarse en las mejores condiciones. Sin embargo, Argentina supo ser potencia mundial durante la época del 60 y 70.

La oriunda de General Pacheco, quien participará en su tercera cita olímpica (estuvo presente en Atenas 2004 y Londres 2012, donde finalizó en las posiciones 17 y 21, respectivamente), se posicionó en el séptimo puesto del preolímpico de Carauma, Chile, el cual otorgaba seis plazas para Río. Entre tanto, tras la declinación a la especialidad por parte de Cuba y Brasil, logró hacerse un lugar en la competencia.

Rosso participará por primera vez en los Juegos Olímpicos. Lo logró al obtener el segundo puesto en el mismo clasificatorio realizado en la provincia de Valparaiso. Sin embargo, a pesar de haber conseguido la medalla de bronce en los Panamericanos de Toronto 2015, su desempeño en los últimos meses lo aleja de la chance de conseguir una medalla (décimo y décimo quinto puesto en la Copa del Mundo de Varese y Lucerna, respectivamente). Incluso, el mismo deportista aseguró: “Mi objetivo es entrar entre los 12 mejores en semifinales. Creo que se puede dar, pero en un Juego Olímpico no hay margen de error”.

La dupla argentina que compite en las categorías single scull masculino y femenino está instalada en el país vecino desde el 20 de julio, pero recién el 30 les llegaron los botes de competencia. Tuvieron que entrenarse diez días con máquinas de gimnasio, ya que las embarcaciones estuvieron retenidas en la aduana de Río de Janeiro. La falta de respuesta por parte de los dirigentes responsables de los remos hizo enfadar a Rosso, quien se descargó en una carta publicada en su cuenta de Facebook, en la que sentenció: “Hoy le perdí todo el respeto al ENARD y a la gente que responde por este deporte”.

Muy lejos han quedado los años dorados del remo argentino, que tuvieron como estandarte al remero campeón del mundo, Alberto Demiddi, quien logró además las medallas de bronce y plata en los Juegos Olímpicos de México 1968 y Munich 1972, respectivamente.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Buenos Aires 2018

Resumen de la novena jornada

El cierre del día contiene tres medallas doradas y dos de bronce para sumar al conteo argentino

Buenos Aires 2018

Pumitas de oro

El seleccionado argentino de menores de 18 de rugby seven consiguió la medalla dorada que cuatroa años atrás se les había escapado

Buenos Aires 2018

Mucho más que fuego

El pebetero olímpico es donde todas y todos los visitantes del Parque ubicado en Villa Soldati se encuentran sin hacer una larga fila