Los deportistas Deryck Gillie y Sergio Fernando Tula Silberberg fueron dos de las víctimas de la dictadura que se instaló en el país entre 1976 y 1983, con una particularidad: ambos eran extranjeros.

También desaparecieron deportistas extranjeros

Santiago Ladino, Santiago Paz, Agustín Sanchez

28 DE MARZO DE 2018

41 años pasaron del comienzo de la dictadura militar más atroz que sufrió Argentina en toda su historia, en la que 30 mil personas resultaron desaparecidas. Personas de distintos ámbitos fueron torturadas y el deporte no fue la excepción. Una gran cantidad de atletas fueron victimas de la dictadura y entre ellos se encuentran dos casos particulares: Deryck Gillie, un inglés federado en Yachting, y Sergio Fernando Tula Silberberg, de Brasil, quien se destacaba en gimnasia artista.

Deryck Gillie era oriundo de Inglaterra y llegó a Buenos Aires, desde Rosario, cuando tenía 18 años. En la Capital, fundó junto a un amigo la Asociación Argentina de Remeros de Resistencia. Además, allí conoció a Enriqueta Ortiz de Rosas, con quien luego se casó y tuvo seis hijos. Era peronista, amante del deporte acuático, remero, navegante, timonel del pescador El Tero y del sloop María Elena, socio del club Azopardo, trabajaba como traductor en la Marina y era también empleado del correo. En la mañana del 30 de septiembre de 1977, alrededor de las 11.30, cuatro hombres golpearon la puerta de su casa. Cuando su esposa los atendió, dijeron que eran amigos del trabajo y entraron a buscarlo. Ni él, ni su mujer, ni sus seis hijos, quienes presenciaron ese momento, entendían lo que estaba pasando. Los militares se lo llevaron y nunca más hubo noticias de él. Esa mañana también fue secuestrado su hermano, Douglas, quien militaba en partidos de izquierda. De ninguno de ellos hubo algún registro en centros clandestinos de detención, por lo que nunca se supo nada más y continúan desaparecidos.

Sergio Fernando Tula Silberberg nació el 29 de marzo de 1955 en Brasil. Ya en Buenos Aires, cursó la secundaria en el Colegio Teniente General Julio A. Roca, en el barrio de Belgrano, donde se recibió a fines de 1973. Una vez terminado el colegio, comenzó los estudios de Eduación Física, siguiendo los pasos de sus padres, en el Instituto Dr. Enrique Romero Brest, donde cursó hasta el momento de su desaparición.

Tula, que era un gimnasta federado, cursaba el tercer año de la carrera y ya tenía el título de Maestro, además de trabajar en el Club Ferrocarril Oeste en el barrio de Caballito. Fue secuestrado en la madrugada del 8 de abril de 1976, a los pocos días de consumado el Golpe Militar. En ese momento, sus padres no estaban, se encontraban en México, en un Congreso de gimnasia artística, debido a que eran entrenadores. Cuando volvieron, el estado de su vivienda toda revuelta les adelantaba la noticia. A pesar de que su padre trabajaba por entonces en el Colegio Militar, nunca pudo conseguir información sobre su hijo ni mucho menos recuperarlo. Lo más cercano que pudo conseguir fue la noticia de que estuvo detenido en el centro detención clandestino conocido como “El Campito”, en Campo de Mayo.

"Regata por la vida"

Hace 10 años, se realizó una regata en homenaje a Deryck Gillie y a los 30 mil desaparecidos de la dictadura. La “Regata por la vida” partió el 21 de marzo desde el puerto de Olivos y terminó dos días más tarde en Quilmes. Asimismo, contó con el apoyo de las Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo de Quilmes, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y de la Comisión por la Memoria Verdad y Justicia de la zona norte.

Tula también tuvo su recuerdo

En 2006, a 30 años del golpe, Sergio tuvo su homenaje. Fue recordado, junto con otros vecinos desaparecidos del barrio porteño de Saavedra mediante una exposición colectiva convocada por la Mesa de Encuentros por la Memoria, el Centro Cultural Lino Spilimbergo, Discepolín, el CGP n°12, la Dirección General de Museos y el Museo Histórico de Buenos Aires Cornelio Saavedra. Se trató de una muestra de autores plásticos para recordar aquellos hechos que terminaron con la desaparición de 18 vecinos.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Deporte Trans

A luchar, mi amor

Cuatro mujeres transexuales, cuatro sueños, cuatro historias para ponerse en los botines del otro y pelear contra los prejuicios y la discriminación para poder jugar. 

Deporte Trans

Cómo se cambia de género

La endocrinóloga Cecilia Calvar explica cómo es el tratamiento hormonal al que se someten las personas transexuales.

Deporte Trans

¿Saca ventaja una mujer transexual en un deporte femenino?

Consultado por El Equipo, un grupo de médicos advierte que no existen riesgos físicos para las mujeres que compiten con mujeres transexuales.