Jessica Millamán, la jugadora de hóckey trans, peleó por sus derechos y ganó una lucha que significa un gran paso para todos y todas.

Ganarle la pelea a la discriminación

Galo Barrezueta

28 DE MARZO DE 2018

Un dilema con impacto mediático nacional e internacional tuvo lugar en el sur de la Argentina, cuando la Asociación Amateur de Hóckey sobre Césped del Valle de Chubut negó la renovación del fichaje de la jugadora trans Jessica Millamán sin dar motivos claros. La oriunda de Rawson, lejos de quedarse con los brazos cruzados, recurrió a realizar un video donde explicaba su situación de sentirse discriminada e invitaba a que la gente la apoye en su lucha. “La verdad es que sentí miedo de que nadie me banque y quedar sola. Afortunadamente mucha gente ajena a mí se unió a la causa e hicieron que el video se viralice. Lo que más me ayudó fue el impacto mediático que tuvo”, declaró la jugadora que a sus 32 años se siente orgullosa de haber cambiado las leyes mundialmente.

Jessica nació varón y hasta sus 14 años vivió como tal. Por no ser aceptada como era, tomó la decisión de irse de su casa a esa temprana edad. Vivió situaciones poco agradables para cualquier ser humano para poder subsistir: ejerció la prostitución por necesidad. Decidió respetar sus sentimientos en una época donde las chicas con estas condiciones eran perseguidas y maltratadas por la policía. Se fue de Chubut y logró conseguir un lugar en Buenos Aires. Conoció a Rodrigo, alguien que con el tiempo se convertiría en su pareja y la ayudaría a salir adelante. En ese tiempo, Jessica se las rebuscaba para sobrevivir, desde presencias y bailes en boliches hasta trabajos de peluquería, esto último lo mantiene hasta el día de hoy. Y en 2012, cuando había cumplido 27 años, decidió retomar, ya con documento de identidad femenino, la actividad que había dejado a los once por no sentirse cómoda con los chicos de su edad y que tanta pasión le generaba: el hóckey sobre césped.

A raíz del escándalo mediático, Jessica también hizo uso del poder judicial para poder exigir su derecho de jugar al hockey en la liga de su provincia. Un caso que duró mucho menos de lo que ella esperaba y que, además, benefició a la chubutense. “En cinco días se resolvió todo a mi favor. El comunicado del juez decía que si la asociación no cumplía con la medida sería sancionada con una multa de 30 mil pesos. Ningunos boludos, al toque me ficharon”, comentó entre risas la jugadora.

La historia no terminó ahí. Con el alcance que tuvo en los medios internacionales, la historia de Jessica llegó a oídos del Comité Olímpico Internacional. Estos apoyaron la gestión de la chubutense ante los medios y emitieron un comunicado donde a partir de ese caso, las personas con las mismas condiciones que Jessica podían participar en competiciones olímpicas.

La Ley de identidad de género (26.743) permite a las personas trans inscribir en su documento el nombre y sexo de acuerdo con su elección. Y la de salud mental (26.657) prohibe diagnosticar a las personas trans como enfermos. Después de todo lo que había vivido, había logrado cambiar al mundo y se sentía orgullosa de haberlo hecho. “Lo que me encanta de esto es ser una de las chicas trans por la que se cambia una ley para nosotras ser beneficiadas. Más allá de todo, otra cosa que me mueve a hacer esto es que generaciones futuras no pasen por el calvario que viví yo para estar en donde estoy. Antes no había la libertad que hay hoy, que aún no es total, pero que es mucha más que hace 17 años cuando decidí ser Jessica", aseguró la jugadora y agregó: "Creo que si hoy una chica trans elige trabajar de prostituta, pasa más por un tema de vagancia, de no querer buscar otra cosa y caer en lo fácil. Obviamente también influye el trato que tengas con tu familia, el círculo de amigos y el lugar donde una se mueve”, concluyó.

También recibió una invitación para participar de los World Out Games en Miami, los Juegos Olímpicos LGBT (sigla que hace referencia a la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales), del cual no pudo participar porque varias chicas con las que compartía equipo no alcanzaron a juntar la plata para viajar, debido al amateurismo del hóckey en Argentina. Por otro lado, aunque reconoce que por un tema de edad y de nivel no aspira a estar entre Las Leonas, admite que por sentirse valiente le gustaría medirse en un encuentro amistoso con ellas.

Pese a haber recibido propuestas de todo el país para formar parte de otros equipos, Jessica es fiel al Club Atlético Germinal de Rawson, club que la vio crecer y que defiende con mucho orgullo. Actualmente se encuentra jugando la liga femenina de Chubut sin nada ni nadie que la detenga. Sin duda, ella ganó por goleada.

VIDEO

El disparador que le ayudó a ganar la lucha

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Las Leonas

Las nuevas Leonas tienen el camino marcado

Con fuerte recambio generacional, las chicas del hockey jugarán el Mundial de España con la idea de seguir en el podio.

German Orozco

Un cambio que hizo ruido

La Selección masculina de Hockey tiene nuevo técnico. Germán Orozco  reemplaza a Carlos Retegui en medio de un proceso polémico.