La posadeña Lucina Von der Heyde debutó este año en la Selección Femenina de Hockey y ya tiene en su haber un Champions Trophy y un diploma olímpico. Ahora, lejos de conformarse, buscará coronarse en el Mundial Sub 21 de Chile.

La Leona más pequeña

Loana Labandeira

28 DE MARZO DE 2018

Una pequeña gigante. Su cara de niña y sus 19 años no concuerdan con la madurez y seguridad que hay en ella: Lucina Von der Heyde es la Leona más joven en un plantel que atraviesa una etapa de recambio y necesita de su espíritu de guerrera.

Cada uno descubre a su tiempo qué desea hacer de su vida. Algunos lo hacen cuando terminan la secundaria, otros a los 40 años, y muchos tienen esa revelación cuando ya es demasiado tarde para consumar sus anhelos.

Pero existen también los privilegiados que conocen desde chicos su vocación, como si les estuviera predestinada, como si hubiesen venido al mundo con ese fin. Luchi es un gran ejemplo. Desde los cuatro años está enamorada del hockey, y a los catorce -luego de ganar su primera final y consagrarse en un regional de Entre Ríos, con el seleccionado de Misiones- supo que quería dedicarse a este deporte.

Al preguntarle sobre la importancia de Sergio Cachito Vigil en su vida, responde con total agradecimiento que es quien la formó y la ayudó a acostumbrarse al ritmo de Buenos Aires. La “5” de Las Leonas había viajado desde Posadas, su tierra natal, con la ilusión de conformar el equipo para los Juegos Olímpicos de la Juventud 2014, y a pesar de no haberlo conseguido, encontró una gran posibilidad de crecimiento.

“Le tengo un cariño muy grande”, expresa y cuenta que el director técnico de River le tuvo la confianza y paciencia que ella necesitaba, y supo contenerla durante el período de adaptación a la nueva ciudad y a los sacrificios de la vida del deportista profesional. “Tuve que dejar mi colegio y a mi familia en Misiones, no fui de viaje de egresados… Costó, pero tenía mi objetivo claro, que era llegar a la Selección o jugar a otro ritmo de hockey y eso hizo que me acostumbrara más rápido”, expresó.

-¿Cómo fue haber viajado a Río 2016 y que te llevas de la experiencia?

- Y, un Juego Olímpico es inolvidable. Creo que los únicos que saben lo que se siente son los que viajaron, es muy difícil de explicar. Es una mezcla de emociones, piel de gallina, muchos pensamientos que te pasan por la cabeza. Lo que pasa en ese momento te lo guardas para siempre, porque es único e inolvidable. Viví cada momento como si fuese el último. Era ir a comer y encontrarme con jugadores cracks como Rafael Nadal, Novak Djokovic, Emanuel Ginóbili, Juan Martín Del Potro. Nunca me voy a olvidar de la experiencia, ni del nivel de juego que me dejó.

De aspirar a profesionalizarse en la práctica, pasó a plantearse metas cada vez mayores, y hoy siente que conquistó un sueño: “Logré mis pequeños objetivos y viajé a un Juego Olímpico. La verdad es que todo lo que me propuse hasta ahora lo conseguí y espero seguir así hasta obtener de a poquito todas las cosas que deseo. Sí, creo que cumplí un sueño. El de estar acá”.

La volante se emociona al recordar las vivencias de Río de Janeiro y del Champions Trophy de este año, que fue el primer torneo que disputó con la camiseta argentina y cuya obtención pudo festejar: “Me dio la experiencia y madurez dentro de la cancha que necesitaba, porque no estaba acostumbrada al ritmo internacional, y lo disfruté mucho”.

Von der Heyde, además, dio a la selección misionera el salto de calidad que requería, y a fines del mes pasado, comandó una histórica proeza: la permanencia en el grupo A del Campeonato Nacional. La capitana del equipo que dirige Julio Altamirano es una líder indiscutible, y no solo fue considerada por el entrenador de Las Leonas, Gabriel Minadeo, sino que también se ganó un lugar entre Las Leoncitas.

El director técnico Agustín Corradini la incluyó en la lista para competir por la Copa del Mundo Sub 21, que se realizará del 24 de noviembre al 4 de diciembre, en Chile. Argentina debutará el viernes 25 ante Japón y el principal propósito será adquirir roce internacional, pero existen grandes posibilidades de terminar entre los primeros puestos.

-¿Cómo se están preparando para el Mundial Junior y cuáles son tus expectativas a nivel colectivo y personal?

- Nos venimos preparando hace aproximadamente dos años a un ritmo intenso, entrenamos duro. Ahora faltan dos semanas para viajar, así que estamos muy entusiasmadas, muy ansiosas, con ganas de que empiece el torneo. Nuestra expectativa es ganarlo, obviamente, pero también plasmar lo que hicimos estos años, mostrar en la cancha nuestro sacrificio, dejar todo, no perder nuestro sistema de juego, que creo que es lo que nos define, y ser superiores a todos los rivales que nos toquen, incluyéndonos a nosotras que somos nuestras propias rivales. Y en lo personal, obviamente quiero ser campeona del mundo, pero también disfrutarlo, porque la etapa de junior es única y uno no sabe cuándo va a volver a vivir algo así. Pase lo que pase, lo voy a disfrutar y voy a dejar todo en la cancha

Con la tranquilidad de quien sabe lo que debe hacer, con el afán de alcanzar hasta la más utópica quimera, sin perder la humildad, sin conformarse y sin olvidarse de sus raíces, Luchi podría considerarse un modelo a seguir y representar la esperanza para quienes aún están en camino.

- ¿Qué mensaje le darías a los deportistas y a los jóvenes en general que tienen sueños por cumplir?

- Les diría que si tienen un sueño o quieren cumplir objetivos, trabajen para conseguirlo. Que con esfuerzo, pasión y dedicación las cosas se pueden lograr, que nunca dejen de intentarlo porque en algún momento van a llegar. Y si no llegan, que estén contentos porque todo el esfuerzo que hicieron valió la pena, porque siempre se llevan alguna experiencia o algún aprendizaje. Que le den para adelante con el deporte que aman y que nunca se olviden de dónde vienen.

Ni más ni menos que ninguna

Leona de alma y corazón, no se achica y manifiesta que no siente diferencia alguna por ser la menor del plantel. “Adentro de la cancha todas somos iguales, todas jugamos por lo mismo, por la misma camiseta, por los mismos colores y no importa la edad”, argumenta para dejar en claro que las condiciones son idénticas para todas.

Es que con solo 19 años ha conquistado mucho más de lo que la mayoría se atreve a pretender, y los obstáculos y el desarraigo que debió enfrentar, la volvieron una mujer fuerte, de grandes valores y abundante sensatez.

Además, comenta que sus compañeras contribuyen para que la equidad sea una característica del conjunto: “Me hacen ver que soy una más, que tenemos las mismas responsabilidades”.

“Está bueno que con tan poca edad esté jugando con monstruos como Carla Rebecchi, Belén Succi o Florencia Habif”, destaca y se siente afortunada de poder aprender de las más experimentadas para progresar.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Jessica Millamán

Ganarle la pelea a la discriminación

Jessica Millamán, la jugadora de hóckey trans, peleó por sus derechos y ganó una lucha que significa un gran paso para todos y todas.

Donna Roca

"Jugar en Ciudad es único"

Donna Roca es una joven volante del actual equipo campeón metropolitano de hockey. En diálogo con El Equipo, habló de la importancia de haber sido compañera de Noel Barrionuevo y Carla Rebecchi y de sus aspiraciones para el torneo de este año.

Copa Panamericana

Dos rugidos de campeón

Ambas selecciones argentinas de hockey sobre césped, tanto la masculina como la femenina, salieron campeonas en la Copa Panamericana que se disputó en la ciudad de Lancaster de Estados Unidos.