Después de ser atropellado y de quedar al borde de la muerte, este joven patagónico pudo recomponer su vida: estudia gastronomía y no sólo volvió a jugar al hockey sobre pista, sino que otra vez se puso la camiseta de la Selección. "Encuentro una salida en el hockey", afirma en este entrevista.

La nueva oportunidad de Yamil Vide

Agustín Mendez Ocko @AgusOcko

28 DE MARZO DE 2018

Las ganas de crecer y de progresar en lo que realmente lo apasiona lo llevaron a cambiar de rumbo. Yamil Vide es estudiante de Gastronomía de la escuela de Hotelería ISETP de San Carlos de Bariloche. Pero además, es jugador de hockey sobre pista en el club Estudiantes de esa ciudad. Inevitablemente, una sonrisa se le dibuja de punta a punta en su rostro cada vez que habla del deporte del palo y la bocha, disciplina que marcó desde el primer momento el futuro de este joven que hoy vuelve a ilusionarse con vestir la camiseta celeste y blanca.

Comenzó en el club Lagartos Hockey de la ciudad de Pico Truncado, al norte de la provincia de Santa Cruz, en donde vivió toda su infancia y su adolescencia. En 2009 fue convocado para disputar un provincial con la Selección de Santa Cruz y ese mismo año, fue citado para integrar el plantel de la Selección Argentina de hockey sobre pista. En 2011 volvió a ser llamado para representar a nuestro país, en un amistoso de cara al Panamericano que se disputó en Uruguay al año siguiente, aunque una noche ese sueño se truncó.

Meses antes fue atropellado por un automóvil a la salida de una discoteca. Al caer, Vide sufrió un duro golpe en la cabeza, el cual lo dejó en la delgada línea entre la vida y la muerte. Fue intervenido quirúrgicamente en la zona del cráneo y logró salvarse, aunque el tiempo de recuperación fue demasiado prolongado y no llegó a disputar el torneo con el combinado argentino.

La semana posterior a la cirugía estuvo en la sala de observación. Si bien su evolución fue optima, la incertidumbre y la desesperación por saber qué le deparaba el futuro estuvieron siempre presentes en su cabeza. Vide afirmó que volvió a nacer. Pero para este joven la vida no sería completa sin el hockey. Es así, que luego de siete interminables meses de rehabilitación, retornó a las pistas y de la mejor manera. Como si hubiera estado planeado, regresó para gritar campeón con el club de sus amores, Lagartos.

El tiempo le dio la razón. En octubre de 2013, ya jugando para el Pincha de Bariloche, Yamil volvió a recibir la noticia que tanto estaba esperando. La de una nueva convocatoria para integrar la Selección Nacional. Con ese llamado también volvieron sus sueños, esos que forjó en su querido Truncado, y más que nunca volvieron sus ganas de demostrar que a pesar de las adversidades que la vida te presenta, está en uno mismo hacerse fuerte y poder superarlas. Como si fuera poco, hace dos días se enteró de una nueva convocatoria para la preselección.

-¿Cómo comenzaste a jugar al hockey?

-Todo empezó por un amigo. Él ya jugaba al hockey de chico y me dijo que empezara. También fue un poco porque había chicas (risas). Cuando llegué al lugar, el por entonces técnico del equipo me dió un palo y me dijo "jugá". Al principio no le encontraba la gracia, yo siempre tuve el pensamiento de que era un deporte para mujeres. Después cambié de parecer y me pregunté: Si las chicas pueden jugar al fútbol, ¿por qué los hombres no pueden jugar al hockey?

-¿Te proponés objetivos en este deporte?

-Sí. Sin dudas uno era calzarme la camiseta celeste y blanca y jugar. Era un desafío más grande por todo lo que pasó. Me fui a estudiar a Bariloche, en donde empecé a jugar al hockey profesionalmente. Todo para llegar a cumplir ese sueño que era vestir la camiseta argentina.

-¿Qué lesiones te provocó el accidente?

-A simple vista era una herida cortante, que no requería más que una sutura. Aunque luego los médicos detectaron mediante una tomografía que habían tres coágulos de sangre en mi cabeza. Dos eran chicos, que se fueron con el tiempo. El otro era el problema, porque era más grande. Ese me empujaba la masa encefálica y por consiguiente me podía provocar un Accidente Cerebro Vascular (ACV). Fui intervenido quirúrgicamente para extraer el coágulo y luego me colocaron una malla de titanio. Después estuve seis meses con medicamentos para prevenir las convulsiones, y los médicos me diagnosticaron que podría sufrir pérdida de memoria a corto plazo.

-¿Tuviste miedo de no volver a jugar?

-Sí, esa fue una etapa muy fea. Ya no me importaba nada, pero gracias a Dios que no me pasó nada en las piernas. Tuve una recuperación lenta. Una rehabilitación de siete meses, como si hubiera sufrido una fractura. En ese tiempo sólo pensaba en el hockey. Una vez que me dieron el alta, me dijeron que podía volver a jugar pero con la mayor protección y precausión posible.

-¿Se puede decir que esta nueva convocatoria es una revancha?

-No sé si lo tomo como revancha, sí como una nueva posibilidad. Llegué hasta acá y todavía tengo mucho camino para recorrer y conocer en este deporte. Conozco mucho del juego y me gusta practicarlo, pero creo que podría llegar a ser algo más de lo que soy ahora.

-¿Pensás que ahora se le está dando más importancia al hockey Indoor?

- Sí, totalmente. Antes había torneos chicos, entre pueblos o zonas vecinas. Ahora se hacen competencias en distintas provincias a larga distancia. Lugares en donde el hockey sobre pista no era tan conocido. Un ejemplo es que el último Panamericano fue televisado por internet, eso es un buen avance. Se están dando cuenta que las dos clases de hockey son entretenidas.

-¿Qué pensás del puesto histórico que consiguieron los Leones en el Mundial de La Haya?

-Fue tremendo. Me sorprendió el rendimiento de los chicos. Más allá de que practico este deporte, como espectador me gustó mucho cómo jugaron. Era el momento de demostrar que Argentina tiene buenos jugadores y que el equipo puede ir siempre por un poco más.

-¿Qué lugar ocupa hoy el hockey en tu vida?

-Bastante. Junto con mi familia y el estudio, el hockey es una de las cosas que valoro y que siempre va a estar presente en todo momento. Cuando no lo juego, lo estoy pensando. Cuando me siento decaído, encuentro una salida en el hockey. Me divierto mucho. Es una parte muy importante de mi vida.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Las Leonas

Las nuevas Leonas tienen el camino marcado

Con fuerte recambio generacional, las chicas del hockey jugarán el Mundial de España con la idea de seguir en el podio.

German Orozco

Un cambio que hizo ruido

La Selección masculina de Hockey tiene nuevo técnico. Germán Orozco  reemplaza a Carlos Retegui en medio de un proceso polémico.

Jessica Millamán

Ganarle la pelea a la discriminación

Jessica Millamán, la jugadora de hóckey trans, peleó por sus derechos y ganó una lucha que significa un gran paso para todos y todas.