Damián Stazzone tiene 30 años, juega de líbero en San Lorenzo y es el director técnico de la Cuarta División del club. El último 1º de octubre se consagró campeón mundial con la Selección Argentina por primera vez en la historia. La vida de un verdadero luchador.

De Flores para el mundo

Franco Atela (@francoatela)

28 DE MARZO DE 2018

La Selección Argentina de futsal ganó el Campeonato Mundial en Colombia y convirtió a sus pibes en héroes nacionales. Sin embargo, a pesar de toda la repercisión que hubo, Stazzone confiesa que aún no se da cuenta de lo que lograron: "Desde que volví no paré. Me tuve que reincorporar a San Lorenzo y no tuve tiempo de pensar en frio todo lo que pasó. Es algo que trataré de hacer en las vacaciones, cuando pueda desconectarme". El conjunto dirigido por Diego Giustozzi venció a Rusia en la final por 5 a 4 y logró algo histórico.

-¿Qué creés que tuvo Argentina para salir campeón?

-Nuestra clave fue la concentración en defensa. No cometimos errores en toda la segunda fase y eso es muy importante. No solo evitamos goles, sino que también generamos ataques. En ningún momento salimos a la cancha creyendo que ya habíamos ganado, como le pasó a Portugal con nosotros.

Stazzone nació en el barrio porteño de Flores, donde pasó toda su infancia. Inició su vida futbolística en el club Chacabuco, en categorías infantiles. También pasó por Ciencia y Labor y La Paternal, todos equipos de barrio. Cuando terminó las divisiones de babyfútbol emigró a San Lorenzo para realizar todas las inferiores hasta llegar a Primera División.

El histórico líbero del Ciclón cuenta la importancia de la familia en estos asuntos. Recuerda cuando su padre y su hermano mayor iban a verlo jugar todos los fines de semana desde chico. "Vivir el Mundial al lado de ellos, que estuvieron desde el primer día, fue un poco devolverles todo el esfuerzo que hicieron por mí. Creo que este logro lo disfrutaron aún más mis viejos que yo", confiesa.

-¿Cómo nació tu pasión por el futsal?

-Tenía todos mis amigos ahí y por eso decidí seguir. En este momento soy profesional. Cuando ves que hay un futuro y que podés vivir de esto te empieza a apasionar. En cancha de once hice inferiores un tiempo pero, sinceramente, había que hacer sacrificios que no estaba de acuerdo, como cambiar el turno en la escuela.

La vida de un campeón del mundo no es fácil. Por la mañana entrena con la Selección en el predio de Ezeiza y a la noche hace lo propio en su club. Sobre su futuro, Stazzone revela sus ganas de jugar cuatro o cinco años más y confiesa su sueño más inmediato: "Quiero jugar en el polideportivo que construyó San Lorenzo en Boedo". Además, se está capacitando para ser entrenador cuando llegue la hora del retiro.

El futsal es un deporte que se juega a gran velocidad y en continuo movimiento. Ante la consulta sobre qué se necesita para estar en nivel de Selección, el líbero responde: "Más allá de las condiciones técnicas y tácticas, en un seleccionado hay que tener una mente muy fuerte para soportar las presiones. un error te puede dejar afuera de una copa y ese plus para soportarlo te lo da la inteligencia".

-¿Qué jugador de cancha de 11 sería un fenómeno en futsal?

-Al ser un deporte de inteligencia y de saber resolver en espacios reducidos con poco tiempo, yo creo que Néstor Ortigoza sería un crack. Sabe proteger bien la pelota, siempre entiende lo que tiene que hacer y resuelve a un toque. Estoy seguro que él en su infancia ha jugado mil partidos de futsal.

Esta disciplina crece día a día. El Mundial logrado en Colombia le dio un salto y una repercusión aún más grande todavía. Stazzone cumplió uno de los sueños de su vida en esta profesión y está dispuesto a darle mucho más. El pibe de Flores se convirtió en el pibe del mundo.

La pelota y la pluma

Más allá de ser un profesional en el futsal y vivir de eso, Stazzone tiene otra pasión: el periodismo. Estudia la carrera y se declara admirador del "periodismo militante". "Me gusta la parte social, que intenta ayudar a tener una sociedad un poco mejor. En ese sentido me gustan Osvaldo Soriano y Rodolfo Walsh, son los escritores que más me marcan", confiesa el crack del Ciclón. Además, no le gusta el periodismo deportivo que banaliza y se fija más en la situación privada del jugador que en cómo hace su trabajo. Se puede decir entonces que los líricos son de su preferencia: desde el párrafo más exacto de Walsh, hasta el caño más lindo del Pipi Romagnoli.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Buenos Aires 2018

El futsal tendrá su primera función

Esta disciplina debutará en una cita olímpica en los Juegos de la Juventud y reemplazará al fútbol. Los secretos de un deporte que no para de crecer en la Argentina. 

Independiente

"Tener la gente a mi favor es un privilegio"

Leonel Chillemi, arquero de Independiente de futsal, es uno de los jugadores que recibe más apoyo por parte de la hinchada, no sólo por su gran nivel sino también por dejar todo y más en el campo de juego. En una charla con El Equipo, contó cómo fueron sus comienzos en esta disciplina y cómo vive este presente del futsal en Argentina.