Hace ya casi un mes, la Selección Argentina de Futsal se consagraba campeona -por primera vez en su historia- del Mundial de Colombia al vencer a Rusia por 5 a 4. Diego Giustozzi, entrenador del seleccionado, cuenta a El Equipo sus sensaciones luego de haber conseguido este logro histórico para el deporte argentino.

"Fuimos los mejores"

Stefano Berro y Damián Espinoza

28 DE MARZO DE 2018

El ex jugador de la Selección Argentina de Fútbol Sala consiguió llevar a sus dirigidos a ganar el Mundial disputado este año en Colombia. Fue la primera vez en la historia, en los ocho campeonatos disputados en total, que ni Brasil ni España fueron los campeones.

Como jugador debutó en 1995 y ganó el campeonato argentino con Atlético Lugano en 1997, la copa Benito Pujol en 1998 con River, la Copa América 2003 con la Selección y la Serie B con Acqua Claudia Roma. Pero su logro más importante fue como entrenador del seleccionado argentino, cuando consiguió ser campeón en el último Mundial. Este torneo fue visto por una gran cantidad de argentinos, que partido a partido fueron ilusionándose con este equipo. “Siempre soñamos con difundir este deporte, uno quiere agradecer cada saludo, pero esto fue algo que nos sobrepasó”, manifestó Giustozzi con respecto a lo que generó la obtención de este título.

-¿El objetivo era ganar el Mundial o a medida que transcurrieron los partidos fueron ilusionándose?

-Llegamos al Mundial con mucha ilusión, éramos los campeones de América y habíamos disputado las seis finales de los últimos seis torneos en los que participamos. Además, las otras selecciones nos veían como candidatos y, tanto nosotros como la gente, comenzamos a creer que era posible conseguir esto.

“Salir campeón del mundo fue algo distinto, luego de cada partido veíamos de qué manera jugar los próximos y a partir de los octavos de final rozamos la perfección como equipo”, añadió el bonaerense de 38 años que asumió como entrenador de la Albiceleste en diciembre de 2013 y en el primer campeonato que disputó (Juegos Odesur 2014) obtuvo la medalla de plata.

-¿En qué momento de la final se dieron cuenta que estaba cerrado y ya eran casi campeones?

-Tenía temor de cómo iba a golpearnos jugar la final, por todo lo que se hablaba, que se iba a transmitir en vivo y sobre todo lo que la gente esperaba de nosotros. Igualmente, también podíamos jugarlo tranquilos porque ya habíamos hecho historia. Los primeros minutos me di cuenta que íbamos a jugarlo como debíamos y luego del primer tiempo estábamos arriba 2 a 1 y nos dio más tranquilidad. Cuando hicimos el 5 a 2, dijimos “ya está, somos campeones” y las ansias que generó esto, hizo que nos convirtieran dos goles a 20 segundos de final, pero por suerte pudimos cerrar el partido y terminamos festejando.

-¿Y qué sentiste cuando el partido terminó?

-En el momento en que terminó, era todo una locura y realmente no pensaba en nada. Después cuando me tranquilicé un poco, antes de la premiación, tuve un momento para pensar y entré en razón de lo que habíamos logrado.

-¿Sentís que fueron los justos campeones?

-La verdad que sí, fuimos los mejores. En lo siete partidos del Mundial superamos a todos los rivales y supimos jugar cada partido de la manera adecuada.

-¿Cuáles fueron las claves del equipo?

-Obediencia táctica, compromiso, creer en una idea y una competitividad mental superior a todas las selecciones.

-¿Las eliminaciones de Brasil y España los terminó de convencer de que éste era el Mundial?

-No porque las eliminaciones de ellos nos alertaron que se podía perder con cualquiera. Es más, a la final del Mundial llegó Rusia que era mejor que ellos.

Nicolás Sarmiento y Fernando Wilhelm obtuvieron distinciones individuales. Sarmiento fue elegido como el Mejor Arquero del Mundial y Wilhelm recibió el premio de Mejor Jugador del certamen.

-¿Qué opinión tenés de Sarmiento y de Wilhelm?

-La importancia de ellos fue igual que a la de los demás. Nico fue de menos a más y terminó siendo determinante. Necesitaba un torneo así para demostrar su madurez. Fernando, por su parte, fue tremendamente regular e hizo un gran torneo. Además, tiene mucha influencia en los compañeros y en el rival.

-¿Creés que este título puede ser el impulso definitivo del Futsal en Argentina?

-Es lo que espero de corazón. Ojalá dejemos los nombres de lado para sumar a la gente que le hace bien al deporte y se tomen decisiones por un bien común.

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Buenos Aires 2018

El futsal tendrá su primera función

Esta disciplina debutará en una cita olímpica en los Juegos de la Juventud y reemplazará al fútbol. Los secretos de un deporte que no para de crecer en la Argentina. 

Independiente

"Tener la gente a mi favor es un privilegio"

Leonel Chillemi, arquero de Independiente de futsal, es uno de los jugadores que recibe más apoyo por parte de la hinchada, no sólo por su gran nivel sino también por dejar todo y más en el campo de juego. En una charla con El Equipo, contó cómo fueron sus comienzos en esta disciplina y cómo vive este presente del futsal en Argentina.

San Lorenzo

De Flores para el mundo

Damián Stazzone tiene 30 años, juega de líbero en San Lorenzo y es el director técnico de la Cuarta División del club. El último 1º de octubre se consagró campeón mundial con la Selección Argentina por primera vez en la historia. La vida de un verdadero luchador.