Alan Brandi, jugador del seleccionado argentino de fútbol sala, nació en España hace 28 años pero decidió nacionalizarse argentino. Este lunes, con la celeste y blanca, fue parte del triunfo en el debut en la Copa Mundial de Colombia ante Kasajistán.

El amor por los colores

Guido Volpe (@Guido_Volpe)

28 DE MARZO DE 2018

Su acento lo delata. Alan Brandi no nació en Argentina pero eso de nada importa. “Aunque nací en España, desde chiquito me inculcaron el amor por Argentina. Y hace tres años, cuando tuve que decidir por un seleccionado para jugar, me quedé con Argentina”, explica.

Todo hubiese sido más cómodo seguramente si Alan se hubiese inclinado por su país de origen. España fue dos veces campeón del mundo de futsal y, junto a Brasil, es uno de los combinados más poderosos a nivel global. Sin embargo, el amor pudo más que el exitismo.

Brandi se crió en la ciudad de Alicante, a los 19 años partió para Madrid para estudiar periodismo y, casi sin querer, el fútbol de salón se metió en su vida. “En esa etapa del año los equipos de cancha de 11 ya habían iniciado sus campeonatos y decidí probar con el futsal, porque es un deporte más participativo”.

Durante cuatro años jugó en el equipo de la universidad y, cuando estaba por terminar la carrera lo llamaron del equipo filial del Inter Movistar, “el Real Madrid del futsal”, como él lo define. Al recibirse como licenciado de periodismo, fichó para el Club Santiago de Compostela, dónde jugó un año y consiguió el premio de jugador revelación de la temporada 2012/13. Tras recibir semejante reconocimiento, fue contratado por el Benfica de Portugal y en julio de 2016 cambió de rumbo para jugar en el Acqua & Sapone de Italia.

Mientras desarrollaba una exitosa trayectoria, en 2015 se encontró con el debut con Argentina. No obstante, lo que podría haber sido un momento de felicidad pleno fue amargado por una derrota y su expulsión, justamente ante España. No es casualidad de que lo comparen con Lionel Messi entonces, quien sufrió la misma desgracia en su primer partido con el seleccionado mayor, ante Hungría en 2005.

“Es un insulto para Messi que me comparen con él, jaja”, afirma Alan. En cuanto a lo técnico explica que él es un “jugador más lento”, a comparación del astro de Barcelona, debido a su posición en la cancha de 40 por 20 metros. Brandi se desempeña como pivot, algo así como el “9” en el fútbol de 11.

Con su zurda goleadora intentará destacarse en Colombia y, a días del inicio de la competencia, expresa con firmeza que su objetivo es “ganar el Mundial”. A pesar de que Brasil y España son los principales candidatos, los chicos de Argentina se permiten soñar: “Nosotros estamos en un segundo escalón, pero tenemos un muy buen equipo, con jugadores que juegan en ligas europeas. Sabemos que no somos los mejores, pero queremos ser campeones”. El primer paso fue exitoso y el equipo de Diego Giustozzi logrò un ajustado pero vital triunfo ante Kazajistán. Fue 1-0 en Bucaramanga con un gol de Alamiro Vaporacki

MAS NOTAS DE ESTA SECCION

Buenos Aires 2018

El futsal tendrá su primera función

Esta disciplina debutará en una cita olímpica en los Juegos de la Juventud y reemplazará al fútbol. Los secretos de un deporte que no para de crecer en la Argentina. 

Independiente

"Tener la gente a mi favor es un privilegio"

Leonel Chillemi, arquero de Independiente de futsal, es uno de los jugadores que recibe más apoyo por parte de la hinchada, no sólo por su gran nivel sino también por dejar todo y más en el campo de juego. En una charla con El Equipo, contó cómo fueron sus comienzos en esta disciplina y cómo vive este presente del futsal en Argentina.

San Lorenzo

De Flores para el mundo

Damián Stazzone tiene 30 años, juega de líbero en San Lorenzo y es el director técnico de la Cuarta División del club. El último 1º de octubre se consagró campeón mundial con la Selección Argentina por primera vez en la historia. La vida de un verdadero luchador.